martes, 1 de abril de 2008

El dramático ascenso de la "Pared Asesina" del Eiger




Ya no puedo más

Estas son las últimas palabras que pronunció el alpinista Toni Kurz antes de morir. La expedición de la que formaba parte protagonizó uno de los sucesos más trágicos de la historia del alpinismo: durante el ascenso de la pared norte del Eiger -la llamada Pared Asesina-, los compañeros de Kurz fueron muriendo uno a uno y él se quedó solo, colgando del extremo de una cuerda, luchando por mantenerse con vida en las más terribles circunstancias mientras el equipo de rescate no podía hacer nada para salvarlo. Su tenacidad y su sufrimiento heroico lo convirtieron en un escalador legendario.




En 1936, cuatro montañeros intentaron la difícil ascensión de la cara norte del Eiger (3970 m. de altura), en los Alpes suizos.
Dos alpinistas, Edi Rainer y Willi Angerer, eran austriacos y los otros dos, Anderl Hinterstoisser y Toni Kurz, alemanes. Kurz era especialmente alegre y afectuoso y se había ganado el cariño de todos sus compañeros. Todos eran jóvenes: el de más edad, Angerer, tenía veintisiete años; Kurz y Hinterstoisser, sólo veintitrés.

El sábado 18 de julio de 1936 las dos cordadas, Angerer-Rainer y Hinterstoisser-Kurz, que habían iniciado el ascenso por separado, decidieron unirse.

Desde abajo, los cuatro hombres eran observados con prismáticos por algunos espectadores (curiosos, reporteros, guías de montaña y alpinistas) que manifestaron su admiración por la rapidez y la seguridad que mostraban en el ascenso.

Sin embargo, la segunda cordada -la de Rainer y Angerer- comenzó a tener dificultades y a avanzar con lentitud. Podía apreciarse cómo uno de ellos se apoyaba en el otro. Al parecer, Angerer había sido golpeado por una roca y Rainer intentaba ayudarlo. Cuando la primera cordada -Hinterstoisser y Kurz- descubrieron las dificultades de sus compañeros les tiraron una cuerda. Finalmente, consiguieron subir a Angerer y pasaron la noche todos juntos en el lugar donde se encontraban.

A las 7 de la mañana del día siguiente, 19 de julio, iniciaron de nuevo el ascenso. Las dos cordadas se habían unido. Los espectadores que los seguían observando desde abajo descubrieron que avanzaban con más dificultad que el día anterior. Podían estar agotados o ir más lentos a causa del compañero herido.

El lunes 20 de julio, a las 7 de la mañana, se apreció movimiento en el campamento de altura, un lugar diminuto en el que los cuatro montañeros cabían con dificultad. Sólo Kurz y Hinterstoisser iniciaron el ascenso. Al parecer, Angerer no se encontraba en condiciones de proseguir. De repente, Kurz y Hinterstoisser se pararon y retrocedieron hasta el lugar en el que estaban los austriacos. Finalmente, todos decidieron abandonar la escalada. Sin duda, consideraron que la vida humana era más importante que conseguir llegar a la cima.

El martes 21 los espectadores vieron que el grupo, que descendía a buen ritmo, sólo se componía de tres personas ¿se habría caído uno de ellos?

Para empeorar todavía más la situación, se levantó una tormenta. Se oyó un fuerte ruido de piedras cayendo y de aludes de nieve polvo. El tiempo fue cambiando con rapidez. La lluvia, que fue rociando las rocas, se convirtió en hielo y era imposible utilizar el camino de retorno. Los especialistas empezaron a presentir que iba a suceder una tragedia.

Tras la tormenta, unos gritos desesperados pidieron ayuda:
¡Socorro! ¡Socorro! Mis compañeros están todos muertos y sólo yo sigo aún con vida! ¡Socorro!

El guardavía, Albert von Allmen, oyó al único sobreviviente de la expedición, Kurz, y lo tranquilizó diciéndole que en seguida buscaba ayuda. Los guías de montaña Hans Schlunegger, Christian y Adolf Rubi de Wengen se pusieron en marcha con rapidez, incluso desobediciendo las órdenes recibidas.

Cuando localizaron a Kurz, le aseguraron que lo iban a salvar y le pidieron que mantuviese la calma. Toni quería que subieran más, hasta donde se encontraba, pero le respondieron que era imposible a causa del hielo. El día llegó a su fin. Los guías le preguntaron si podía aguantar hasta la mañana siguiente.

-"¡No, no, no!"- gritó desesperadamente el alpinista a través de la niebla y la tormenta.

Los guías sabían que tenían que abandonarlo porque de noche era imposible su rescate pero se sentían angustiados e impotentes. Le aseguraron que regresarían al día siguiente, a primera hora, e iniciaron el descenso oyendo a sus espaldas los gritos de angustia de Kurt.

Toni Kurt se encontraba ya al límite de sus posibilidades pero estaba decidido a luchar por su vida y resistió colgado de un anillo de cuerda, azotado por la tormenta, aguantando el estrépito de las piedras que caían y las bajísimas temperaturas. Perdió el guante de su mano izquierda y sus dedos se congelaron, quedando su mano inerte, incapaz de realizar movimiento alguno.

A la mañana siguiente, los guías le indicaron que la única manera de rescatarlo era que consiguiera más cuerda para descender. Tenía que hacer caer el cuerpo sin vida de Angerer y coger su cuerda, destrenzarla, anudar unas partes a otras, y echársela a ellos.

Kurz respondió:

- "Lo voy a intentar".

Resultaba increíble que Kurz pudiera realizar tantos esfuerzos con la mano izquierda congelada, pero logró cortar ocho metros de cuerda. Después la destrenzó con una sola mano y con los dientes. Finalmente, consiguió lanzar el cordel a los guías, que anudaron a él una cuerda, clavos, mosquetones y un martillo. Kurz, al límite de sus fuerzas, consiguió izar esos objetos. La cuerda resultó ser demasiado corta y los guías anudaron otra a ella. Toni al fin pudo iniciar el descenso, sentado en un anillo de cuerda que estaba enganchado a su cuerda con un mosquetón. Bajó hasta treinta y cinco metros, pero, de repente, el nudo que unía las cuerdas chocó con el mosquetón del asiento de descenso.

Los guías le pidieron que intentase hacer pasar el nudo, lo animaron con desesperación, pidiéndole que hiciese un esfuerzo más que le permitiera superar el último obstáculo para seguir con vida. Kurz movió los labios con enorme esfuerzo y dijo:

- "Ya no puedo más".


En la imagen superior, un alpinista representa la muerte de Kurz

Su cuerpo se volcó hacia adelante y se quedó suspendido, colgando de la cuerda, a pocos metros de un equipo de rescate que no pudo hacer nada más por salvarle.


La prensa suiza (imagen superior) se ocupó de la trágica noticia destacando, esencialmente, el comportamiento heroico de los guías locales.

Dos años más tarde, una nueva expedición logró con éxito la ascensión por la cara norte. En tres días, dos cordadas aunadas: Anderl Heckmair-Ludwig Vörg y Fritz Kasparek-Heinrich Harrer llegaron a la cima.


Heinrich Harrer durante la ascensión al Eiger en 1938


Los cuatro alpinistas de la expedición de 1938

Heinrich Harrer recogió en su libro La araña blanca la historia de aquella escalada pero, además, relató los dramáticos intentos anteriores de escalar la terrible pared, resaltando el dramático descenso del valeroso alpinista Toni Kurz.

Enlaces: wikipedia 1, 2, adventurecamera, broadcastnow, desnivel.

Artículos relacionados: El enigma de George Mallory, La trágica expedición de Franklin: muerte y canibalismo en el Ártico, La conquista del Polo Sur: el triunfo de Amundsen y el trágico fracaso de Scott

32 comentarios:

  1. El dramático ascenso de la “Pared Asesina” del Eiger...

    "Ya no puedo más" Estas son las últimas palabras que pronunció el alpinista Toni Kurz antes de morir. La expedición de la que formaba parte protagonizó uno de los sucesos más trágicos de la historia del alpinismo: durante el ascenso de...

    ResponderEliminar
  2. Como de costumbre, muy buen relato y muy bien documentado. No he podido resistir la tentación de menearlo ;)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Xavi y, por cierto, magnífico artículo el de La Juana de Arco del siglo XX. Acabo de leerlo y me ha impresionado mucho. No me extraña que ya sea portada :)

    ResponderEliminar
  4. Muy buen artículo, solamente una precisión:

    ¿se abría caído uno de ellos?=> ¿se habría caído uno de ellos?

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, cyberkender, el verbo haber sin "h", una fea y desagradable errata, la verdad ¡Con lo que me disgustan a mí esos errores! :) La corrijo de inmediato. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. pues mira que el alpinismo a mi no me gusta nada, pero estas historias me parecen interesantísimas, no por el morbo de la muerte de alguien, sino por la historia en si

    ResponderEliminar
  7. En la novela de misterio "La sanción del Eiger" de Trevanian (llevada al cine por Clint Eastwood) se hace un repaso extenso a las diversas ascensiones al Eiger, incluyendo una en la que los alpinistas permanecieron muertos y colgando de sus cuerdas durante todo un invierno, ya que hasta el deshielo de primavera no se pudieron rescatar lo cadáveres.

    Info de la novela aquí:
    http://www.negraycriminal.com/index.php?view=ficha&idl=4081

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por los nuevos comentarios.

    Debe ser muy interesante esa novela. Gracias por esta interesante aportación, Trevanian.

    ResponderEliminar
  9. Heinrich Harrer se hizo muy conocido por su libro : Siete Años en el Tibet. Aunque al final de su vida se descubrió su pasado nazi .Es curiosa la fotografía junto a Hiltler después de la conquista de la cara norte del Eiger.



    Con fecha 4 de abril publique en Meridianos el articulo : El maestro nazi del Dalai Lama

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Heinrich Harrer no fue nazi, cuando bajaron los 4 montañistas que conquistaron la Pared Norte del Eiger, en vista de la gran hazaña. fueron felicitados personalmente por el dirigente de Alemania que en ese momento era Hitler pero no por ser nazis. Harrer despues estuvo en un campo de concentracion al bajar de un intento al Nanga Parbat y huyo al Tibet donde permanecio con el Dalai Lama hasta la invasion del Tibet por el imperio expansionsita chino que tuvo lugar mucho despues del fin de la 2a guerra mundial y desde luego despues del final del nazismo de Hitler

      Eliminar
  10. Hola, precioso relato y espectacular hazaña de estos cuatro hombres.

    Sólo comentar que Joe Simpson relató en el documental "la llamada del silencio" esta trágica aventura de cuatro hombres que quisieron pasar a la historia por ser los primeros en subir el Eiger por la cara norte pero que resulta que pasaron a la historia por su dramático fin.

    Hacer un comentario respecto al camino que siguieron. Pasaron por un pared helada siendo el primero Hinterstoisser que era el mejor escalador de los cuatro. El problema fue que la cuerda que utilizaron no la dejaron y la recogieron. Lo que no sabían era que ya no podrían volver a pasar por ahí. Este paso se llama Ruta de Hintertoiserr y aún hoy se puede ver el mosquetón que clavó el alemán en la pared.

    ResponderEliminar
  11. Vi un documental anoche de esta tragedia, quede impactado...todo el esfuerzo de uno de los alpinistas (Toni Kurz) y al final por un maldito nudo y a pocos metros de los rescatista...me dolió el corazón cuando dijo " Ya no puedo más",
    yo soy Chileno y he subido un par de montañas con un nivel básico, más trekking que otra cosa he llegado a los 5.400 mts y soy feliz...pero llevar mi hobbie de subir al extremo de arriesgar de esa manera la vida, ni loco...menos despues de leer y ver este suceso.

    Saludos

    P.D: Igual la montaña te llama, una vez subiste siempre quieres volver.

    ResponderEliminar
  12. Hace un par de horas vi el documental de Joe Simpson, llevo 3 anios haciendo andinismo, en unas de semanas saldre de nuevo para la montania a intentar 3 cumbres por arriba de los 6000mts. Seria inutil tratar de describirles lo que senti al ve el documental, y mas al leer sobre lo que paso con esos 4 chicos en el Eiger. Espero poder tener la misma fuerza que ellos si me encuentro en una situacion similar, pero para alguien que ama la montania, como de seguro ellos lo hacian, cuando estas en ella sabes que la muerte es una posibilidad constante y ahora ellos estan donde su espiritu los llevo, como asi espero poder hacerlo

    ResponderEliminar
  13. Hola quisiera saber que libro es el que relata el ascenso de los 4 alpinistas (uno de ellos Kurt) en 1936. Quisiera leer el libro, porque quede impactada con el documental de Joe Simpson.
    Si hay muchos libros que hablen de lo mismo, les pido que me digan el que relata mas detalladamente el suceso.

    Desde ya muchas gracias.

    Saludos, Marina.


    PD: Tambien quiero recomendarles un libro que no tienen nada que ver con alpinistas, pero tiene que ver con la supervivencia del hobre en medio de la montaña (la cordillera de los Andes). El libro es "Viven!", cuanta la tragica historia de los chicos uruguayos que cayeron en la cordillera de los andes en 1972. Es unos de los mejores libros que lei en mi vida, ya lo lei 5 veces y no dejo de emocionarme cada vez que lo vuelvo a leer.

    ResponderEliminar
  14. acabo de ver el documental y kede demaciado impactada, no tengo idea sobre alpinismo pero la manera en k muere toni es demaciado triste.lo que si me gustaria leer el libro por todos los detalles.

    ResponderEliminar
  15. hola chicos
    hace un par de semanas vi el documental,que tragica la muerte de toni, no cabe en mi cabeza la idea de morir cuando faltaba tan poco,realmente lo dio todo y simplemente no pudo mas .

    ResponderEliminar
  16. [...] También existen profundidades por ser exploradas. La cueva Take Voronya en Abjasia, Georgia, es, con 2170 metros, la más profunda del mundo. En enero de 2007, una expedición descubrió la entrada a un nuevo pasaje que agrega 30 metros… que se encuentran bajo el agua. . Enlaces recomendados: — Los muertos del Everest — El dramático ascenso de la “Pared Asesina” del Eiger [...]

    ResponderEliminar
  17. [...] También existen profundidades por ser exploradas. La cueva Take Voronya en Abjasia, Georgia, es, con 2170 metros, la más profunda del mundo. En enero de 2007, una expedición descubrió la entrada a un nuevo pasaje que agrega 30 metros… que se encuentran bajo el agua. . Enlaces recomendados: — Los muertos del Everest — El dramático ascenso de la “Pared Asesina” del Eiger [...]

    ResponderEliminar
  18. El libro que mejor relata la tragedia es "La Araña Blanca" , es el libro que leuyo Joe Simpson en su juventud y del que quedo impresionado y posteriormente ya adulto rodo el reportaje "la llamada del silencio" rememorasndo la tragedia.

    ResponderEliminar
  19. Anteayer echaron en la tele un documental sobre estos cuatro hombres en la televisión,sinceramente,me impresionó.

    ResponderEliminar
  20. Perdon! Llego tarde. Felicidades por el Blog , desde ya en favoritos.

    Referente al tema (Viene un poquito al caso) hay una pelicula de Clint Eastwood que en España se mtituló " Licencia para matar" y que su verdadera traducción es "La venganza del Eiger" en la que sale con bastante claridad el lugar del suceso , la via que transcurre por el interior de la montaña , etc,etc...como simple curiosidad.

    ResponderEliminar
  21. Hola a todos: acabo de ver el documental de Joe Simpson sobre la trágica muerte de los 4 alpinistas. Es impresionante...que valentía, que fuerza. Cuanto luchó Toni Kurz!!... y finalmente un nudo que tanto lo ayudo ahoro lo condicionó...Son historias que deben perdurar en el tiempo.

    ResponderEliminar
  22. [...] — Los muertos del Everest — El dramático ascenso de la “Pared Asesina” del Eiger [...]

    ResponderEliminar
  23. No entiendo, como es que murieron sus otros amigos y el quedo solo, alguien que me explique, gracias XD

    ResponderEliminar
  24. La travesía hinstertoisser desde entonces. En la cara norte del Eiger murío Navarrete, de la mítica cordada española Ravadá-Navarro y el problema de esa pared es la caída de piedras cuando entra el Foenh y descogela la pared. En cualquier caso el mito fué vencido hace tiempo yá, desde que Caterinne Destivelle subiéra la pared en 6 horas en solitario.

    ResponderEliminar
  25. Acabo de ver el film Nordwand, de Stölzl. Entiendo y me llega al alma la pasión por el montañismo (alpinismo, andinismo).

    ResponderEliminar
  26. Buenas a todos,
    uno de los grandes problemas del Eiger son los cambios rápidos de meteorología, unidos a la característica de la roca y hielo (terreno mixto). En la época de Kurz los crampones no eran lo suficientemente rígidos como para utilizar las puntas delanteras (bueno, las botas a las que estaban atados) como método de escalada, si no que se hacía necesario tallar escalones en el hielo con el piolet. Esto conllevaba mucho esfuerzo y aumentaba el tiempo de permanencia en la pared, convirtiendo ciertas montañas en auténticos cementerios.
    Hoy día esta, como tantas otras paredes míticas, han pasado a estar al alcance de los profesionales debido a las mejoras de la técnica y los materiales, dejando de diezmar generaciones de alpinistas.

    De Joe Simpson no he visto este documental, pero recomiendo encarecidamente "Tocando el vacío".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  27. Quisiera saber si hay algún libro que explique las ascensiones al Eiger

    ResponderEliminar
  28. Comento tras años de estar publicada la entrada...Una película que habla sobre esta tragedia es "North Face". Yo la he visto en alemán subtitulada al castellano, pero la hay doblada al castellano directamente.Estremecedora.

    ResponderEliminar
  29. Silvia, muchas gracias por tu interesante aportación.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  30. Es un deporte muy ariesgado,y la muerte de de estos cuatro jovenes lo hacen aun mas extremo, en esa epoca la dificil tarea de los q intentaron salvarlo y no lo consiguieron debe ser muy dificil vivir con eso por el resto de su existencia.

    ResponderEliminar
  31. Hola

    si que es estremecedora la historia de Kurz y sus compañeros...
    Aunque los nuevos medios, han hecho la cara norte accesible, aún día sigue siendo muy peligrosa, por sus súbitos cambios de tiempo y sus especiales condiciones. Sin ir más lejos, el año pasado volvió a morir un español allí.

    saludos

    ResponderEliminar