domingo, 20 de abril de 2008

Leo Mustonen: sesenta años en el hielo del glaciar Mendel



Leo Mustonen, un aviador norteamericano de la Segunda Guerra Mundial, desapareció después de un accidente de aviación ocurrido en 1942 en el glaciar Mendel, en la cordillera de Sierra Nevada, California. Sus restos congelados permanecieron 63 años sepultados en el glaciar hasta que unos montañistas los descubrieron en octubre de 2005.

Mustonen se unió al ejército para convertirse en aviador. Sus padres, inmigrantes finlandeses, se encontraban muy orgullosos de su hijo, según comentaron amigos de la familia. Pero su sueño no pudo hacerse realidad.

El 18 de noviembre de 1942, Mustonen salió de un aeródromo en Sacramento, en un Beech 18 AT-7 Navigator # 41-21079 con dos cadetes más (Ernest Munn y John Mortensen) y el piloto Teniente William Gamber, que dirigía el vuelo. Iban a realizar un vuelo de entrenamiento de rutina, pero la aeronave se estrelló en las montañas y los aviadores desaparecieron sin dejar rastro.




Algunos restos del avión fueron encontrados en 1947, pero fue imposible localizar los cuerpos de los cuatro jóvenes.



El glaciar Mendel se encuentra muy próximo al Darwin

Cuando aparecieron los restos momificados de Mustonen, los investigadores se encontraron con el difícil problema de su identificación. Afirmaron que habían reducido la búsqueda de la identidad del cuerpo a 10 soldados de la Segunda Guerra Mundial entre los miles que están desaparecidos o no identificados. Se estima que unos 78.000 militares que participaron en esta guerra siguen en paradero desconocido (la mayoría de ellos desaparecieron en el mar).

El cuerpo fue trasladado a uno de los laboratorios forenses más grandes del mundo, el Joint POW/MIA Accounting Command, en Honolulu, Hawai.



Restos momificados de Leo Mustonen



Insignia del uniforme de Mustonen



El Joint POW/MIA Accounting Comman.

El laboratorio identifica a unas 75 personas por año



El Dr. Robert Mann, forense antropológico del laboratorio, examinando el cuerpo de Mustonen

Era necesario analizar los restos mortales y todos los objetos que fueron encontrados con el cuerpo. En concreto, se recogieron una placa corroída, una pluma Sheaffer, restos de ropa (un jersey, calcetines, ropa interior...), un peine negro de plástico, unas monedas que databan entre 1936 y 1942, una insignia del Army Air Corps en su uniforme y tres pequeños libros de direcciones-calendarios del año 1942. El aviador también llevaba un paracaídas sin abrir, hecho en 1941.


Paracaídas

Las páginas de los calendarios eran ilegibles y no podían brindar ninguna información útil. Sin embargo, las fechas de las monedas y de los calendarios constituían una prueba más de que los restos encontrados pertenecían a una persona que murió en 1942.

Usando su pelo y los dientes, los científicos determinaron que el hombre era de raza caucásica, que, al menos, tenía 21 años de edad y que su cuerpo había sufrido un impacto terrible. El Dr. Robert Mann, forense antropológico, manifestó que:
Las lesiones son demasiado graves, no debió sentir nada. Murió inmediatamente

Al parecer, Mustonen, saltó del avión para evitar la catástrofe pero su paracaídas no se abrió.

Uno de los objetos encontrados más curiosos fue un fragmento de papel con la anotación manuscrita:
Un pájaro en la mano vale dos en el monte, está todo el mundo, las niñas saben

No ha podido determinarse quién escribió esta nota y tampoco su significado. Como los cadetes eran aprendices, quizás la frase pudo ser una herramienta que les ayudase a memorizar la navegación, pero no deja de ser todo un misterio.

En Pleasant Grove, Ohio, tres hermanas, todas ellas de más de 80 años, tenían la esperanza de que los restos perteneciesen a su hermano mayor, Ernest Glenn Munn, que, como ya se dijo, era uno de los cadetes que acompañaba a Leo Mustonen.

Pero, tras una minuciosa investigación, se comprobó que el aviador sólo podía ser Mustonen. Los antropólogos comprobaron que las muestras de ADN de los familiares de los otros tres aviadores desaparecidos no coincidían con el del aviador congelado.


Leo Mustonen

Sin embargo, dos años más tarde, en 2007, pudo recuperarse el cuerpo de Munn, que fue identificado en 2008.


El cadete Ernest Glenn Munn




Anillo y restos del jersey de Munn, encontrados en el glaciar

Bajo el hielo, en algún lugar del glaciar Mendel, permanecen todavía los cuerpos momificados de los otros dos miembros de la tripulación, John Mortensen y el piloto Teniente William Gamber.


Teniente William Gamber

Artículos relacionados: 60 años bajo el hielo de Islandia , Emergiendo de tierras pantanosas

Enlaces: wikipedia, mishalov, CNN1 y 2, finalflightthebook, findagrave, starbulletin.

5 comentarios:

  1. Leo Mustonen: sesenta años en el hielo del glaciar Mendel...

    Leo Mustonen, un aviador norteamericano de la Segunda Guerra Mundial, desapareció después de un accidente de aviación ocurrido en 1942 en el glaciar Mendel, en la cordillera de Sierra Nevada, California. Sus restos congelados permanecieron 63 años ...

    ResponderEliminar
  2. me queda la duda ¿se hacen y costean expediciones para recuperar estos cuerpos o son casualidades de expediciones que se encuentran estas cosas?

    ResponderEliminar
  3. Interesante artículo, y gracias por el video Indira. Estaré atento a ese libro que se publicará el año que viene. Con vosotros uno no deja de conocer historias fascinantes ^_^

    ResponderEliminar
  4. Vaya historia, parece de guión de película.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ES penoso pero a la vez normal , que los cuerpos de muchos desaparecidos en este tipo de accidentes no se encuentren jamas,...el echo de que se estrellaran en un glaciar por lo menos les favorecio en la conservacion de sus cuerpos ,... aqui en CHILE , ahun se encuentran soldados momificados de la guerra del pacifico de 1879 .bien conservados gracias al nitrato de sodio del terreno nortino de chile.

    ResponderEliminar