miércoles, 10 de octubre de 2007

La misteriosa muerte de Descartes y su viajero cráneo


René Descartes (1596-1650), científico y filósofo, autor del Discurso del método y la célebre frase "pienso, luego existo", tuvo la enorme desgracia de caerle en gracia a la reina Cristina de Suecia. Coronada con 18 tiernos años, Cristina aspiraba a convertir su corte en el centro del arte y el conocimiento del norte de Europa y, para lograrlo, se aprovisionó de músicos y artistas de Alemania y de Italia. Pero la reina deseaba, sobre todo, ser instruida por Descartes (un capricho como otro cualquiera). Ante la insistencia de la soberana, el filósofo, que residía en Holanda, finalmente hizo las maletas y, en el otoño de 1649, embarcó rumbo a Suecia.

La reina decidió empezar sus clases diarias con Descartes con la fresquita: a la temprana hora de las cinco de la madrugada. El filósofo, habituado a levantarse a media mañana, pronto descubrió que había sido un error acceder a la petición de Cristina: odiaba los madrugones, consideraba a la reina una alumna aplicada pero poco brillante, la vida en la corte le ofrecía pocos alicientes y el frío de Estocolmo le resultaba intolerable, "se hielan hasta los pensamientos de los hombres", decía.

El 1 de febrero de 1650, cuando sólo llevaba cuatro meses en Suecia, Descartes enfermó y murió 10 días después. El diagnóstico oficial fue el de muerte por pulmonía. El embajador francés Hector P. Chanut grabó en la lápida una extraña inscripción: "Expió los ataques de sus rivales con la inocencia de su vida".



La reina Cristina y Descartes, a la derecha. Nótese la poca atención que le presta la soberana (para eso no se trae a un filósofo de Holanda).

Es evidente que Descartes, católico, extranjero y favorito de la reina, consiguió generar desconfianzas y envidias en la corte. Muchos cortesanos pudieron considerarlo un individuo peligroso que debía ser eliminado.En 1980, el científico alemán Eike Pies descubrió una carta enviada al médico holandés Willem Piso. Esta carta, escrita 330 años atrás, era de Johann van Wullen, el médico de la reina Cristina que atendió a Descartes en su lecho de muerte.


Eike Pies

En la carta se revelaban los extraños síntomas que padeció Descartes, que se correspondían más con una intoxicación por arsénico:
Como usted sabe, varios meses atrás Descartes llegó a Suecia para rendir homenaje a Su Serena Majestad la Reina [...] Justo ahora, a la cuarta hora antes del alba, este hombre expiró... La Reina quiso ver esta carta antes de enviarla. quiso saber qué escribí a mis amigos acerca de la muerte de Descartes. Me ordenó estrictamente evitar que mi carta cayera en manos de extraños.

El médico relató día por día el progreso de la enfermedad de Descartes.
Durante los primeros dos días, su sueño fue profundo y no comió, bebió ni tomó medicamento. El tercero y cuarto días estaba agitado y no durmió, aún sin comer o medicarse. Al quinto día fui llamado a su lecho, pero Descartes no quiso que le diera tratamiento. Como las señales inequívocas de la muerte próxima eran obvias, acepté gustosamente mantenerme alejado del moribundo. Al pasar el quinto y sexto días, se quejó de mareo y de fiebre interna. Al octavo día, de hipo y vómito negro. Luego tuvo respiración inestable y la mirada extraviada, presagiando la muerte. Al noveno día, todo estaba perdido. A la mañana del décimo día su alma regresó a Dios.

Eike Pies consideró muy extraño que el médico de la corte escribiera a su colega holandés acerca de la evolución de una enfermedad tan común como la pulmonía. Tampoco se entendía el interés de la reina por censurar las noticias acerca de la muerte de Descartes.

Eike Pies tradujo la carta, omitiendo nombres, lugares y fechas, y le pidió a un patólogo criminalista que le manifestase su opinión. Éste consideró que sin duda los síntomas descritos en la carta de Van Wullen correspondían a intoxicación aguda por arsénico.

Es muy probable que la reina intentase que el crimen no fuese investigado para salvaguardar el prestigio de la monarquía sueca.


Cráneo de Descartes en el Musée de L'Homme en París

El cuerpo de Descartes permaneció en Suecia 16 años. Cuando, finalmente, sus restos mortales llegaron a Francia, reclamados por sus admiradores y amigos, se abrió el ataúd y se descubrió que faltaba el cráneo. Según llegó a afirmar Cristina de Suecia en sus Memorias, lo sustrajo un oficial llamado Isaac Planstrom...


... comisionado para exhumar el féretro de Descartes cuando se trataba de transportarlo a Francia [...] Después de la muerte del oficial sus acreedores, en lugar de dinero, no hallaron nada más que aquel cráneo, que ha pasado después a otras manos.

Ya en el siglo XIX, el químico sueco Berzelius indicó en una carta al paleontólogo Cuvier que poseía el cráneo de Descartes. El cráneo se envió a Francia, pero no se unió al resto del cuerpo de Descartes sino que fue a parar al Musée de L'Homme en París.

Los restos mortales de Descartes (salvo su cráneo) reposan en la capilla de la iglesia de Saint-Germain-des-Prés.


22 comentarios:

  1. La misteriosa muerte de Descartes y su viajero cráneo...

    (C&P)René Descartes (1596-1650), científico y filósofo, autor del Discurso del método y la célebre frase “pienso, luego existo”, tuvo la enorme desgracia de caerle en gracia a la reina Cristina de Suecia... El 1 de febrero de 1650, cuando ...

    ResponderEliminar
  2. Una historia francamente inquietante, vaya forma de perder la cabeza. Realmente muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Si, muy de filósofos eso de ir por ahí perdiendo la cabeza. Buena historia, como siempre. Gracias por aliviar un poco esta mañana de trabajo taaaaan aburrida.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante el post y tu blog
    enhorabuena
    un salud

    ResponderEliminar
  5. que bueno, no tenía ni idea de la rocambolesca historia del craneo de Descartes. Fantástico.

    ResponderEliminar
  6. Y no se podría hacer algún test químico al cráneo o sus restos para buscar restos de arsénico?

    ResponderEliminar
  7. hola
    por que no poneis algun sistema de listas de correo en funcionamiento?

    vuestro blog es muy intersante y me gustaria leerlo en cuanto colgueis un articulo

    gracias de antemano

    ResponderEliminar
  8. que son las inscriociones que hay en el craneo?

    ResponderEliminar
  9. ElTimbalerDelBruc: eso mismo se me pasó por la cabeza: un análisis solucionaría las dudas.

    José: puedes suscribirte usando los marcadores dinámicos. De todos modos, investigaré lo de las listas de correo.

    noa: Estuve investigando, pero no encontré nada al respecto. Si alguien conoce algo, será muy bien recibido.

    Muchas gracias, Dardo Curare, Viejuno, Pepeltenso y Malabarista :)

    ResponderEliminar
  10. hace mucho tiempo que no leo un post de un blog con tanto interes...
    es excelente! tanto como lo poco que voy leyendo del blog.

    ResponderEliminar
  11. Estoy seguro de que se dió cuenta de la laguna en su metodo. Dedujo que se había equivocado y se percató de que la unica verdad que jamas podría conocer era la de su existencia.

    Imaginate... encerrado en un trabajo que odias; con una niña consentida a las 5 de la mañana, y que todo el trabajo de tu vida se ha caido ante tus ojos.


    Se suicidó.

    ResponderEliminar
  12. ANGEL FABIAN FLOREZ PEÑUELA12 de abril de 2008, 1:24

    LASTIMA Q UN GRAN PENSADOR FUERA A ACAVAR EN ESA FORMA SU VIDA AVECES NO PENSAMOS QUE LA MUERTE O UN ASESINATO NO SESPERA DONDE MENOS PENSABAMOS QUE IVA A OCURRIR


    ´PARA MI Q ESTA REINA ESTAVA ENCAPRICHADA CON ESTE PENSADOR Y AL VER Q ESTE LA CRITICAVA POR SUS CAPACIDADES LO MANDO A EXTERMINAR´

    ResponderEliminar
  13. MAÑU SAEZ LOAIZA3 de mayo de 2008, 20:25

    ADMIRO A DESCARTES,SOBRE TODO POR SUS CONTRIBUCIONES A LA FILOSOFIA MATERIALISTA...MATERIA=ESPACIO,MOVIMIENTO;Y LA CREACION DE LA GEOMETRIA ANALITICA ;LA VERDAD FUE UN GENIO COMO POCOS.

    ResponderEliminar
  14. Susana Gutierrez Lelava1 de septiembre de 2008, 2:29

    Yo digo que a este cuete loi asesinaron, chale!!!! deberiian de abrir muchas investigaciones y no tener a la tal reinita esa como en una cuna de recuerdos de oro!!!! mas bien como toda UNA ASESIINA

    ResponderEliminar
  15. es sorprendente la historia del cráneo de Descartes. ya nos había comentado algo nuestro profesor de filosofía de 2º de Bach, un gran hombre, él y Descartes. Las meditaciones de Descartes son realmente fascinantes, deberian de ser leidas por todas las personas por lo menos una vez en la vida. Enhorabuena a aquellos que tengan el gusto de leerlas por primera vez, es algo único.

    ResponderEliminar
  16. Buenas a todos.
    Soy estudiante de historia y estoy realizando un trabajo sobre el cráneo de Descartes, y creo que puedo resolveros algunas de las dudas que teneís acerca del asunto, sobre todo en las que se refieren a las inscripciones o tatuajes que hay sobre el cráneo del científico.
    Dichas inscripciones no son más que los nombres de las diferentes personas que tuvieron el cráneo de Descartes hasta que fue situado en el museo que ya mencionan nuestros amigos. Teniendo en cuenta que el siglo XVII es un siglo de gran fanatismo relgioso, no es de extrañar que alguien cogiera el cráneo de este hombre como una importante reliquia personal, y que sus posteriores "dueños" inscribieran en ella sus nombres, con la intención es posible de que la genialidad de Descartes llegará a ellos vía adoración, al igual que en la actualidad muchas personas ofrece objetos a las virgenes o a los santos con la intención de que se cumplan sus peticiones, o de al menos que estos personajes les echen una mano.

    saludos a todos.

    ResponderEliminar
  17. [...] restos mortales llegaron a Francia, reclamados por sus admiradores y amigos, se abrió el ataúd y se descubrió que faltaba el cráneo. Nada más y nada [...]

    ResponderEliminar
  18. siento que el misterio es una relacion que existe en los genios
    pero. la falta de sensates por la desencia del cuerpo humano
    es un sintoma de ignirancia,existen muchas creencias inspiradas en la enferma
    tradicion de sustraer el espiritu de los craneos. por religiones paganas. alos cuales el craneo da poder y gloria( durante muchos años ha ocurrido siempre lo mismo incluso con el craneo de (F villa.)
    pero si el craneo es original es una enorme bendicion del cielo .por decir asi
    descartes aun vive y un pedacito de su maltratado cuerpo aun vive como su enor me gloria . ( solo cabria preguntarnos es en realidad el craneo de descartes)
    que podemos esperar de la belleza y el dinero de .de la reina quien puede negarse a tan sutil encanto( lo mismo pudo suseder a B ,EULER) y a otros tantos

    ResponderEliminar
  19. LIC. HOMERO LOZANO CANTU22 de octubre de 2009, 20:01

    No sabia como habia muerto el filosofo Rene Descartes, todo un acontecimiento que me hace recordar la muerte de Napoleon Bonaparte que 250 años despues de su muerte se supo que no murió loco en una isla sino que fué ultimado con arcenico por sus enemigos.
    Diferente a mi eternamente admirado Aristoteles que dedicó su vida a educar a Alejandro Magno que hizo grandes conquistas y tambien sucumbió a una muerte rara que se relaciona con envenenamiento.
    Es la primer vez que escribo en este espacio, les afradezco si fina atención. Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  20. Manuel Gutiérrez Ortiz7 de diciembre de 2009, 20:49

    Sin duda Descartes fue un genio y las coordenadas cartesianas son la base obligada de la ciencia moderna en topografí, trigonometría, geodesia, cartografía, navegación marítima y aérea, etc.
    No creo en el asesinato ni en el suicidio. Fue un buen idealista católico razonador. Tampoco creo que fuese materialista.

    ResponderEliminar
  21. rene descartes lo admire mucho sin saber nada

    ResponderEliminar
  22. [...] el blog Ovejas eléctricas ( en La misteriosa muerte de Descartes y su viajero cráneo) podéis leer un extracto de una carta [...]

    ResponderEliminar