domingo, 19 de agosto de 2007

Los manuscritos sepultados


Elizabeth fue la modelo de Millais en su célebre cuadro de Ofelia

Existe una interesante y tétrica historia que tiene como escenario el cementerio londinense de Highgate. La protagoniza el poeta y pintor Dante Gabriel Rossetti (1828-1882) y su esposa fallecida, Elizabeth Eleanor Siddal (1829-1862).

Elizabeth fue una bella modelo pelirroja, frecuentemente retratada por los artistas de la Hermandad Prerrafaelita. Posó también para Rossetti, uno de los fundadores de este grupo, con quien terminó contrayendo matrimonio tras un tortuoso noviazgo. Se convirtió no sólo en su mujer sino también en su musa. La relación tuvo muchos altibajos, promovidos, entre otras causas, por las infidelidades de Rossetti con otras modelos. A pesar de todo, Rossetti la consideraba su musa, tanto en la poesía como en la pintura. Se obsesionó con su imagen y la representó en la mayoría de sus cuadros, especialmente como Beatriz, la amada de Dante Alighieri (en el cuadro de la fotografía de la izquierda -Beatriz Beata-, el pintor representó a su esposa).

Un año después de la boda, Elizabeth dio a luz a una niña muerta. Esta tragedia la llevó a un estado de profunda depresión que provocó tiempo después su suicidio con láudano.




El sueño de Dante en tiempos de la muerte de Beatriz (Rossetti)

Rossetti, terriblemente deprimido y lleno de remordimientos por sus infidelidades, la enterró en Highgate colocando en la almohada de su ataúd el manuscrito original de sus poemas The House of Life dedicados a Elizabeth. Siete años más tarde, sin la inspiración de su musa, la carrera de Rossetti comenzó a hundirse. Su sentimiento de culpa le llevó a abusar del opio, típica droga de la época, el alcohol y el cloral, que le producía visiones.

Para superar la crisis, su agente le aconsejó que recuperase los manuscritos enterrados junto a Elizabeth. Consiguió el permiso para exhumarla, siempre que lo hiciera de noche para no impresionar a los visitantes. Iluminándose con antorchas, se excavó en la tumba y se abrió el féretro. Los poemas fueron recuperados y terminaron publicándose en 1881 con el título Ballads and Sonnets.

Enlaces:

Wikipedia, Daniel Kovacich,Telecable.

5 comentarios:

  1. q triste debio ser verla denuevo, pero en ese estado...

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Noa, debió de ser muy dramático.

    ResponderEliminar
  3. alicinante, inspiracion postmorten.

    ResponderEliminar
  4. es triste pero eso desmuestra que toda acción tiene consecunecias ya sean buenas o malas por eso hay que tratar de pensar antes de actuar

    gracias por su dedicación a esta pagina

    ResponderEliminar
  5. εїз Whynot εїз25 de mayo de 2011, 19:34

    Las musas nunca mueren mientras el autor siga vivo, aquí el ejemplo.

    ResponderEliminar