jueves, 20 de septiembre de 2007

Quimeras: dos personas en una



De vez en cuando, la naturaleza no sigue su curso normal y se aventura por caminos sinuosos. Es entonces cuando nuestros conceptos comienzan a tambalearse y aparece un nuevo orden de cosas que desafía lo que hasta ahora habíamos aprendido. Tal es el caso de las quimeras, seres formados a partir de porciones de distintos individuos que, sin embargo, conforman un único ente estructural y funcional con más de un patrón genético.

En ocasiones, un simple vistazo al individuo delata que estamos ante una quimera, como el caso de María Sabina; otras veces, los indicios son más sutiles, como en los individuos cuyos ojos son de distintos colores o aquellos que poseen dos grupos sanguíneos. Un análisis médico detallado de estos individuos puede delatar la presencia de poblaciones celulares genéticamente muy distintas en ellos. Mientras que en los siameses se perciben con más claridad la presencia de dos personas, más o menos unidas en una sola unidad anatómico-fisiológica, las quimeras forman un único sujeto.



Este fenómeno puede producirse por el intercambio de células entre gemelos durante el desarrollo embrionario, gracias a que aún no se han activado los mecanismos inmunitarios y, por tanto, no se produce rechazo. También existe la posibilidad de que se forme una quimera gracias a una doble fecundación, por la presencia en el proceso de dos espermatozoides. Si bien la posibilidad de ocurrencia de estos fenómenos es bajísima, el gran número de seres humanos que han existido, hace posible que aparezcan casos (8 quimeras estudiadas hasta mediados del siglo XX).

El caso de María Sabina es uno de los más conocidos. María era la suma en un sólo individuo de dos hermanos y fue, probablemente, el resultado de una doble fecundación, es decir, tendría dos padres: uno negro y otro blanco. Nació a principios del s. XVIII en Cartagena de Indias con un curioso patrón pigmentario en su piel, formado por dibujos de manchas blancas y negras.

Otro caso conocido es el de una mujer que necesitaba un trasplante de riñón. Después de someterse sus hijos a unas pruebas de compatibilidad para ver si alguno podía ser donante, se descubre, tras analizar la sangre de todos, que uno de ellos no es hijo suyo... pero sí del marido. No tenía sentido; un cambio en el hospital, tras el parto, no era posible, pues llevaba la información genética del padre. Al final, tras decidirse los doctores a analizar otros tejidos de la mujer, se descubrió que ahora sí coincidían los patrones genéticos. El enigma estaba resuelto: la madre era un sujeto quimérico.

También hay otros casos documentados, como el de una niña con cariotipo XX/XY, es decir, células masculinas y células femeninas; o el de una mujer inglesa con dos grupos sanguíneos, 0 y A. Como comentábamos más arriba, esto sólo es posible si el intercambio celular se produce durante el desarrollo embrionario, cuando aún no existe la posibilidad de que se desarrollen anticuerpos.

Enlaces: Geneura, Batiburrillo, The geek.org.
Si te ha gustado, menealo.bmpmenéalo

12 comentarios:

  1. Asombroso, no sabia ni lo de María Sabina, a veces se supera el realismo mágico.

    ResponderEliminar
  2. A mi lo que me ha impresionado es lo de la británica con dos grupos sanguíneos. ¿A la hora de recibir sangre por medio de una transfusión, tendría algún problema?, ¿y a la hora de donar?.

    El cuerpo humano sigue siendo un acertijo encerrado en carne, y nunca para de sorprendernos.

    ResponderEliminar
  3. Quimeras: dos personas en un solo cuerpo...

    De vez en cuando, la naturaleza no sigue su curso normal. Es entonces cuando nuestros conceptos comienzan a tambalearse y aparece un nuevo orden de cosas que desafía lo que hasta ahora habíamos aprendido. Tal es el caso de las quimeras, seres formado...

    ResponderEliminar
  4. Interesante articulo a veces la naturaleza juega un poco extraño pero siempre me ha gustado pensar que ese tipo de cosas podrían ser un intento de la misma por evolucionar ^^, aunque eso de parecer vaquita esta chistoso jeje.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Viejuno, si el hospital tiene reservas de sangre tipo O no habrá problemas, puede donar a cualquiera, pero como és un grupo poco comun podrian no tener... pero a dia de hoy es poco probable.

    ResponderEliminar
  6. yo tengo 2 rh, positivo y negativo. Los 2 enbarazos de mi madre anteriores al mio fueron de gemelos, supongo que sera un caso parecido
    megustaria recibir mas informacion.

    ResponderEliminar
  7. Hola! Pili, he leido tu mensaje aunque un poco tarde. Yo soy una quimera, mi apariencia es normal, pero me sacaron con 21 años (ahora tengo 32) un quiste de 12 cm con material pilosebáceo y piezas dentarias, además tengo análisis de sangre con dos grupos sanquíneos. Siempre he querido hablar con alguien que sea una quimera, para ver que cosas les han pasado, pero somos unos casos tan raros que nunca encuentro a nadie, si alguien me lee y quiere hablarme mi mail es dragonlila78@hotmail.com

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. El cuerpo humano sigue siendo un acertijo encerrado en carne, y nunca para de sorprendernos.

    ResponderEliminar
  9. Do you want a graffiti t-shirt? For those who are, then look simply no more than the Kase 2 Graffiti T-Shirt available from the Style Wars Restoration Project. Sketched by renowned graffiti artist Kase Two (also called Case Two), it is really an fantastic illustration showing the trademark "Computer Rock Style" that inspired every generation of graffiti writers after its conception in the early Nineteen-eighties.

    ResponderEliminar
  10. This is very interesting, You are a very skilled blogger. I've joined your feed and look forward to seeking more of your excellent post. Also, I've shared your web site in my social networks!

    ResponderEliminar
  11. Buf, este artículo os salió flojito...

    A mí me parece un poco aventurado decir que María Sabina era una quimera. No se le pudo hacer ningún examen genético y, además, su condición es explicable por otras vías más sencillas. Pudo haber sufrido una variedad de vitíligo (partes de la piel se decoloran) o podía portar un gen de albinismo que se activó parcialmente (el albinismo es muy común en África).

    Por otra parte, los seres humanos con XX/XY no son quimeras (y son más bien niños que niñas), se trata de un único ser humano que tiene dos cromosomas extra debido a un espermatozoide defectuoso, que porta tanto el X como el Y, y a un óvulo defectuoso, que porta dos X. Tienen en total 48 cromosomas (lo normal es 46 = 23 óvulo + 23 espermatozoide). Si se tratase de una doble fecundación de un óvulo estas personas tendrían que tener 69 cromosomas (23 + 23 + 23), y que yo sepa esto no es posible, o si lo fuese, se produciría un aborto espontáneo. Los niños con Síndrome de Down también tienen un cromosoma extra también (47 en total), ya que tienen un triplete en el cromsoma 21 (debido a un óvulo defectuoso) y hay otras muchas anomalías así, en las que faltan o sobran cromosomas. Ahora bien, no son quimeras. Para ser una "quimera", una fusiónd e dos personas, habría que tener 92 cromosomas, el doble de lo normal, y eso, hasta donde yo sé, no existe.

    Sobre lo de tener dos tipos de sangre no estoy informada, pero me voy a documentar para obtener una explicación.

    ResponderEliminar
  12. Añado que tener los ojos de distinto color tampoco significa necesariamente que estamos ante una quimera. Los niños con síndromes como el de Waardenburg o el de Claude-Bernard-Horner, así como la fibromatosis, causan hererocromía en los ojos también. Los perros y gatos presentan con más frecuencia esta característica y es sabido que los gatos blancos con ojos de distinto color son sordos de nacimiento.

    ResponderEliminar