viernes, 26 de octubre de 2007

William Shakespeare: ruego y advertencia en su sepulcro



Buen amigo, por Jesús, abstente
de cavar el polvo aquí encerrado.
Bendito sea el hombre que respete estas piedras
y maldito el que remueva mis huesos.

Estos cuatro versos aparecen grabados en el sepulcro de Shakespeare, en una lápida completamente lisa que se encuentra en el presbiterio de la Holy Trinity Church de Stratford-upon-Avon. Shakespeare murió el 23 de abril de 1616 del calendario juliano (3 de mayo de 1616 del calendario gregoriano) y fue enterrado dos días después en esta Iglesia, en la que fue bautizado 52 años antes.




Holy Trinity Church

El epitafio como género literario se caracteriza sobre todo por su brevedad. Es un difícil género porque se trata de resumir la vida del fallecido o resaltar algunas de sus cualidades en pocas palabras. Sin embargo, uno de los más brillantes dramaturgos y poetas de todos los tiempos, redactó una sencilla inscripción en la que nada se decía de su abundante y magnífica obra. El epitafio se limitaba a expresar un ruego y una advertencia, aproximándose a la literatura funeraria egipcia.

Con esta extraña inscripción el poeta trataba de proteger sus restos mortales en una época en la que no era inusual sacar los huesos de sus fosas y quemarlos para utilizar el lugar para un nuevo entierro.

Shakespeare recogió esta costumbre en su obra Hamlet. En la escena del cementerio, Hamlet se escandaliza de cómo un sepulturero, cavando la fosa para Ofelia, canta y trata de cualquier modo las calaveras que van saliendo. La de Yorick, antiguo bufón de la corte muy querido por Hamlet, será una de las extraídas de la tierra.


Al parecer, el respeto a los deseos de Shakespeare ha impedido que sus restos mortales se trasladasen a la abadía de Westminster, en la que se encuentran tumbas de ingleses relevantes como Charles Darwin, Isaac Newton o Charles Dickens, y ha convertido la iglesia de Stratford en el destino de innumerables admiradores del poeta.

Enlaces: Wikipedia, findagrave, enotes, noticias.eluniversal.

10 comentarios:

  1. William Shakespeare: ruego y advertencia en su sepulcro...

    "Buen amigo, por Jesús, abstente de cavar el polvo aquí encerrado. Bendito sea el hombre que respete estas piedras y maldito el que remueva mis huesos."...

    ResponderEliminar
  2. Mi humilde blog ha tenido a bien concederos un thinking blogger award. Si queréis recogerlo, podéis pasaros por ahí, aunque entendería que tuvierais mejores cosas que hacer. Un saludo y felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  3. interesante, existiran otras tumbas con inscripciones similares o advertencias asi ?
    jiji, casi como la maldicion de Nostradamus.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por este genial blog. Desde que lo descubrí soy un habitual en él.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Piluky por el premio, que aceptamos encantados ¡vamos para tu blog a recogerlo! :D

    Noa, existen muchas tumbas con inscripciones de advertencia o con otro tipo de epitafios no menos curiosos. Quizás les dediquemos algún artículo.

    Eres muy amable, Demofil, muchas gracias y bienvenido a nuestro blog :)

    ResponderEliminar
  6. Qué pasada de blog! demuestra que la historia, el arte, la cultura, pueden ser amenos, divertidos y conservar todo el rigor. Te felicito por tu trabajo y por el premio que te acaba de conceder Piluki, y te animo a que sigas haciéndolo igual de bien. Yo, por lo pronto, añado tu URL en mi blog, ya!

    ResponderEliminar
  7. Te agradezco mucho la opinión que tienes del blog y que nos incluyas en tus enlaces ¡Bienvenida, Turandot! :)

    Por cierto, voy a pasarme por tu blog a echarle un vistazo :)

    ResponderEliminar
  8. en ese lugar no hay nada, nada que tenga relacion con esas obras.

    ResponderEliminar
  9. el epitafio de la tumba del gran poeta chileno Vicente Huidobro (autor del gran poema "Altazor", entre otros) apunta más bien a lo contrario, con un sentido poético bastante curioso... dice así:
    «Aquí yace el poeta Vicente Huidobro / Abrid la tumba / Al fondo de esta tumba se ve el mar»

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué curioso y poético epitafio el de Huidobro! Muchas gracias por tu aportación, Anónimo. Saludos!

      Eliminar