viernes, 19 de octubre de 2007

La trágica expedición de Franklin: muerte y canibalismo en el Ártico


Durante siglos, muchos exploradores marítimos trataron de lograr el Paso del Noroeste. En 1817 el gobierno británico ofreció una recompensa de 20.000 libras esterlinas para quien encontrara el paso, lo que provocó la organización de numerosas expediciones. Una de las más célebres fue la de Sir John Franklin, cuya dramática historia conmocionaría e, incluso, escandalizaría a la sociedad victoriana.

Sir John Franklin, de 59 años, veterano de la batalla de Trafalgar, fue elegido por el Almirantazgo inglés para que dirigiera la expedición. Se trataba de una carismático marino que anteriormente había realizado con gran éxito expediciones en el Ártico.

Los barcos británicos H.M.S. Erebus y Terror partieron de Inglaterra el 19 de mayo de 1845. No se habían escatimado gastos. Los navíos estaban dotados con la tecnología más avanzada del momento. Utilizaban grandes motores de vapor y enormes chapas de hierro que reforzaban la proa, con la finalidad de romper las placas de hielo. Iban bien provistos de alimentos y bebidas, incluso carne enlatada, una novedad de la época.

En agosto, los barcos balleneros Prince of Wales y Enterprise, fueron los últimos que vieron a la expedición en la entrada del estrecho del Lancaster. Después, durante largos años, nadie supo qué había sucedido con Franklin, sus 129 hombres y los dos barcos.



Se enviaron diferentes expediciones de rescate, pero no se encontraba el menor rastro. En 1850 se hallan los primeros vestigios de la expedición, restos del primer campamento de invierno entre los años 1845-1846, en las proximidades de Devon Island y Beechey Island. También, ese mismo año, se localizaron en Beechey Island, tumbas de 1846.


Sir John Franklin

En 1854, una nueva expedición, dirigida por el Dr. John Rae, contactó con esquimales Inuit, que le proporcionaron una valiosísima información. Afirmaban haber visto 6 años antes unos 40 hombres blancos al noroeste de la Bahía Pelly. El grupo arrastraba un bote y trineos, y su estado era crítico: se encontraban al límite de sus fuerzas y la inanición y la congelación hicieron que algunos fuesen muriendo en el camino. Los Inuit contaron también que los dos barcos fueron atrapados y destrozados por el hielo y que habían visto tumbas y cadáveres esparcidos en distintos lugares. Lo más sorprendente era que, según afirmaron, algunos cuerpos estaban mutilados, lo que parecía indicar que los sobrevivientes practicaron el canibalismo. También proporcionaron a la expedición del Dr. Rae objetos pertenecientes a la tripulación e, incluso, a Sir John Franklin.


El Dr. Rae, cuando regresó a Inglaterra presentó su informe, que incluía las conversaciones con los esquimales y su propia experiencia:
Por el mutilado estado de muchos de los cadáveres y el contenido de los recipientes, resulta evidente que nuestros bravos compatriotas se han visto obligados a tomar la última solución, el canibalismo, como un medio de prolongar la existencia
Dr. Rae


El posible canibalismo practicado entre los miembros de la expedición causó una gran conmoción en la moralista y disciplinada sociedad victoriana. Charles Dickens, entre otros muchos, se mostraron escandalizados de que pudiera sostenerse tal posibilidad. Se consideraba que los marinos británicos, representantes oficiales de la Corona, debían resolver cualquier situación con honor por muy extrema que fuese y que era más probable que hubiesen sido atacados por los esquimales, que los asesinaran salvajemente, o por osos, lobos o zorros.


Lady Jane Franklin

En 1857, Lady Jane Franklin, con fondos propios y del Almirantazgo, consiguió financiar su propia expedición. Lady Jane deseaba que se encontrasen:
Todos y cada uno de ellos, de sus huesos, diarios, notas y últimas palabras escritas

Lady Jane Franklin


Compró el Fox, una goleta de vapor con hélice, y encargó al capitán Francis Leopold McCIintock y a su tripulación de 25 hombres que siguieran las pistas ofrecidas en el informe de Rae para encontrar a su marido y a su expedición, o lo que quedase de todos ellos.


El Fox en el Ártico

En mayo de 1859 la expedición de M'Clintock comenzó a encontrar esqueletos sobre la nieve; botes atados a trineos con más esqueletos -algunos de ellos extrañamente decapitados-, ropa y objetos dispersos (relojes, libros, artículos de baño como jabones ...), de los que la expedición se fue desprendiendo para aligerar el transporte de los botes. La única comida que se encontró fue té y chocolate.
una cantidad de artículos de sorprendente variedad... peso muerto e inútil que sólo podría desmoralizar a los sobrevivientes en los trineos
M'Clintock



Uno de los libros encontrados: Fauna boreali-Americana de John Richardson

M'Clintock encontró también, bajo unas piedras, dos documentos escritos, redactados con gran formalismo, en los que se recogían los progresos de la expedición. En el margen de uno de ellos se añadieron las siguientes palabras:
Abril 25, 1848. Los barcos HMS Terror y Erebus fueron abandonados el 22 de Abril, 5 leguas al noroeste de aquí, habiendo sido apresados por el hielo desde el 12 de Septiembre de 1846. Los oficiales y la tripulación, consistiendo en 105 almas, bajo el comando del capitán F.R.M. Crozier, desembarcaron aquí en Latitud 69' 37' 42" N, longitud 98' 41' O. [...] Sir John Franklin murió el 11 de Junio de 1847 y la pérdida total por muertes en la expedición ha sido hasta la fecha de 9 oficiales y 15 hombres.
James Fitzjames, Capitán HMS Erebus
F.R.M. Crozier, Capitán y oficial superior
Comenzamos mañana, 26, hacia el Río Back´s Fish


La expedición de M'Clintock regresó a Inglaterra con un gran número de "reliquias personales" de Franklin y sus exploradores.

Lady Franklin, después de recibir el informe de M'Clintock, finalmente, decidió abandonar la búsqueda. McClintock, recompensado por su heroica expedición, fue hecho caballero y almirante.

En la actualidad, con toda la información que durante años se ha ido acumulando, ha sido posible reconstruir la historia de la trágica expedición de Franklin. El Erebus y el Terror pasaron el invierno de 1845 a 1846 en Beechy Island y continuaron su misión cuando el deshielo del verano permitió seguir avanzando. En el siguiente invierno, de 1846 a 1847, los barcos encajaron en una enorme capa de hielo que no se derritió ni siquiera en el verano. En junio de 1847 Sir John Franklin falleció. En septiembre, la tripulación abandonó los barcos.

Tomó el mando el Capitán Crozier, que decidió avanzar a pie hacia el sur en busca de ayuda arrastrando dos botes. Los hombres más debilitados regresaron al campamento, para esperar que el resto regresara con ayuda. Sin embargo, todos murieron. Sólo se han recuperado unos cuantos cadáveres, tres de ellos momificados, de los 129 hombres que integraban la expedición.

Se ha publicado un libro con imágenes de las tres momias que se han encontrado en un perfecto estado de conservación.


Hasta fechas relativamente recientes no existían pruebas incuestionables acerca de la práctica del canibalismo en la expedición de Franklin. En 1981, el Dr. Beattie identificó marcas de cuchillo sobre un fémur humano. En 1993, la arqueóloga Margaret Bertulli y la antropóloga Anne Keenleyside encontraron numerosos objetos y restos humanos. Los estudios que realizaron revelaron la existencia de marcas sobre los huesos humanos ocasionadas con instrumentos cortantes. Dichos estudios también rechazaron la teoría sobre la posibilidad de que los cortes tuvieran como objeto amputar miembros congelados, ya que se habían practicado en huesos como pelvis y vértebras cervicales, partes del cuerpo humano que, obviamente, sería ilógico amputar. Algunos cadáveres, como ya se comentó, estaban decapitados.

Los antropólogos también han afirmado que no existe la posibilidad de que la expedición fuera atacada por los esquimales, pues los Inuit son un pueblo amistoso y hospitalario, incluso ha llegado a demostrarse que algunos esquimales ofrecieron parte de sus escasos alimentos a miembros de la expedición.

En los esqueletos y en los restos de tejidos blandos se hallaron claras evidencias de que algunos miembros de la expedición pudieron morir envenenados a causa del plomo que ingirieron con la comida enlatada. En la época victoriana las latas se sellaban con este metal. En 1890, cuarenta y cinco años después de la expedición de Franklin, en Inglaterra se prohibió soldar con plomo la parte interior de las latas de alimentos.

Realmente, la muerte de los exploradores fue resultado de una combinación de diversos factores: enfermedades como el escorbuto (los Inuit afirmaron que algunos de los miembros de la tripulación tenían ennegrecida la boca y hematomas de piel típicas de la enfermedad), la dura climatología, la intoxicación con la comida enlatada y una equivocada planificación. Franklin, acostumbrado a la vida refinada, llevaba objetos como vajillas de plata, jarras de cristal, pañuelos de seda, jabones perfumados, libros, té y chocolate. Este innecesario equipaje pudo ser sustituido por una cantidad más abundante de material verdaderamente imprescindible. Tampoco la expedición mostró capacidad para aprender las técnicas de supervivencia de los Inuit.

Enlaces: antarctica, histarmar, acercade, Wikipedia.

44 comentarios:

  1. La trágica expedición de Franklin: muerte y canibalismo en el Ártico...

    "Durante siglos, muchos exploradores marítimos trataron de lograr el Paso del Noroeste. En 1817 el gobierno británico ofreció una recompensa de 20.000 libras esterlinas para quien encontrara el paso, lo que provocó la organización de numerosa...

    ResponderEliminar
  2. Ésta historia me recuerda la conquista de la Antártida, con toda la técnica los ingleses no pudieron competir debido a su prepotencia y falta de planificación. Estaría buena una entrada de dicha historia para continuar con ésta. A propósito, por que tanto interés en la época victoriana?

    ResponderEliminar
  3. Impresionante como siempre....


    Definitivamente... me declaro adicto de tu web!

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por una (más) interesantisima entrada.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que da que pensar que al final, unos años después, un grupo de 8 noruegos con un barco de apenas 47 toneladas lograra hacerlo. Eso, junto, con lo del cargamento de vajillas de plata y pañuelos de seda dice bastante de los ingleses de aquella época.

    Hilando un poco con lo que dice Chem de la prepotencia de los ingleses, me acabo de topar -buceando un poco por el archivo del New York Times- con un artículo fechado el día 1 de noviembre de 1906 titulado:

    "No $100.000 for Amundsen"

    y donde se lee:

    "Britain's offer of prize to navigator of northwest passage withdrawn."

    "The five sturdy Norwegians who accompanied Capt. Amundsen on his three years' voyage into artic regions, navigating the Northwest Passage and discovering the magnetic pole, have just arrived in Chicago on their way back to Norway, only to discover that the prize of $100.000 offered by the British Government for navigating the passage has been withdrawn. A private message received by the explorers contained this information, but did not state the reason for depriving the victors of their prize money. [...]"

    Ingleses.. en fin.. Si el hombre lo llega a hacer por el premio se le quitan las ganas de volver a subirse a un barco..

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos.

    Chem, esta época me resulta muy interesante por su literatura ( Dickens, Wilde, Henry James, etc.), su arte, su arquitectura, los grandes cambios que se producen en ella...

    Pero, claro, como en cualquier otra época, también existentes grandes "injusticias" o defectos: el imperialismo británico, la estricta moral victoriana, los prejuicios sociales, la discriminación de la mujer, destinada sólo a hacer un buen casamiento, la educación de los hijos como si fuesen "soldados", etc.

    hologium, magnífica tu aportación, así que retiraron el premio, quizás por ser noruegos y no ingleses :D

    ResponderEliminar
  7. Genial, como todos los artículos que escribís... En serio, todos los artículos son interesantísimos, bien documentados y con imágenes y fotos estupendas.

    ¡A seguir así! ^_^

    ResponderEliminar
  8. exelente! todos los dias leo este bllog y siempre termino investigando mas y mas sobre los temas q aqui se publican.

    Muy bien, tocaya.

    ResponderEliminar
  9. La perspectiva que tenemos hoy en día, nos hace valorar de forma diferente un mismo hecho histórico, de forma que lo que hoy es prepotencia e imperialismo, en otro tiempo es primer mundo, avance y desarrollo.
    Simplemente quiero resaltar que el canon e ideas con las que hemos crecido y aprendido, distorsionan las "imágenes" que vemos y analizamos del pasado. El gran dilema y debate de la Historia de la Historia (Historiografía de la Historia).

    Intentado ser objetivos (algo completamente imposible, pues somos hijos de nuestro tiempo) son verdaderamente héroes y aventureros, en el sentido romántico, y victoriano, del término. Más allá del deber individual, anteponiendo el logro científico-nacional ("un inglés ha sido el primero.."; "tres alemanes...")

    Después de esta salvedad, recomedaros sobre el tema dos libros tremendos:
    La conquista del Polo Norte - Fergus Fleming - Tusquets.
    La última gran aventura - Max Jones - Oberon.

    ResponderEliminar
  10. Pues llevas toda la razón never_tool.

    No se puede analizar el pasado desde la perspectiva del presente. Los valores de cada época lo "justo", lo "heroico", es algo cambiante, algo histórico.
    Gracias por tu aportación y por los libros recomendados :)

    Gracias también a Noa y a FinGolF, siempre sois muy amables.

    ResponderEliminar
  11. Leí esta historia por primera vez en un de esos típicos libros de misterio que solí editar Readre´s Digest, en 1996. El libro se llamaba Misterios de la Historia; la historia de sir John Franklin, junto con la del suicidio del príncipe Rodolfo, hijo de la Emperatriz Sisi, en 1889, la vida y trágica muerte del rey Luis II de Baviera, en 1886, la vida de Lord Byron, el envenenamiento de Napoleón en Santa Elena, la historia del misterioso Caspar Hauser en Alemania y otras más fueron rápidamente devoradas por mí.

    Desde ese entonces me ha intrigado la expedición Franklin. No escribo esto para dar una opinión respecto del canibalismo de sus miembros; lo hago sólo para felicitar a los creadores de este sitio por incluir estos datos y anécdotas de la Historia, que elevan y acrecientan nuestra cultura general, sobre todo en un mundo en el que cada día más, se le rinde culto a la incultura y chabacanería.

    Si quieren ver las fotos de las momias de los marineros de Franklin, vayan a google y pongan sus nombres: John Torrington (suboficial del Terror), John Hartnell y William Braine (ambos marineros del Erebus)

    ResponderEliminar
  12. se me hizo muy interesante la historia tambien les recomiendo un libro de ficcion sobre esa expedicion se llama exactamente "the terror" en ingles no se si esta en español pero esta muy bueno creo que el autor es stephen king

    ResponderEliminar
  13. Héroes realmente, pero muy temerarios. Víctimas y productos al mismo tiempo de las ideas y la tecnología de su siglo, tan arrogante, que llevó a los europeos a una confianza ilimitada en las posibilidades humanas sobre la naturaleza (y sobre la misma condición humana).

    Tales ideas nos llevaron a las hecatombes del siglo XX, y al peligro actual de un diluvio universal debido al calentamiento global. Con el derretimiento de los hielos árticos, quizás aparecerán nuevos rastros de la expedición de Franklin, o quizá quedarán hundidos para siempre en el fondo del mar. Descansen en paz!

    ResponderEliminar
  14. EXCELENTE, LEI EL LIBRO Y ME ENCANTO Y POR MOMENTOS DABA MUCHA PENA LEER EL CALVARIO QUE SUFRIERON ESOS HOMBRES.
    PD. FALTO LA FOTO DEL CAPITAN CROZIER!

    ResponderEliminar
  15. EL LIBRO ES APASIONANTE,LO RECOMIENDO

    ResponderEliminar
  16. Hola a todos,os recomiendo el Libro EL TERROR si quereís saber más de Crozier y las exploraraciones en busca del Paso de Noroeste y el Polo Norte.Está muy bien escrito y demuestra el valor de estos primeros exploradores,aunque la historia de un animal que salía del hielo y los mutilaba no es creible.

    ResponderEliminar
  17. lo acabo de leer en vacaciones y es una caña novela historica flipante, lo del bicho no esta mal ya te digo novela mas como estas debieran de escribir a mi toda esta clase de aventureros me parecen superhombres habia que tenerlos muy bien puestos los de hoy dia con los medios de que disponen les cuesta muchisimo menos llegar a esas metas sin despreciar sus trabajos al reves loa a ellos

    ResponderEliminar
  18. Coincido en que el libro está muy bien y desde luego le ha sacado buen partido a la historia pero a mi me sobra la parte más fantástica de la bestia mitológica o lo que sea. Aunque lo peor de todo es la traducción, hay algunos párrafos que te quedas a cuadros y creo que existen erratas por ejemplo en el capítulo 13, página 150, al poner el año 1846 debería poner 1847. A pesar de todo y aunque no lo creais me ha entretenido bastante y lo recomiendo para los aficionados al tema.

    ResponderEliminar
  19. el libro es un libro creible en todas sus partes, sin duda hubo canibalismo por que de que manera se explica la subsistencia de unos mas que otros, con diferencia de tiempo sengun el libro en fallecer los miembros de esta expedicion.

    la carne humana produce por sus componentes vitaminicos energia y resistencia
    como los tripulacion del avion que cayo en los andes chilenos.

    ResponderEliminar
  20. Acerca de la expedición de Franklin existe una monografía en castellano-creo que la única-, "Erebo & Terror", publicada en 2003 por De La Pulcra Ceniza en edición numerada de 250 ejs. Es una edición curiosa y muy cuidada, incluye reportaje gráfico, mapa de la zona, un libreto de 128 páginas y... una pequeña brújula. Aún les quedan ejemplares en stock.

    ResponderEliminar
  21. ¡¡¡Genial!!
    Ahora mismo estoy leyendo el Terror, que habla sobre esta expedición y me has aclarado algunas cosas. Volveré a visitar tu blog seguro

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias por las aportaciones. Voy a ver si encuentro tiempo para leer el libro que recomendáis, parece apasionante.

    Gracias a todos y un saludo :)

    ResponderEliminar
  23. Excelente investigaciòn, Felicidades

    ResponderEliminar
  24. Acabo de leer una novela de ficción basada en los hechos reales de la Expediccion Franklin, los hechos presentados son producto de ficcion pero es interesante comparar lo q a nuestros dias se sabe de la realidad de la expedición y la fantasia del escritor. Por eso me tope con este artículo. A los amantes de la historia nos resulta interesante indagar más allá de los hechos. Interesante artículo. El nombre del libro es The Terror y el autor Dan Simmons, para el q le interese.

    ResponderEliminar
  25. vaya buscando info sobre un tema muy distinto me tope con este espacio y por los coments veo que es costumbre publicar esta clase de articulos tan bien documentados e interesantes. En lo personal m'interesa mucho l'historia en si con todos esos capitulos oscuros q'a veces rondan con las peores pesadillas o las mas locas fantasias... pero no puedo dejar de maravillarme ante el mundo netamente fantastico en lo q'a avances y descubrimientos se refiere, esos tipicos relatos de terror clasico tipo frankenstein que son en si un reflejo de todo el sistema d'ideas y valores de l'epoca en que s'escriben. Y bueno si comento eso es debido al tema de l'exploracion artica y el canibalismo pues una historia asi trae irrenmediablemente a la memoria el arthur gordon pym de Poe... y como... y es ahi donde esta esa ficcion ya irrecuperable que m'encanta, pues l'artico era algo mas accesible q'el antartico y ya bien entrada la modernidad Anatartica seguia siendo un territorio tan desconocido que daba pie para toda clase de suposiciones, era el sitio en que todo podia pasar y siendo un continente tan inhospito, helado y antiguo era bien normal que surgiera en la mente como una especie de Lemuria helada en que s'encontraba la fuente de los mas ocultos y secretos temores humanos... en fin ya me sali del tema hace rato para puntualizar lo que me quedo dando vueltas: cadaveres decapitados ¿eso significa que los muy infortunados mataron a otros para comerselos? digo porque es muy distinto el canibalismo en si forzado por las cisrcunstancias como le paso a los jugadores de rugby en los Andes, comiendose a los muertos; que la lucha desenfrenada por la supervivencia al mas puro estilo gordon pym precisamente ¿juzgarlos? no solo digo q'es distinto, q'en verdad (y tiembla mundo de las leyes) nadie puede juzgar a otro con propiedad llevando una existencia distinta... excelente eso si es irse por las ramas... bien mejor dejo este comentario que ya parece ensayo antes d'acabar relativizando l'inmortalidad del cangrejo y finalizo con unas sinceras felicitaciones por tan buena entrada.
    PS: ah y l'epoca victoriana es sinceramente apasionante. No mi favorita pero si muy exquisita.

    ResponderEliminar
  26. Acabo de terminar de leer el libro El Terror de Dan Simmons.
    Me parece muy interesante y entretenido.
    Eso sí, si lo que buscas es realismo más vale que pases por alto el monstruo mitológico que persigue a los marineros y mata al mismísimo Franklin. Pero todo es para gustos y yo me lo he comido con patatas!
    Además, al margen del monstruo, el libro está muy bien documentado y profundiza mucho sobre los problemas de supervivencia que se plantean en el ártico y los conflictos que surgen en una situación tan extrema.
    Resulta muy interesante que el libro plantee la posibilidad de que algunos de los miembros de la expedición pudieran haber sobrivivido uniéndose a los inuit y renunciando a volver a Inglaterra.
    El protagonista de la narración es el capitan Crozier, quien asume el mando de la expedición a la muerte de John Franklin.
    Uno de mis escritores favoritos.

    ResponderEliminar
  27. Yo también llegué aquí por un caso de intertextualidad. Leyendo "El corazón de las tinieblas" de Joseph Conrad tuve consciencia de las expediciones del Erebus y del Terror, y esos nombres, llamaron mi atención, quizás por sí mismos, quizás porque ya había leído algo acerca de ellos, vaya uno a saber. Lo concreto es que entrando a algo muy atrapante, esto se relaciona con algo que lo es más aún. Oscuro y terrorífico, como a mí me gusta. En síntesis gracias por compartir con nosotros esta historia plagada de misterios y de enigmas.

    De repente y mientras escribo esto veo el epígrafe y leo la frase de la película Blade Runner que es una de mis predilectas, ¿pura coincidencia?

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias a todos por los nuevos comentarios. Me alegro de que este post os haya resultado interesante. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  29. Solo un comentario pequeñito esta vez. Franklin era uno de los héroes de infancia y adolescencia de Admunsen. Pero mejoró a su propio héroe.

    ResponderEliminar
  30. Por el título del libro, El Terror, estuve apunto de dejarlo, pero cuando lo abrí y leí Erebus y Terror, me saltó a la mente el recuerdo de Julio Verne, cuando el Nautilus descubre los pecios de los dos barcos en su búsqueda del paso del noroeste, y el capitan Nemo resume la historia para el Professor Aronax.

    Ese recuerdo y el del viaje del Capitán Hatteras a bordo del Fordward en busca del polo norte magnético relatado magistralmetne por Verne, me hicieron comenzar a leer. Al segundo párrafo quedé atrapado por la historia.

    Me llama la atención la diferente técnica narrativa de Verne y Dan Simmons. Verne era contemporaneo de aquellos hombres heroicos y primaba la descripción sobre la acción. Lo importante entonces era descubrir, y esa descripción por sí misma era ya suficientemente atractiva.
    Dan Simmons aporta además una justificaciónn científica moderna para cada hecho físico hábilmente entrelazado con los conocimientos de la época, un juego interesantísimo de saltos cronológicos para mantener la acción en su punto álgido (nunca mejor dicho para una novela que oscila entre -14º y -58º C) lo que le permite imprimir un ritmo frenético al relato. Una más que adecuada definición de caracteres, cuyo descubrimiento nos va dosificando para no retardar el ritmo, y para aflorar cada aspecto de la personalidad del sujeto necesario para ambientar cada escena. Así cada aparición de un personaje representa siempre una novedad y un mejor conocimiento del personaje.

    Se podría seguir alabando el libro,pero com de un libro cada lector crea su lectura personal, basta con esto para inducir a su lectura, y que cada cual descubra su propia novela.

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias, Charo, por tu aportación.

    malambruno, siempre me ha gustado mucho Verne, desde niña. Este libro, El Terror, del que me han hablado muy bien, aún no lo he leído. Espero poder hacerlo pronto. Muchas gracias por tu interesante reseña del libro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Hola. solo comentar un detalle.
    Tal como me ha parecido entender en todo lo ke he leido al respecto:

    las 20.000 libras no eran para kien encontrara el paso. La expedicion de Franklin fue organizada por motivos cientificos y politicos por la marina real. las 20 mil libras se ofrecieron posteriormente, tal como indica una foto del cartel de esa epoca, para premiar al ke encontrara justamente a la citada expedicion. (ke aun hoy sigue lost).

    saludos a todos los ke como yo les encantan los misterios. :)

    ResponderEliminar
  33. [...] al concepto de horror cósmico de Lovecraft. Sí, usa personajes históricos, unos hombres cuya epopeya (por cierto, ovejas eléctricas es lectura obligada) sin duda supone material para una obra [...]

    ResponderEliminar
  34. Excelente artículo, enhorabuena.

    Tan sólo quería añadir que la historia de Franklin fue muy bien relatada por el alemán Sten Nadolny en El descubrimiento de la lentitud, que fue publicada, con su habitual buen criterio, por Edhasa. La novela hace hincapié en la personalidad tranquila de Franklin, a quien desmitifica y de quien ofrece no sólo sus éxitos sino también sus fracasos: su etapa como gobernador en Nueva Zelanda fue patética (se le "recompensó" con el control de una isla, la de Van Diemen, inhóspita), por ejemplo.

    El terror está bien, aunque sin excesos. Para leer algo verdaderamente bueno de Simmons, recomiendo Hyperion, y en particular la primera parte. Son Los cuentos de Canterbury en versión Ciencia Ficción.

    ResponderEliminar
  35. Wilkes Booth, muchas gracias, me alegro de que te interesara este artículo y gracias también por tu valiosa aportación. Tomo nota de los dos libros que mencionas.

    Gracias a todos por los nuevos comentarios.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  36. muy completo tu articulo. oye como es eso de que supuestamente encontraron un pasaje al centro de la tierra? tengo esa duda.

    ResponderEliminar
  37. [...] (10) Un buen post sobre La trágica expedición de John Franklin en Ovejas Eléctricas [...]

    ResponderEliminar
  38. excelente investigación, ojala en mexico pueda conseguir el libro del terrot o una pelicula o documental que hablen de la misma historia, no conoces el nombre de alguna. gracias

    ResponderEliminar
  39. Chem (#1): No es desde mi punto de vista A Pesar De La Técnica, sino Debido A La Técnica.

    A los hombres del S XIX y XX les hizo grandes la Técnica, pero también les hizo sobebios: se creyeron càpaces de domar a la Naturaleza...

    ...y la Naturaleza no se lo perdonó.

    Como cuando creimos que el DDT sería el fin de los insectos nocivos. No solamente les hicimos inmunes a muchos de ellos, sino que el DDT pasó a aves y mamíferos a través de ellos, poniendo en peligro muchas especies de vida salvaje.

    Si te fijas, Shakelton, una vez que le falló la técnica y perdió su barco, fue capaz de domar a la Naturaleza valiéndose de las mismas armas que cualquier hombre primitivo: disciplina en el grupo, responsabilidad en el jefe, y ganas de sobrevivir.

    ResponderEliminar
  40. [...] de Wilkie Collins, frente a la reina Victoria en 1857, obra que relata la trágica expedición de Sir John Franklin al océano Ártico. Antes de eso, la obra había sido representada en la casa de los Dickens, [...]

    ResponderEliminar
  41. Raquel, yo acabo de conseguir en México el libro "el terror" apenas este año! estaba solito entre otro montón y a solo 70.00 pesos podrían creerlo? casi ni lo veo estuve a punto de dejarlo ahí, pero tengo buen instinto para encontrar libros interesantes y finalmente lo compré, total, estaba muy barato... me llevé una sorpresa al leerlo, está muy pero muy interesante y eso me llevó a seguir investigando, la verdad yo sí que no tenía idea que estuviera basado en algo real... si al leerlo sentía pena por la suerte de esos hombres, ahora con mayor razón.
    Bueno, me gustan mucho los libros y más encontrar sitios como este, de gente que se interesa por cosas buenas.
    saludos

    ResponderEliminar
  42. Yo creo que los atacó un ovni y del ovni bajó....Elvis Preysler.

    jajajajajaja

    ResponderEliminar
  43. A mí no deja de sorprenderme cómo a los ingleses no se les ocurrió aprender las técnicas de supervivencia de los inuits antes de aventurarse a la exploración. realmente tenían que ser muy anglocéntricos los ingleses de aquella época para no querer aceptar que había culturas de las que se podá aprender... Los noruegos tuvieron éxito porque aceptaron las enseñanzas de los inuits, de modo que el éxito fue fue humildad y su disposición para aprender de los demás.

    Algo parecido pasó con Jack el Destripador. La obstinada creencia de la policía de que el cruel asesino en serie no podía ser inglés "porque los ingleses no somos así" impidió que los crímenes pudiesen resolverse.

    ResponderEliminar