domingo, 2 de septiembre de 2007

El salto Ángel



En el valle de Camarata, al sureste de Venezuela, se eleva el Auyantepuy (que en lengua de los indios pemones significa Montaña de los Malos Espíritus), de 2.450 metros de altura. En la cima nace una corriente de agua que cae 936,60 metros hasta el río Churún. Se trata del salto de agua más alto del mundo (las famosas cataratas del Niágara sólo tienen unos 52 metros de altura).

Buscando una mina de oro en 1935, un aviador norteamericano llamado Jimmy Angel divisó el salto de agua, que consideró tenía unos 500 metros de altura. Dos años más tarde decidió realizar una expedición hasta la cima del Auyantepuy, aterrizar con su avioneta sobre él y medir con exactitud la altura del salto, que los indígenas llamaban Keretacupaivená. No es que este piloto descubriera el salto, los habitantes de la región sabían que estaba allí, pero sí fue el que lo dio a conocer.

James Crawford Angel Marshall nació en Springfield en 1899, era aviador y luchó en la Primera Guerra Mundial. En 1920 un estadounidense apellidado McGraken le pagó 5.000 dólares para que lo trasladara al sur de Venezuela donde este individuo encontró un tesoro de 72 libras de oro.

Angel realizó unas 3 o 4 expediciones entre 1930 y 1935 con el objetivo de encontrar el lugar en que aterrizó en 1920 junto a McGraken y buscar la mina de oro. En su última expedición pasó cerca del Auyantepuy y divisó el salto de agua pero, obsesionado con encontrar la mina de oro, no le prestó atención.

Sin embargo, posteriormente Angel compartió su descubrimiento con el geólogo y topógrafo Shorty Martin, junto a quien levantó un mapa del Auyantepuy sobrevolando la formación. Utilizando el altímetro de la avioneta estimaron que el salto tenía casi mil metros de altura y que, por tanto, era el más alto del mundo.



El aviador proyectó aterrizar en la cima del Auyantepuy y en la expedición lo acompañaron su esposa Mary, Gustavo Heny, un amigo venezolano ingeniero, y Miguel Delgado. Heny y Delgado escalaron la montaña buscando el salto mientras que Jimmy lo hacía sobrevolando la zona. Sin embargo, ninguno de los tres tuvo éxito.

De vuelta de un viaje a Ciudad Bolívar en busca de provisiones, Jimmy encontró, por fin, el salto y al llegar al campamento trató de convencer a Gustavo Heny para intentar aterrizar en la cima del Auyantepuy ese mismo día. Heny convenció al piloto para que esperase al día siguiente y así preparar el viaje con menos precipitación.


El 9 de octubre de 1937 prepararon la avioneta aligerando la carga al máximo y reduciendo la cantidad de combustible a lo justo para ir y volver. Se llevaron una cuerda de 80 metros por si debían regresar a pie. A las 11:20 de la mañana despegaron del campamento y 15 minutos después llegaron a la cima. Cuando Jimmy inició el aterrizaje el avión (el Flamingo "Río Caroní") tocó un terreno demasiado blando y se hundió la punta hasta el eje del motor.


La foto se tomó tras el accidente, el 9 de octubre de 1937

Jimmy pidió a su mujer y a Miguel que saltaran del avión, él y Gustavo salieron casi gateando por la puertecita delantera. La gasolina se filtraba por una de las alas que servía de apoyo al avión pero no llegó a producirse fuego, debido a las precauciones que tomó Jimmy y, aunque el susto fue grande, los cuatro pasajeros resultaron ilesos. Lo más triste es que los cálculos fueron erróneos y no aterrizaron en el lugar adecuado. Tras la decepción, tomaron conciencia de que debían dedicarse a planear el descenso. En las alas del avión escribieron con tela y adhesivo las palabras "all ok" (todos bien) y con una flecha indicaron el rumbo que seguirían. Jimmy también dejó una nota en el avión con la hora y el resultado del aterrizaje. Además, abandonaron los aparatos y bultos no que no eran imprescindibles para ir más ligeros en el descenso.


"all ok" (todos bien) y la flecha que indicaba el rumbo

Las noticias del accidente dieron publicidad a la expedición e hicieron que el salto fuese bautizado como salto Ángel.

Jimmy murió 19 años más tarde en Panamá y el 2 de julio de 1960 se cumplió su último deseo: que sus cenizas se esparcieran en la caída de agua que lleva su nombre, el Salto Ángel.

Os dejo con un vídeo del impresionante salto de agua:




Enlaces:

Wikipedia, Mipunto, orbita.starmedia.

6 comentarios:

  1. El salto Ángel...

    En el valle de Camarata, al sureste de Venezuela, se eleva el Auyantepuy (que en lengua de los indios pemones significa Montaña de los Malos Espíritus), de 2.450 metros de altura. En la cima nace una corriente de agua que cae 936,60 metros hasta el r...

    ResponderEliminar
  2. [...] Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Desde el blog Ovejas Eléctricas [...]

    ResponderEliminar
  3. oie el video fue removido

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Thony, ya he cambiado el vídeo. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. [...] on se rejouit!!! :-) Du coup, les prochaines nouvelles vont certainement se faire attendre, ...El salto Ángel at OvejasElectricasJimmy murió 19 años más tarde en Panamá y el 2 de julio de 1960 se cumplió su último deseo: [...]

    ResponderEliminar
  6. [...] El salto Ángel at OvejasElectricas You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed. « Halstead sterile [...]

    ResponderEliminar