miércoles, 19 de marzo de 2008

"He pedido hielo, pero esto es ridículo"


"He pedido hielo, pero esto es ridículo", bromeó John Jacob Astor IV cuando el iceberg impactó contra el casco del Titanic. Poco podía imaginar el heredero de la fortuna de los Astor que su vida de lujo y placeres estaba a punto de concluir bajo las heladas aguas del Atlántico.



El coronel John Jacob Astor IV nació en Nueva York, el 13 de julio de 1864. Era descendiente de John Jacob Astor, un alemán, comerciante de pieles, que se convirtió en uno de los primeros millonarios de los Estados Unidos. John Jacob Astor IV pasó por los mejores colegios y, más tarde, estudió en Harvard. Su esmerada educación no sólo le facilitó el manejo de la fortuna familiar (37.000 millones de dólares, según el Forbes) sino que también lo convirtió en escritor de una novela de ciencia-ficción (Un viaje en otros mundos) y en inventor de diversos dispositivos mecánicos como un freno para las bicicletas, un motor de turbina o un neumático más resistente.

También construyó en Nueva York el Astoria, un hotel adyacente al Waldorf, que había levantado su primo William Waldorf Astor. En el nuevo complejo, llamado Waldorf-Astoria, los dos hoteles quedaban unidos a través de un corredor conocido como el Callejón del Pavo Real, por las personalidades que desfilaban por él.

El Waldorf-Astoria en 1900


Una fiesta en el Waldorf-Astoria en 1908


John Jacob Astor IV en su automóvil

En 1891 Astor se casó con Ava Willing. Tuvieron dos hijos, William Vincent y Ava Alice, aunque la alta sociedad neoyorquina sospechaba que la hija era fruto de una infidelidad de su esposa. Después de 19 años de matrimonio, Astor se divorció de su mujer y, dos años más tarde, contrajo matrimonio con una joven de sólo 18 años llamada Madeleine Force, un año más joven que su hijo Vincent (Astor ya había cumplido los 46).


John Jacob y su hijo Vincent

La opinión pública neoyorquina estaba dividida acerca de la respetabilidad de las acciones de Astor, comprendían el divorcio de su primera esposa pero no aceptaban la juventud de la segunda. Los recién casados decidieron alejarse de todo y pasar una larguísima luna de miel en el extranjero. Esperaban que, a su regreso, los rumores hubiesen desaparecido.


Los Astor viajaron a Egipto y a París y, en la primavera de 1912, decidieron volver a Estados Unidos para que Madeleine, embarazada de cinco meses, tuvieran el niño en su país. En Cherbourg embarcaron en el Titanic como pasajeros de primera clase. Los acompañaban Victor Robbins, sirviente de Astor; Rosalie Bidois, la doncella de Madeleine; Caroline Louise Endres, la enfermera privada de la señora Astor y la mascota, una perra airedale llamada Kitty.


El matrimonio Astor con su perra Kitty

Los Astor ocuparon una suite de lujo cuyo coste ascendía a 4.350 dólares, equivalentes a unos 50.000 dólares en la actualidad. La suite tenía dos dormitorios, un salón, un cuarto de baño y un aseo.


Tras el impacto con el iceberg, Astor salió de su suite para investigar y rápidamente regresó e informó a su esposa de que el barco había golpeado hielo. La tranquilizó asegurándole que los daños no parecían graves.

Más tarde, cuando los pasajeros de primera clase habían comenzado a congregarse en la cubierta, los Astor se trasladaron al gimnasio. Durante mucho tiempo Astor estuvo convencido de que era más seguro permanecer en el sólido barco que ocupar los pequeños botes salvavidas. Pero, finalmente, cambió de parecer y pidió a su mujer que ocupase el desplegable 4. Astor ayudó a Madeleine a subir y preguntó al oficial Charles Lightoller si podía unirse a ella teniendo en cuenta la "delicada situación" en la que se encontraba su esposa, aludiendo a su embarazo. Lightoller no se lo permitió y le dijo que los hombres no podrían utilizar ningún bote mientras la mujeres y los niños no hubiese sido evacuados. Al parecer, Astor encajó estas palabras con tranquilidad, encendió un cigarrillo, le dio los guantes a su esposa y se despidió de ella diciéndole: "Adiós, querida. Te veo más tarde".

El cuerpo de Astor se recuperó el lunes 22 de abril. Estaba cubierto de hollín y sangre. Los expertos creen que fue alcanzado por una de las chimeneas del Titanic. Llevaba un traje azul, un pañuelo del mismo color, un cinturón con hebilla de oro y unas botas marrones con suelas de goma de color rojo. Los efectos personales que se encontraron en su cuerpo fueron un reloj de oro (que su hijo Vicent llevó el resto de su vida), unos gemelos de oro con diamantes, un anillo de diamantes con tres piedras, 225 libras, 2.440 dólares, 5 francos, una lápiz de oro y un libro de bolsillo.

Astor fue enterrado en el cementerio de Trinity Church en Nueva York.

Madeleine fue rescatada, junto a los demás sobrevivientes, por el Carpathia. Ella se negó el resto de su vida a hablar de la catástrofe, aunque sí recordó en alguna ocasión la angustia que sintió al alejarse del barco y ver cómo allí se quedaban su marido y su perra Kitty, que frenéticamente se movía de un lado para otro en la cubierta.

Enlaces: encyclopedia-titanica, wikipedia 1, 2 y 3, legag, newyorksocialdiary.

Artículos relacionados: Los huérfanos del Titanic, El anillo de Gerda Lindell, pasajera del Titanic.

14 comentarios:

  1. “He pedido hielo, pero esto es ridículo”...

    [c&p] “He pedido hielo, pero esto es ridículo”, bromeó John Jacob Astor IV cuando el iceberg impactó contra el casco del Titanic. Poco podía imaginar el heredero de la fortuna de los Astor que su vida de lujo y placeres estaba a punto de co...

    ResponderEliminar
  2. Muy buena historia,

    Quería comentaros que yo uso para seguiros un lector de feeds en este caso google reader. En el lector aparece solo la introducción, me parece normal, ahora bien, la cuestión es que en vez de aparecer un link para invitar a los lectores a continuar leyendo el resto del articulo, solo aparece un link que pone "compártelo", lo cual me ha llevado varias veces a pensar que los artículos eran muy cortos o que no había continuación. No se si les pasará a los demás usuarios pero en mi caso la realidad es esta. Echarle un vistazo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Felicidades una vez mas por un artículo tan interesante, como todos los que publicais. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Es la primera vez que entro y me ha sorprendido un monton vuestro blog, todos los árticulos que llevo leidos hasta ahora son geniales. Seguid así.

    ResponderEliminar
  5. Phill a mi n me sucede, cuando aprietoa seguir leyendo se me despliega la historia. Prueba sino en el lado derecho a ver si dando en alguna de las entradas recientes te ocurre tambien

    Buen relato aunq a mii parecer el Titanic está muy desgastado, había muchas historias y la peli las eclipsó todas. Saludos, seguid así. Nosotr@s os seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  6. Fantástica, voy a por el siguiente artículo, ñam ñam ñam :)

    ResponderEliminar
  7. Recordaba esta pareja de la oscarizada película Titanic. Me ha gustado muchísimo este artículo, parece mentira lo inconscientes que fueron los más adinerados durante el naufragio de la magnitud del asunto, todos creían que sería una minucia y mira cómo acabaron muchos... la última frase, que hace referencia a la perrita kitty, es conmovedora, me ha puesto la piel de gallina.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo lei todo normal, pero cuando llegue a la parte de la perrita kitty se me vino a la mente la imagen de la perrita horrorizada por el ruido y sin saber que hacer o a donde ir :(


      Por cierto excelente blog, la verdad poco lo encontré y me ha enganchado por completo. Saludos desde Acapulco, México.

      Eliminar
  8. #1 Phill, a mi también me ha pasado esta vez.

    Wordpress tiene una opción para mostrar los artículos en RSS enteros o bien una pequeña parte no recuerdo muy bien donde.

    Supongo que en todo caso siempre se puede poner lo de "Leer más--->"

    Enhorabuena por el artículo. Buenísimo, como siempre.

    ResponderEliminar
  9. #4 Aresha Con GoogleReader no aparece nada que diga "seguir leyendo".
    Quizás sea un problema solo con algunos lectores de feeds y no con todos.

    ResponderEliminar
  10. He llegado a esta página, buscando información sobre el hundimiento del Titanic, y me he encontrado con que John Jacob Astor lleva mi mismo apellido!
    Tal vez sea descendiente.. Quiero averiguarlo.. Alguien podría ayudarme?

    Muchas gracias!

    Saludos!

    Emilia Astor desde Lavalleja, Uruguay.

    ResponderEliminar
  11. les falto un detalle muy importante, el hecho que el sr astor dio su lugar a un niño de 12 años, dato publicado por el mismo chico ya grande

    ResponderEliminar
  12. APOYO A FERNANDO... ESE ERA UN IMPORTANTISIMO DETALLE Y POR SUPUESTO UN MUY NOBLE ACTO DEL SEÑOR ASTOR QUIEN AYUDO AL PEQUEÑO...

    ResponderEliminar
  13. Que lindas pero tragicas historias, Me conmovieron

    ResponderEliminar