martes, 30 de octubre de 2007

Muerte en las catacumbas


Philibert Aspairt, portero del convento de Val de Grâce, decidió el 3 de noviembre de 1793 hacerse con algunas botellas del licor de los cartujos (el Chartreuse), aprovechando el caos que reinaba en París durante la Revolución francesa.

Los cartujos habían abandonado el convento para ponerse a salvo y Philibert pensó que no iba a encontrar una oportunidad mejor para acceder a la bodega que aquéllos tenían bajo la Iglesia. El acceso a los subterráneos era fácil: existía una escalera de bajada, construida en el siglo XVII, en el interior de Val de Grâce. Philbert descendió las escaleras con una candela encendida para alumbrarse.

La pequeña bodega se encontraba, según sus cálculos, a una centena de metros. Sin embargo, no era tan sencillo como él creyó. El tortuoso laberinto subterráneo de Val-de-Grâce hizo que se perdiera una y otra vez. Quiso volver atrás, cuando se dio cuenta de su terrible error, pero era demasiado tarde. Su candela terminó apagándose y se encontró sólo, perdido en la oscuridad, sin que nadie pudiera socorrerlo.




Unos obreros de una brigada topográfica de LA IGC (L'Inspection Generale des Carrieres) encargados de rehacer el plano subterráneo de la calle d'Enfer, la actual calle Henri Barbusse, descubrieron su cuerpo 11 años después, el 30 de abril de 1804. Su esqueleto se encontraba muy deteriorado, roído por las ratas, pero pudieron identificarlo gracias al manojo de llaves de Val de Grâce que encontraron entre sus restos mortales. Su cuerpo fue inhumado en el mismo lugar y se erigió un monumento a su memoria. En la lápida se inscribió el siguiente epitafio:
A la memoria de Philibert Aspairt perdido en esta galería el 3 de noviembre de 1793, encontrado 11 años después e inhumado en el mismo lugar el 30 de abril de 1804.


El destino quiso que muriera tan sólo a unos metros de la bodega de los Cartujos.

Aunque en algunas fuentes se habla de que su historia no es más que una leyenda urbana, otras sostienen que, sin ningún género de duda, Philibert Aspairt existió y su tumba es auténtica. Realmente, no existen elementos tangibles que permitan asegurar rotundamente ninguna de las dos tesis. Los hechos históricos que convulsionaron Francia en aquellos momentos hicieron que la desaparición del portero pasara desapercibida.

Lo que sí es cierto es que Philibert Aspairt se ha convertido en la víctima más célebre de las galerías subterráneas de París y su historia ha quedado registrada en numerosas fuentes.

Enlaces: catacombes, lycos, wikipedia, thetunnel.

11 comentarios:

  1. Jejeje pobre hombre, morir allí a oscuras sin encontrar la salida y todo por querer mamarse gratis...

    saludos

    ResponderEliminar
  2. que tetrico. horrible morir en la oscuridad, solo y de hambre.

    ResponderEliminar
  3. Pues mira hombre. Supongo que una ciudad tan vieja como Paris supongo que tendrá cientos de kilometros subterraneos... que de historias podrían contar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. París está sobre un lecho de roca caliza, en el subsuelo se han explotado canteras de esa roca desde tiempos de los romanos, o antes, formando varios miles de túneles, que luego fueron usados en parte como catacumbas. de esas canteras se extrajo la piedra para muchos de los monumentos de la ciudad, como la catedral por ejemplo. el subsuelo del centro de París está tan surcado de túneles que hace poco viable la construcción de edificios en altura, pues sería difícil sostener el peso... este factor, además de la conservación patrimonial, es la razón de la inexistencia de edificios altos en el centro de París.

      Eliminar
  4. Muerte en las catacumbas...

    "Philibert Aspairt, portero del convento de Val de Grâce, decidió el 3 de noviembre de 1793 hacerse con algunas botellas del licor de los cartujos (el Chartreuse), aprovechando el caos que reinaba en París durante la Revolución francesa."...

    ResponderEliminar
  5. josé miguel moya rangel31 de octubre de 2007, 14:30

    Este blog es genial, no me pierdo un artículo.

    Seguid así


    PD: Sería mucho más comodo leerlo por correo que tenerlo en los marcadores RSS :P Es una sugerencia

    ResponderEliminar
  6. Vaya, espero que, dadas las circunstancias y el resultado, le ocurriera de vuelta de la bodega, de manera que, ya perdido y a oscuras, pudiera al menos descorcharse una botella de ese oro rojo tan preciado por muchos.

    ResponderEliminar
  7. josé miguel, muchas gracias. Llevas razón, a ver si arreglamos lo del correo :)

    Jaavi :D

    Gracias a todos por los comentarios

    ResponderEliminar
  8. jajajajaja que mala suerte morir a tan solo unos pasos de la bodega que causo su muerte pero pobre hombre

    ResponderEliminar
  9. Yo me perdi 4 horas en el sistema de alcantarillas de la costanera, y aunque no estaba totalmente a oscuras fue bravo, termine saliento por una rejilla rota a 800 mts de donde entre y fue mi ultima vez ,tiempo despues un chico fue sorprendido en ese mismo sistema por una tormenta y no pudo salir. Me inquieta y atrae el relato del probre portero, me encantaria visitar esas catacumbas.

    ResponderEliminar
  10. hay nuevas:

    http://www.datacombes.com/index.php/cataphilie/philibert-aspairt.html

    &

    http://www.datacombes.com/index.php/presse/2010-2/revelation-sur-l-inconnu-des-catacombes-de-paris.html

    ResponderEliminar