martes, 17 de junio de 2008

Muerte en la Escuela salesiana



En 1925 los Padres salesianos de Don Bosco compraron por 61.000 dólares un edificio en Goshen NY, construido a mediados del siglo XIX, para convertirlo en una escuela católica y un seminario. La vieja mansión se utilizó para los asuntos administrativos y, en 1931, se edificó la escuela-dormitorio.

La noche del 9 de agosto de 1964, un niño de 9 años, Pablo Ramos, vestido con su pijama y descalzo, subió hasta la azotea del edificio en el que se encontraban los dormitorios y se lanzó o fue lanzado al vacío. La altura de la caída, de unos 11 metros, hizo que su muerte fuese instantánea.

El médico local aseguró que se trataba de un trágico accidente. Sin embargo, la policía que investigó el caso no estaba de acuerdo con el informe médico porque consideraba que la distancia del cuerpo del pequeño a la pared del edificio resultaba demasiado grande en el supuesto de que, simplemente, se hubiera caído de la azotea. De la misma opinión era el Doctor Michael Baden, patólogo forense, que examinó el informe original de la autopsia.

Lo cierto es que fue imposible clarificar las causa de la muerte: la poca cooperación del personal del colegio y el incendio que, años más tarde, acabó con el registro de estudiantes se convirtieron en obstáculos insalvables para resolver la misteriosa muerte de Pablo.

Aunque nadie indicase claramente la causa, lo cierto es que a partir de este terrible incidente las inscripciones en la escuela fueron disminuyendo y, finalmente, la escuela salesiana cerró en 1985.

En la actualidad, la mansión, abandonada desde hace 17 años, se encuentra a la espera de ser demolida para construir en su lugar una biblioteca.





Azotea desde la que cayó Pablo Ramos


La noche en la que murió Pablo nadie escuchó ningún grito. Tampoco lo vieron salir de los dormitorios. Pero la policía no estaba tan segura de que nadie hubiese visto o escuchado nada, más bien parecía que en la escuela no querían verse involucrados en el asunto: los empleados del campamento o bien no mostraron ningún interés por cooperar con la policía o bien se negaron a ser entrevistados afirmando no saber nada.

Pablo, un chico de Nueva York, era uno de los 120 niños que aquel verano de 1964 se encontraban en un campamento organizado por la Escuela Salesiana en Goshen. Los niños tenían edades comprendidas entre los 9 y 14 años.



Jóvenes de la Escuela salesiana, con un sacerdote, en 1968

Los niños dormían en una planta en la que había tres dormitorios. En la última planta del edificio había una puerta que conducía a la azotea. Este lugar, durante el día, era frecuentado por los niños, que ponían a prueba sus aviones de juguete. A Pablo le gustaba mucho jugar con su avión, quizás eso estaba haciendo cuando cayó al vacío: se acercó demasiado al borde y resbaló.

Sin duda, esta era una de las teorías que la policía tuvo en cuenta. No obstante, Frederick Walker, el entonces jefe de policía de Goshen dijo que la única manera de que el muchacho se cayese era caminando en la parte superior del parapeto que había en la azotea. El parapeto era de 1.65 metros de altura, en algunas partes, y de 1.12 metros en otras.

También se barajó la hipótesis de que el niño subiese hasta allí sonámbulo, pero sus padres afirmaron que nunca padeció de sonambulismo. En aquel momento, el suicidio también fue descartado.


Interior de la Escuela



Comedor de los estudiantes



Capilla

También existía controversia para fijar el momento de su muerte: el médico forense que participó en la investigación original dictaminó que Pablo murió entre el 6 y 7 horas, mientras que el Doctor Michael Baden sostenía que era más probable que sucediese en torno a la medianoche.

Según el padre de Pablo, su hijo era molestado frecuentemente por otro chico del campamento. Al parecer, ese muchacho incluso llegó a robarle un cinturón que tenía la hebilla de plata. La hebilla, que no se encontró entre las posesiones de Pablo entregadas a la policía, fue encontrada finalmente en la cama de ese chico.

Por otro lado, en el año 2002 se presentaron varias demandas en el Tribunal Supremo estatal en el Condado de Westchester contra dos sacerdotes salesianos, que fueron acusados de haber abusado sexualmente de varios adolescentes. Los abusos, al parecer, se produjeron entre los años 1968-73. Según afirmaron los demandantes, los sacerdotes acudían a sus camas por la noche y lograban realizar actos sexuales en contra de la voluntad de los muchachos.



Jóvenes y niños de la Escuela salesiana con un sacerdote

Uno de los demandantes, Michael Egan, que ahora tiene 52 años, dijo en 2002 a la prensa:
Yo quería ser un sacerdote y puse mi fe y confianza en estos hombres

De ser esto cierto, los supuestos abusos podían haber tenido relación con la muerte del pequeño Pablo.

Enlaces: nyhauntings, opacity, highschooljournalism, archive.recordonline, readjunk.

15 comentarios:

  1. Muerte en la escuela salesiana...

    "...La noche del 9 de agosto de 1964, un niño de 9 años, Pablo Ramos, vestido con su pijama y descalzo, subió hasta la azotea del edificio en el que se encontraban los dormitorios y se lanzó o fue lanzado al vacío. La altura de la caída, de ...

    ResponderEliminar
  2. Deberían abolir el celibato... Por el bien de los niños.

    Este artículo no me ha resultado tan interesante como el anterior, quizá influenciado por mi odio/mania contra los sacerdotes pederastas.

    Lo servido que no desmerezca lo cumplido, o como se diga.

    Saludos y seguid así!

    PD: Os propongo que hagais algun artículo relacionado con algún suceso "nuclear" del estilo de los incidentes nucleares o incluso accidentes nucleares como el de chernobyl en 1986 (quizá ya está todo visto y leído sobre éste en concreto).

    ResponderEliminar
  3. Jracing, sólo hay constancia de que dos sacerdotes fueron demandados por abusar de varios chicos en los años 60. Yo desconozco cuál fue el fallo del tribunal, de modo que no sabemos si estos sacerdotes fueron o no pederastas. Sólo estamos planteando una hipótesis, pero realmente no conocemos con seguridad qué o quiénes fueron los responsables de la muerte de este niño.

    Muchas gracias por tu comentario y por la sugerencia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosa curiosa ,siempre el mismo escenario niños sacerdotes y/o guias igual, abuso de los indefensos a pesar de pertenecer a una destacada orden religiosa los culpables deben ser POR LO MENOS puestos en evidencia

      Eliminar
  4. Hola Indira,

    De hecho yo no juzgaba a los sacerdotes de este artículo sino a todos los demás que si están "fichados", convictos y confesos.
    Casualmente en EEUU son tantos que la iglesia ha tenido que vender propiedades para poder pagar las indemnizaciones a todas las victimas...

    Saludos, ya espero ansioso el próximo artículo.

    ResponderEliminar
  5. me gusta la pagina y encuentro cosas muy interesantes en ella, me ayudaron a escribir un cuento, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Recordé la película Española El Espinazo del Diablo, Indira, muy buena la historia, pero no me gusta que no se supiera la verdad, al final me queda el sabor amargo de no la no respuesta que busca uno durante la lectura.
    Pederastia!, recuerdo otra, "La Mala Educación" creo que el hecho de ser sacerdote católico aumenta las posiblidades de los cargos en contra de ese par de personajes.

    ResponderEliminar
  7. Acá en la Argentina se han dado varios casos de sacerdotes separados de sus cargos por haber abusado de niños. Lamentablemente, después que la noticia pasa, no se sabe el paradero de los sacerdotes. Generalmente los mandan a otras diócesis y nadie habla más del asunto.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Excelente post. Espectacular, Un favor, seria posible que los post salgan a pagina completa para asi poder imprimirlos mas facilmente, con menos arboles muertos y todo eso? o que tal una version en pdf con todos los post por mes? te felicito, excelente pagina la tuya.

    ResponderEliminar
  9. AMO ESTA PAGINA HE ESTADO TODA LA TARDE LEYENDO SUS MARAVILLOSAS HISTORIAS Y YA LA AGREGE A FAVORITOS ME AYUDARON CON UNA TAREA DEL COLEGIO SOBRE UNA CRONICA

    ResponderEliminar
  10. Perno, la verdad es que ese tipo de cuestiones que planteas se llevan más tiempo del que disponemos. De todos modos, supongo que si marcas con el bloque el texto que quieres y le das a imprimir texto seleccionado sólo se imprimirá eso. Pero no lo sé con seguridad.

    Muchas gracias a todos por los comentarios.

    ResponderEliminar
  11. Acabo de encontar tu blog por casualidad y he leído varios artículos, me parecen todos muy interesantes, sigue así.:)

    ResponderEliminar
  12. Notable la foto con el barco de fondo.Es el Andrea Doria, otro hundimiento famoso del estilo del Titanic y el Lusitania...impresionante.Con respecto a los sacerdotes...... sin palabras. Buenisimo el post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches! Creo que no es neceserio ser sacerdote para ser pederasta. Existe una pederastía psicológica por otra parte, que ejeren de continuo los medios de comunicación social, que corrompen la pureza y la inocencia de los niños.
      Además, se de muchos "padres y madres"; "hermanos/as","tíos, abuelos" y demás yerbas familiares que se dedican a esta faena con los niños" y que he tenido ocasión de sentenciar en algunos juicios. Pobre por cierto la fatal muerte de este niño.

      Eliminar
  13. Hugo, no me había dado cuenta de ese detalle, es verdad que es el Andrea Doria. Muchas gracias por tu interesante observación.

    Saludos :)

    ResponderEliminar