sábado, 20 de octubre de 2007

Los túneles de Cu Chi: cuando el enemigo se mueve bajo tus pies


Durante la Guerra de Vietnam, Cu Chi se convirtió en un infierno para las tropas norteamericanas que se veían atacadas por soldados vietnamitas "fantasmas", que aparecían y desaparecían como por obra de magia. Los guerrilleros disparaban desde cualquier flanco y daba la impresión de que constituían una enorme tropa, cuando, realmente, sólo se trataba de unos pocos hombres.

Sencillamente, los cinco o seis vietnamitas se movían bajo tierra, a través de rutas subterráneas de un metro de altura, incluso menos, que sirvieron de refugio a más de 10.000 habitantes y combatientes durante más de un decenio.

En abril de 1975 llegaron a existir tres niveles de pasadizos subterráneos excavados en zigzag, situados a 6, 8 y 10 metros de profundidad, y con una longitud total de 220 kilómetros. Dentro de estos kilométricos laberintos existieron fábricas de ropa y de armas, puestos desde los cuales disparar, dormitorios, cocinas, cuartos de almacenaje, mercados, hospitales, comedores, salones, pozos y sistemas de ventilación. Existían numerosas salidas por si los soldados norteamericanos encontraban una entrada.




Las cocinas se construían cerca de la superficie, pero con largas chimeneas para que el humo de los fuegos para cocinar pudiera liberarse a una larga distancia.


Los vietnamitas cavaron los túneles con simples palas de mano, a veces, a una tasa de sólo uno o dos metros por día. La tierra se la llevaban en cestas y, para evitar ser descubiertos, la arrojaban en lugares muy distantes. Las entradas, rectángulos de 40 por 30 centímetros aproximadamente, se camuflaban con vegetación. Tan desapercibidos pasaban estos pasadizos subterráneos que los norteamericanos montaron una base sobre ellos, sin darse cuenta de que sus enemigos vivían debajo. Los vietnamitas salían por la noche y les robaban comida.

A fines de 1968 los norteamericanos descubrieron, al fin, una entrada. Aún así era muy difícil acabar con aquella fortaleza subterránea.

Se intentó destruir los túneles con explosivos o quemando gas de acetileno. Pero la dureza de la tierra y la capacidad del los vietnamitas para reparar durante la noche lo destruido impedía que estos ataques norteamericanos tuvieran éxito. También se enviaron perros para localizar a los guerrilleros, pero las trampas colocadas en los túneles los mataban o mutilaban.


El ejército norteamericano pensó que la única solución para expulsar al Vietcong de los túneles era preparar voluntarios para una misión tan complicada. A estos soldados se les dio el nombre de "ratas de túnel", a cuyo mando estuvo el capitán Herbert Thorton.

Los hombres no sólo debían poseer un buen adiestramiento, sino unos sentidos muy agudizados y un valor fuera de lo común. Debían arrastrarse durante horas a través de los túneles, en la más completa oscuridad, asumiendo que su vida podía acabar en cualquier momento. Llevaban una linterna, una pistola y un cuchillo. Los guerrilleros los esperaban silenciosamente para estrangularlos, cuando caían en alguna trampa, o empalarlos con cañas de bambú situadas de tal manera que el soldado enemigo quedase atrapado entre las puntas de las cañas. Algunas "ratas de túnel" salían a la superficie llorando y pidiendo que se les relevase de la misión.

Harold Roper, antiguo "rata de túnel", comentó:
Sentí más miedo del que jamás he sentido, antes o después de aquello. Los del Vietcong llevaban a sus muertos a los túneles después de una batalla porque sabían que hacíamos recuento de cadáveres. Encontrarse con uno no era nada agradable. Era peor que si hubieran estado allí una semana... ¡apestaban! Todo se descomponía rápidamente a causa de la humedad. Pasé junto a cuerpos descompuestos varias veces. No me produjo náuseas. Yo era un animal... los seres humanos no hacen las cosas que nosotros hacíamos. Estaba entrenado para matar o morir. Al recordarlo parece irreal. Ni siquiera se me ocurriría hacer algo semejante de nuevo.

Sin embargo, otros parecían disfrutar con aquellas misiones tan horrendas. Pete Rejo afirmaba:
Me encantaba, el enemigo nos disparaba y después se escurría por los agujeros. Yo sabía que nos mandarían allá abajo. A donde hiciese falta, a lo más hondo. Cuando me decían que allí debía haber un Vietcong, me deshacía de placer.

Enlaces: argenpress, BBC, namspeak, asiaproject06.

24 comentarios:

  1. Los increibles túneles subterráneos del Vietcong...

    Durante la Guerra de Vietnam, Cu Chi se convirtió en un infierno para las tropas norteamericanas que se veían atacadas por soldados vietnamitas “fantasmas”, que aparecían y desaparecían como por obra de magia. Los guerrilleros disparaban desde ...

    ResponderEliminar
  2. Interesante y "claustofóbrico"...

    ResponderEliminar
  3. Otra demostración de que mas vale astucia que fuerza

    ResponderEliminar
  4. en anfrix lei que los norteamericanos tenian terror de encontrarse con escolopendras gigantes, muy comunes alla.

    ResponderEliminar
  5. Pues mira, precisamente estoy por Vietnam, en la ciudad de Hoi An y dentro de unos dias me acercare a visitar uno de los tuneles, ya os contare la experiencia...

    Un saludo desde el Vietcom,
    turista casual.

    ResponderEliminar
  6. Sinceramente, muy interesante. Da gusto leer cosas interesantes de cultura para variar un poco :D
    Y que listos son estos vietnamitas eh xD

    ResponderEliminar
  7. Leed el libro Vengador de Frederick Forsyth, el de Chacal. Durante la primera mitad del libro explica intercalada en la historia el pasado del rotagonista y su época en los túneles de Cu Chi.

    ResponderEliminar
  8. Ahora en Cu Chi hay galerías que se muestran a los turistas, e incluso un tramo que se puede visitar por dentro.

    Están un poco ampliadas para facilitar la visita y aun así son muy agobiantes.

    Yo las visité hace un par de años y merece mucho la pena, aunque impresiona.

    Las cocinas, más que largas chimeneas, utilizan un sistema muy curioso. El humo pasa a un cubículo más pequeño, de éste a otro más pequeño todavía y de éste a uno minúsculo que tiene una pequeña salida al nivel del suelo.

    Lo he visto en funcionamiento y lo que en origen es un fuego vivo, en su salida es una leve bruma que parece más fruto del rocío que de una hoguera.

    Y no huele a humo de leña. Tampoco mi olfato es bueno, pero no huele a chimenea. No se si la condensación del humo, la humedad, ..., le quita el olor.

    De todos modos, allí dentro te imaginas como tuvo que ser ese hormiguero en su época de ebullición y entiendes por qué los vietnamitas ganaron la guerra.

    ResponderEliminar
  9. toma papa!!!para que se les quite la arrogancia a los gringos... esto demuestra que una pequeña multitud puede hacer que miles de tropas con superarmamento sean nada.

    me parece que esta experiencia les debería de servir pero creo que no aprendenm, siempre queriendo hacer guerras

    bueno bye...
    atte eltali116

    ResponderEliminar
  10. Clara demostración de que la resistencia y creatividad de los pueblos a la hora de la resistencia ante la opresión no tiene límites, sobre todo si cuentan con líderes que encabezan con valor y astucia ese esfuerzo viva el heróico pueblo vietnamita!

    ResponderEliminar
  11. Sergio Castañeta7 de mayo de 2008, 1:43

    Los túneles de Cu Chi son una demostración de la entereza de un pueblo que durante más de 10000 días peleó por su libertad (primero contra los franceses a quienes derrotó en Dien Bien Phu y luego a los gringos imperialistas que huyeron como ratas al final de la guerra). Viva el ejemplo de Vietnam y muera el imperialismo yanqui.

    ResponderEliminar
  12. Hormiga por unas horas27 de noviembre de 2008, 19:08

    Bueno, acabo de llegar de Cu Chi, y es impresionante. Aconsejo a todo el q venga a Vietnam, q pase por ahi. No viene mal ver como vivian esta pobre gente y como ganaron. Ademas, si q es cierto q te meten en un tramo de tunel, te ensenan las trampas y luego, por un "modico precio" te dejan disparar una arma. Por su puesto q la mia fue una AK-47. Visitarlo, es genial!

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por los nuevos comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. q viva la resistencia armada....larga vida al vietcong larga al vietnam.....larga vida a ho chi minh........gloria eterna a los camardas caidos

    ResponderEliminar
  15. cristian montevideo22 de febrero de 2009, 4:42

    estoy de acuerdo con algunos comentarios sobre cu chi y la resistencia de vietnam del norte ante la invasion norteamericana,sin embargo yo les diria a todos los que estan de acuerdo con los regimenes militares y sus dictaduras que se queden a vivir en cuba rusia o china y luego me cuentan como les fue,por algo muchos vietnamitas abandonaron su pais o intenteron hacerlo cuando cayo saigon,y seguro que los que escriben sobre el imperialismo yanke no les gustan o tienen dolares americanos en cuentas bancarias como muchos 'comunistas que conozco' vamos......

    ResponderEliminar
  16. Demostración de un pueblo resuelto.

    ResponderEliminar
  17. cu chi es el resultado de un pais en guerra desde el inicio de su existencia,primero expulsaron a los chinos luego holandeses y franceses,por ultimo a los yankees,algo que evidentemente sucederia,no se puede someter a un pueblo y menos a un pueblo tradicionalmente guerrero,tal impresion me produjo la tenacidad y orgullo que tiene esta raza que decidi tatuarme el simbolo de su historia,el dragon de la guerra,nunca olvidare ese pais ni a sus gentes...peter fernandez

    ResponderEliminar
  18. Estuve en muchos lugares claustrofobicos, pero nunca la senti. Ayer visite estos tuneles y despues de escuchar las recomendaciones que nos hicieron al respecto, solamente 8 de las 30 personas que estabamos en mi grupo nos atrevimos a entrar en estos tuneles. Solamente 2 eran mujeres. Estuvimos 6 minutos a 8 metros bajo tierra y por primera vez en mi vida senti el panico de la claustrofobia. las mujeres estaban al fianl del grupo. Teniamos que seguir al milimetro al guia porque era muy facil perderse en el laberinto de tuneles. Solamente estuvimos 6 minutos y recorrimos algo asi de 10 metros, pero nos parecio una eternidad. Los tineles son bien estrechos y las mujeres pedian a gritos que las saquen de alli hacia un calor insoportable y solamente habian unas lamparillas que alumbraban con tenue luz el camino, pero la verdad es que por primera vez senti el panco de la claustrofobia.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias por tu interesante aportación, Deyber Viera, debió de ser una experiencia muy intensa.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  20. [...] se construyeron? Según el sitio ovejaselectricas.es, los norcoreanos fueron cavando con palas orificios de no más de dos metros de profundidad. Para [...]

    ResponderEliminar
  21. Cristian Montevideo, qué tendrá que ver una cosa con otra, digo yo?

    ResponderEliminar