miércoles, 19 de septiembre de 2007

El martillo de las brujas


Como señalaba Carl Sagan en su libro El mundo y sus demonios (The demond-Haunted World), la obsesión con los demonios y las brujas fue in crescendo cuando el papa Inocencio VIII, a partir de su famosa bula de 1484 (Summis Desiderantes Affectibus), inició una etapa en la que proliferó la acusación, tortura y ejecución de innumerables "brujas" en toda Europa. Aunque la bula del papa admitía que la relación con los demonios podían mantenerla tanto hombres como mujeres, generalmente, fueron acusadas y ajusticiadas las mujeres.

En una época en la que la mujer era considerada un ser inferior, débil, proclive al pecado y a la lujuria, la jerarquía eclesiástica, integrada por varones nominalmente célibes, se obsesionó con ella y el trato sexual que mantenía con el demonio. Para la Iglesia, la coquetería de una mujer, sus risas, cualquier manifestación de la sensualidad femenina era interpretada como posesión diabólica, incluso los cabellos largos y sueltos se consideraban un encanto demoníaco.



No sólo los católicos se obsesionaron con la caza de brujas, también los protestantes adoptaron una actitud muy parecida a la de la Iglesia católica. Incluso humanistas como Erasmo o Tomás Moro sostenían la existencia de las brujas.

Kramer y Sprenger, dos monjes dominicos, profesores de Teología, basándose en las Escrituras y en la obra de eruditos antiguos y modernos (Sócrates, San Agustín, San Isidoro, Santo Tomás...), realizaron un libro, el Maellus Maleficarum ("Martillo de las brujas"), destinado a convertirse en el manual indispensable y la primera fuente para todos aquellos que se dedicaban a luchar contra la brujería en Europa, ya fuesen jueces, magistrados o sacerdotes, católicos o protestantes.


Estas imágenes de arriba llevaban el título de "El sabbath de los brujos" (manifestando el libro, por tanto, un claro antisemitismo). En la primera imagen los autores añadieron: "están hechos para ser rebautizados en nombre del demonio"; en la segunda: "entregan sus ropas al demonio"; en la tercera: "besan las partes traseras privadas del demonio"; y, por último, en la cuarta: "y bailan en círculo, espalda contra espalda".

Kramer y Sprenger presentaron su obra a la Facultad de Teología de la Universidad de Colonia el 9 de mayo de 1487, esperando su aprobación. Sin embargo, el clero de la Universidad la rechazó, declarándola ilegal y antiética. Kramer, a pesar de ello, insertó una falsa nota de apoyo de la Universidad en posteriores ediciones impresas del libro. También se incluyó la bula de Inocencio VIII, en la que el papa autorizaba a los dos dominicos para actuar en contra de aquellos que practicasen la magia.

El Maellus, un libro aterrador, misógino y obsesionado con la sexualidad, prácticamente sostenía que si una mujer era acusada de brujería, es que era bruja. Una vez procesada, si no confesaba libremente, se empleaba la tortura para demostrar la validez de la acusación. La acusada no tenía derechos ni podía enfrentarse a los que la habían acusado.

No se tenía en cuenta la posibilidad de que las acusaciones pudieran responder a motivos personales: resentimientos, celos, venganza o, incluso, la avaricia de los inquisidores que confiscaban y disfrutaban de las propiedades de los acusados. Los costes de la investigación, juicio y ejecución eran sufragados por los acusados o sus familias. Con el patrimonio de la bruja se pagaban las dietas de los investigadores contratados para espiar a la posible bruja, el vino para los centinelas, las comidas de los jueces, la gratificación que obtenía cada uno de ellos por bruja quemada y hasta la cuerda utilizada por el verdugo. Si, después de cubrir hasta el menor gasto del proceso, todavía existían propiedades pertenecientes a la bruja, éstas se dividían entre la Iglesia y el Estado. Por tanto, el motivo económico era muy fuerte en estas acusaciones.

La bruja, según el Maellus Maleficarum, puede embrujar a los hombres volviéndolos impotentes ("imposibilitados de copular"), empujarlos a la locura, a un odio insano, despertar sus apetitos más bajos. Se trata de una mujer que copula con el diablo, consagrándose a él por entero. Puede, incluso, con la ayuda del diablo, crear terribles tormentas de granizo y tempestades. La bruja, por tanto, es un ser muy peligroso y destructor que debe ser castigado. No es posible exculparla con el argumento de que sólo actuó como un instrumento del demonio, pues aunque ha firmado "un pacto y contrato con el demonio", se entregó "a su poder libre y voluntariamente", tal como confesaron las "mujeres convictas y quemadas en la hoguera".

Sólo entre el siglo XVI y XVII se ejecutaron unas 500.000 mujeres entre Europa y EE.UU. En una época de intolerancia, enorme represión sexual, irracionalismo y superstición, las brujas se convirtieron en las víctimas de la moral impuesta por las Iglesias católica y protestante de la Edad Moderna.

El texto íntegro del Maellus Maleficarum se encuentra en Herencia cristiana.

Enlaces:

Wikipedia, Geocities, La Brújula Actutid Queer, Ángelfire.
Si te ha gustado, menealo.bmpmenéalo

13 comentarios:

  1. Ahhí, cuanto daño ha causado, causa y causará la Iglesia Católica y todas las religiones llevadas al fundamentalismo. No solo había motivos económicos, la misoginia era tal que no le permitía tener a la mujer el menor conocimiento, algunas de ellas estudiaban la naturaleza, conocían las propiedades curativas de la plantas.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Chem, la mujer debía ajustarse al modelo establecido: ajena a todo conocimiento (algo reservado al hombre), casta, dedicada al marido y al cuidado de los hijos.

    Por ejemplo, Fray Luis de León (en De Legibus) decía que la mujer estaba sometida al marido en todo, incluso en el acto sexual, y que esta sumisión era comparable a la del esclavo con su amo.

    ResponderEliminar
  3. El Malleus Malleficarum este, lo he visto en muchísimas películas y en otras tantas novelas. Siempre he querido saber más sobre él.

    Supongo que ese manual -que en estos tiempos vendría a llamarse "Brujería para Dummies" o algo así, jeje-, es el culpable de la muerte de tantos y tantos inocentes que no es para tomárselo a risa. Sin embargo quiero decir, que después de leer lo de "besar las partes traseras del diablo",... Casi que me quedo con el método para comprobar si una mujer es una bruja que usaban en aquella genial película de los Monty Python, "Los Caballeros de la Mesa Cuadrada".

    ResponderEliminar
  4. Sí, una disparatada y divertida manera de comprobar si era una bruja :D

    ResponderEliminar
  5. ah! esas cosas son las q me hacen enojar!
    como pudieron concebir eso si la persona q les dio a luz fue una mujer!!!

    ResponderEliminar
  6. el martillo de las brujas es un libro bastante interesante interesante que nos muestra de una manera directa y seria de como fue antiguamente el castigo hacia personas inocentes a las que se les acusaba por herejes. Directamente no dice que es verdad sinbo que hace que el lector se introduzca en el libro y termine descubriendo por si mismo el misterioso proposito que tenian los colonos para asesinar a mijeres. El proposito era que.........
    Lean el libro y descubranlo por ustedes mismos no se van a arrepentir

    ResponderEliminar
  7. Acusais a la iglesia por sus errores (son muchos en mas de dos milenios) pero el ateismo secular en menos de un siglo (el pasado) supero de manera impresionante los errores de la iglesia .Sobre 140 millones de personas muertas en los altares de ateismo secular con un numero aun mayor de torturados ,violados y privados de libertad en la busqueda de la perfeccion humana.
    Desde Hitler ,Stalin,Mao y demas escorias de la humanidad que pregonaban sociedades "distintas" el el nacer de un nuevo hombre comprobaron que si bien el hombre puede malutilizar el mensaje de Cristo los errores son humanos y no culpa de la creencia mientras que las ideologias humanistas estaban erradas de base.

    ResponderEliminar
  8. Que existen poderes más allá de lo comprensible, cierto. Ya que hay cosas imconprensibles de la creación que son imposible de concebir, como la creación de todas las cosas a partir de la nada.
    La iglesia siempre se ha considerado la boca y la palabra de Dios. Dios, según la Biblia, nos dió la libertad de decidir por nosotros mismos imponiéndonos unos sencillas reglas que, prácticamente, se resumen en "amar y hacer el bien".
    La Iglesia, en nombre de Dios, inventó la heregía, dijo que fumar es pecado, que los preservativos son malos... y demasiadas cosas... y no hizo nada ante la barbarie de los nazis durante la 2ª Guerra Mundial que, incluso, se dice que guarda obras de arte robadas durante los saqueos realizados por dichos nazis.
    La Iglesia, a mi parecer, no representa a Dios. Ha hecho demasiadas cosas con fines lucrativos: "No adorarás falsas deidades", y sin embargo nos invitan a adorar a miles de Virgenes, Santos y Cristos. Una religión politeísta disfrazada de religión monoteísta.
    Creeré en la Iglesia cuando su "voto de pobreza" sea en serio.

    ResponderEliminar
  9. Cada vez estoy mas convencido de que lo unico que trajo al mundo las religiones es mal y sufrimiento.La historia asi lo demuestra,aunque los fanaticos religiosos se enojen y digan que por mi falta de fe estamos como estamos y esa giladas.Solo basta con investigar un poco,no los libros de la iglesia,porque de ahi es de donde les lavan la cabeza con sus falsas profecias y mensajes divinos ilosorios.Sino vallan mas alla,abran sus mentes por un momento para ver que es lo que piensan las demas personas e investiguen a fondo lo que en realidad ha traido las religiones en general a este mundo:sufrimiento.
    Sufrimiento a quienes no creyeron en Dios en su momento y fueron castigados por eso.La persecucion judia que por el simple hecho de ser judio era considerados menos que humanos...y bueno...que decir de la inquisicion catolica...la gran masacre de mujeres inocentes...simplemente lamentable.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante, Indira. He encontrado una editorial que vende un facsímil de esta obra en castellano. Se trata de Editorial Maxtor (www.maxtor.es) y lo venden por 32 euros (unas 600 páginas).
    Además se puede ojear en http://libreria.maxtor.es/84-9761-110-1
    Tamién lo tienen en edición digital por 4 euritos.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  11. Oye Daniel Martinez, mejor investiga mas; Hitler no era ateo ni secular, es mas, era fiel creyente y estaba tan apegado a la iglesia Catolica que obtuvo su ayuda, apoyo y simpatia. No te dejes engañar, todas las guerras han sido por la intolerancia de que los demas no crean en la religion propia.

    ResponderEliminar
  12. Muy de acuerdo con Raul!

    ResponderEliminar
  13. hay qué tener claro qué: no podemos ver la historia con los ojos del presente mirando hacia el pasado, ya que nos tomaríamos los hechos ocurridos en tiempos pasados como inconcebibles, dementes como por ejemplo lo que este articulo nos relata la famosa casería de brujas, estos hechos si nos transportamos a la época en que ocurrió era algo normal, que formaba parte de los aspectos de la sociedad de la época. entonces el problema es que en la actualidad en pleno siglo XXI cuando recordamos estos hechos históricos los vemos como algo terrible y lo es pero las personas de aquella época no lo veían de esa manera era algo normal.

    ResponderEliminar