martes, 4 de septiembre de 2007

Weissmüller y el grito de Tarzán


"Tarzán y su compañera" (1934)


Cuando era niña oí la historia de que Johnny Weissmüller (Tarzán) acabó totalmente loco, internado en un manicomio, tan obsesionado con su personaje que se pasaba el día aullando como Tarzán e, incluso, cuando le hacían entrevistas soltaba el grito "sin ton ni son". Pero lo cierto es que esta historia no es más que una leyenda urbana bastante extendida.

Peter Jonas Weissmüller era rumano. La familia emigró a Estados Unidos en 1905, cuando Weissmüller sólo tenía siete meses. Como nadador consiguió numerosos éxitos: en los Juegos Olímpicos de París (1924) ganó 3 medallas de oro en distintas modalidades de natación y en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam (1928) obtuvo otras dos medallas de oro; además, ganó 52 campeonatos nacionales de los Estados Unidos y estableció 67 records mundiales.

Su carrera cinematográfica comenzó tras la firma de un contrato con Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) para hacer de Tarzán en "Tarzán de los monos" (1932). La película tuvo un gran éxito, de modo que Weissmüller protoganizó seis películas de Tarzán para la MGM junto a la actriz Maureen O'Sullivan en el papel de Jane. En 1942, Weissmüller, contratado por los estudios RKO, hizo seis películas de Tarzán. En total, protagonizó doce películas de Tarzán y se convirtió en el más conocido de los actores que interpretaron este personaje.

Después de interpretar a otros personajes de menos éxito, por ejemplo, Jungle Jim, a finales de años 50, abandonó el cine. Tras su carrera hollywoodiense comenzó a arruinarse. Fundó el International Swimming Hall of Fame, vendió piscinas prefabricadas y participó en otros negocios de poco éxito.

En 1974 se rompió la cadera y su salud fue deteriorándose. Estando internado porque le habían descubierto enfisemas pulmonares, le diagnosticaron problemas de corazón y además un evidente deterioro cerebral. Tuvo dos derrames cerebrales entre 1976 y 1978. El 20 de enero de 1984, Johnny Weissmüller murió de un edema pulmonar en Acapulco (México).

Weissmuller no gritaba el grito de Tarzán en ningún manicomio. De hecho, el final de su vida no podía gritar: le practicaron una traqueotomía y estuvo ingresado en un hospital de Acapulco hasta que falleció.

Enlaces:

Wikipedia, Recuerdos de lo que no ha pasado.

14 comentarios:

  1. Yo tuve un libro de natación de él, una verdadera joya!!. Se lo quedo la hermana de un amigo :(

    ResponderEliminar
  2. No sabía que llegó a escribir un libro sobre natación. Es una pena si no puedes recuperarlo.

    ResponderEliminar
  3. Además de por ganar las medallas olímpicas, o por su interpretación de Tarzán, también pasó a la historia por ser el primer nadador en bajar de un minuto en los 100 metros estilo libre, con una marca de 58,6 s.

    ResponderEliminar
  4. Que triste, yo vi esta seria de chica y la verdad que me gusto mucho. Gracias por este blog. Me gusta mucho, lo leo todos los dias.

    ResponderEliminar
  5. Realmente si weissmuller o tarsan murio a los 86 años con efisemas pulmonares despues de haber logrado todo eso en natación, yo me puede quedar contento con haber vivido 65 años y haber hecho todo lo contrario a él.

    ResponderEliminar
  6. ACOMPAÑO A PILAR Y A TOTO, YO TAMBIEN ESTUVE LA OPORTUNIDA DE VER VARIAS PELICUALAS DE TARZAN CUNADO ERA UN CHAMO, ERAN MUY BUENAS Y A LA GENTE LE GUSTABA, SALUDOS A TODOS LOS BLOQUEROS, Y FELIZ NAVIDAD

    ResponderEliminar
  7. la verdad que jhonny grita lindo.mejor que un sapucay

    ResponderEliminar
  8. Colosal historia esta de Johnny Weissmüller, un ser humano de carne y hueso que fabrica una leyenda que lo excede y lo fagocita. En realidad quedó preso de las redes asfixiantes de holywood, una de las grandes picadoras de carne, que esparcía ilusiones a la vez que despojos de glorias efimeras. Es mas o menos conocido el homenaje teatral musical que el plifacetico artista Alberto Muñoz le ha dedicado a la memoria de esta curiosa leyenda: el actor de origen rumano que muere pobre, loco y olvidado. Tal vez menos trascendencia tuvo la paciente labor de un hacedor de poesía y de música durante muchos años en la sórdida ternura del hospicio, como es el caso de Pinky Simón, que trabaja desde el anonimato junto a un puñado de desheredados de la razón en el hospital squiátrico de Melchor Romero y en el centro Basaglia de la ciudad de La Plata, donde a la vez que difunde la música de Muñoz, recrea entre otros locos la epopeya del mítico Tarzán. Raúl Beppo Andrioli, titiripoeta desde la ciudad de La Plata.-

    ResponderEliminar
  9. Hola soy Luigi otra vez siempre admire a Weissmuller.Despues de casi 40 años le hago escuchar a mi hijo Danilo el grito de Tarzan y es increwible como un bebe lo reconoce a Weissmuller por su famoso grito de la victoria

    ResponderEliminar
  10. ME PUEDE DE CIR ALGUIEN QUIEN Y CUANDO SE GRABO ESE GRITO

    ResponderEliminar
  11. Yo tambien habia escuchado de eso...es más hasta seguia convencido de la historia del manicomio...

    ResponderEliminar
  12. Sólo una apreciación, nació en Temesvar en el reino de Hungría que pertenecía al imperio austrohúngaro; por tanto era húngaro, no rumano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Hola.Tanto tiempo!soy Luigi.Mi hijo Danilo a veces me pide que le ponga El grito de Tarzán,el que más le gusta és el de Johnny Weissmuller,pueden creerlo,mi hijo yá vá para los 3 años!!

    ResponderEliminar
  14. Saludos

    Muy bonita información. Como curiosidad diré que Mia Farrow, la ex de Frank Sinatra y de Woody Allen, es hija de Maureen O'Sullivan, la primera Jane de las películas de Weissmuller.

    ResponderEliminar