domingo, 16 de septiembre de 2007

El hombre cuyo cráneo fue atravesado por una barra... y vivió para contarlo

 

Phineas era un capataz de origen irlandés que dirigía a una plantilla de hombres en Nueva Inglaterra (EE.UU.) durante la construcción de una línea férrea. Phineas Gage siempre fue considerado por sus amigos, e incluso por sus subordinados, como un hombre amable y eficaz, con dotes de mando y capacidad para reaccionar con destreza en los momentos en los que había que tomar decisiones.

Una mañana del verano de 1848 una enorme roca se interpuso en el camino de la vía férrea, y Phineas se dispuso a dinamitarla. El proceso no era sencillo: tras perforar un largo agujero en la piedra había que rellenarlo con pólvora, insertar la mecha, añadir arena y, finalmente, aplanarla cuidadosamente con una barra de hierro a base de suaves golpes. Ahora ya se podía encender la mecha, y la pólvora, aprisionada por la grava en el corazón de la roca, haría el resto del trabajo, quebrándola desde las entrañas.

Sin embargo, aquel día Phineas cometió un error fatal: colocó la pólvora y la mecha, se distrajo un momento y atacó sin vacilar la pólvora con la barra de hierro. Las chispas que arrancó el metal al deslizarse en el interior de la piedra hicieron el resto. La barra salió disparada y penetró con fuerza por la mejilla izquierda del capataz, atravesó el cráneo y salió por la parte superior. El impacto de la barra de hierro hizo caer de espaldas a Phineas, que quedó tendido en el suelo, aún consciente. Momentos después, se incorporó, con la barra atravesándole aún el cráneo, y pidió ayuda a sus desconcertados compañeros. A toda prisa le condujeron ante los médicos, a los que el propio irlandés relató pormenorizadamente lo sucedido, ante la conmoción de los presentes. El accidente, como dejaron documentado los doctores que le atendieron, Harlow y Williams, no había afectado su capacidad motora y verbal y, aparentemente, todas sus funciones cognitivas superiores estaban intactas.




La recuperación de Phineas fue sorprendentemente rápida. Tras un par de meses de convalecencia, salió indemne de las infecciones, gracias a la destreza del doctor Harlow. Lo único que Gage parecía haber perdido aquel día de verano era la visión de su ojo izquierdo.

Sin embargo, Phineas ya no era el mismo tipo accesible, competente y bien organizado, aquel sujeto amable y comedido que sus compañeros admiraban; algo había cambiado en aquel buen hombre. El mismo Harlow lo llegó a definir como un tipo "irregular, irreverente, cayendo a veces en las mayores blasfemias, lo que anteriormente no era su costumbre, no manifestando la menor deferencia para sus compañeros, impaciente por las restricciones o los consejos cuando entran en conflicto con sus deseos, a veces obstinado de manera pertinaz, pero caprichoso y vacilante, imaginando muchos planes de actuación futura, que son abandonados antes de ser preparados... Un niño por su capacidad intelectual y sus manifestaciones, tiene las pasiones animales de un hombre fuerte".



Phineas había cambiado su forma de ser, su carácter, convirtiéndose en un ser irascible, inconstante y con una desesperante dificultad para tomar decisiones: las cosas más simples y cotidianas, como decidir la ropa que ponerse, resultaban un muro infranqueable para Gage.

Su carácter insufrible hizo que Phineas fuera perdiendo un empleo tras otro. Trabajó en un circo mostrando sus heridas y acabó sus días, convertido en un alcohólico, con tan sólo 38 años.


Cráneo de Phineas junto a su máscara mortuoria

Pero ¿qué le había pasado realmente a aquel prometedor capataz de 25 años? ¿Qué había destrozado aquella barra de hierro en su frenético viaje a través de su cráneo?

Aquella mañana de 1848 el improvisado proyectil metálico había destrozado los lóbulos frontales de Phineas, el sustrato anatómico de las funciones ejecutivas que dirigen nuestra conducta a la consecución de un fin. En esta actividad se incluyen procesos atencionales, de planificación y reorientación de nuestros actos. Y no sólo esto, este área cerebral recibe numerosas conexiones del resto del cerebro, funcionando como una estructura coordinadora e integradora de muchas otras estructuras cerebrales. También está implicada esta zona en las capacidades sociales y motivacionales del individuo. Esto explica el sobrevenido carácter desinhibido, socialmente inapropiado, inconstante e impulsivo de nuestro capataz irlandés.

Por desgracia, y a pesar de las numerosas pistas y evidencias que aportan casos como el de Phineas, los cabos se ataron tarde, demasiado tarde en la historia de la neurocirugía, lo que permitió que Egas Moniz recibiera un premio Nobel en 1949 por inventar un procedimiento quirúrgico mediante el que se llevaba a cabo la ablación de los lóbulos prefrontales para tratar determinadas psicosis.

Enlaces: Wikipedia, UCM, Biofilosofía.
Si te ha gustado, menealo.bmpmenéalo

15 comentarios:

  1. Impresionante. Esta historia ya la conocía, pero ha sido un gusto reencontrarme con ella. Son casos testigo que sirvieron después para comprender muchas cosas, y eso es lo que me gusta leer por sobre todo. Saludos y gracias!

    ResponderEliminar
  2. eso mismo le paso a un mexicano (no recuerdo bien, salio en ripley). un clavo bastante grande se le incrusto en el craneo, atravesando desde abajo de la barbilla hasta su cerebro!
    estaba usando una pistola o algo asi q inserta los clavos rapidamente y con mucha fuerza (no recuerdo si era electrica..). El caso es q sobrevivio y no le afecto en su personalidad solo en la sensibilidad del rostro.

    claro era mucho mas pequeño q esa barra! (por Dios, q no se como sobrevivio Phineas!)

    ResponderEliminar
  3. ¡Saludos!

    He leido todos vuestros artículos, y sinceramente, todos están muy bien escritos y presentados, las fotos que acompañan, las historias o hechos que cuentan... Realmente este es un blog que voy a recomendar a toda la gente que conozco.

    Un gran trabajo, y acabais de empezar... ¡ya me imagino lo que depara el futuro, y es algo grande! Os visitaré semanalmente, seguir así ^_^

    ResponderEliminar
  4. Hace unos 4 meses ingresó en el H. de San Juan de Alicante un varón con un arpón que entraba por la mandíbula (papada) y le salia (unos 10cm) por el hueso frontal en su parte mas elevada de la cabeza. ¿intento de suicidio?. Se le extrajo, creo que sin consecuencias, en el H. General.
    La imagen del TAC se publico en el Diario Información de Alicante.

    ResponderEliminar
  5. El hombre cuyo cráneo fue atravesado por una barra… y vivió para contarlo...

    Phineas, capataz de origen irlandés, dirigía a una plantilla de hombres en Nueva Inglaterra durante la construcción de una línea férrea. Siempre fue considerado un hombre amable y eficaz. Tratando de dinamitar una roca, una barra de hierro salió ...

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios :D

    Cassandra: pues sí, gracias a pacientes como Phineas, con lesiones que no se podrían llevar a cabo en un laboratorio por razones obvias, la ciencia puede avanzar. La Neuropsicología Cognitiva, por ejemplo, se vale de pacientes con lesiones para estudiar los efectos que éstas producen en los procesos cognitivos, emocionales, etc. del sujeto; de esta forma pueden trazar el mapa del funcionamiento cerebral y cómo interactúan unas áreas cerebrales con otras. Es un campo apasionante.

    noa: recuerdo haber leído algo sobre ese caso o uno muy similar. Creo que fue una tentativa fallida de suicidio (vaya método que escogió...).

    FinGolF: Muchísimas gracias, de verdad :D Es muy reconfortante para nosotros que el cariño y el interés que ponemos en el blog se vea recompensado de una forma tan grata.

    Jopapa: Muchas gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  7. ,, Muy bueno el caso,, ¿ Este tipo de alteraciones conductuales y cognitivas (Caso phineas Gage) pueden ser tratadas desde la psicologia?
    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  8. Interesante es el caso de este paciente, es probable que ese caso sirviera de estudio para conocer a un mas las funciones de nuestros lobulos frontales, es conocido por los textos de neuroanatomia que la region basal y mas anterior de nuestros lobulos frontales es una zona muda(sin funcion), lo que nos dice el historial clinico de este caso es que no fue esta zona la que se afecto. si no la corteza cerebral que domina su conducta...
    Que suerte.

    ResponderEliminar
  9. mmm, este caso se me quedó grabado en la memoria cuando hice la carrera de psicologia.
    un placer haberme encontrado con este blog, seguid así!!

    ResponderEliminar
  10. le atravezaron la chimba como anticucho!!

    ResponderEliminar
  11. cosas incleibles que pasan,pero así sabemos que existen personas con un don especial, entre ellos phineas.

    ResponderEliminar
  12. Es espeluznante este caso, pero extraordinario.

    Me han hablado de él, en concreto en la clase de Biología y me puse a buscar.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por los nuevos comentarios.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  14. [...] Source: http://www.ovejaselectricas.es/?p=370 [...]

    ResponderEliminar
  15. Don't have cash to buy a house? Do not worry, because this is possible to receive the business loans to resolve such problems. Therefore get a small business loan to buy everything you need.

    ResponderEliminar