jueves, 11 de septiembre de 2008

El Código Hays



La señal de la Cruz (1932)

En la imagen superior se muestra una sorprendente escena de La señal de la Cruz (1932), de la Universal, en la que una mártir cristiana desnuda permanece atada a una columna, asediada por un amenazante gorila. Cecil B. DeMille quiso reflejar en esta película la relajación de las "buenas costumbres" que se vivió en la antigua Roma y mostró, en explícitas escenas, temas como la homosexualidad, las orgías, desnudos y el asesinato. Uno de los momentos más eróticos de la película lo protagoniza la actriz Claudette Colbert, que se bañaba desnuda en una piscina llena de leche.



Pero las imágenes provocativas tenían los días contados en el cine norteamericano porque pronto comenzaría a aplicarse con rigidez el llamado Código Hays, basado en una rígida moral católica (participó activamente en su redacción el sacerdote jesuita Daniel Lord) que impedía cualquier escena que atentase contra las buenas maneras, la decencia, la religión y la patria. Sin embargo, algunas películas consiguieron escapar de esta censura y mostraron una sociedad más libre y desinhibida.

Para combatir la inmoralidad del cine de Hollywood, en 1922 se creó la Motion Pictures Producers and Distributors Association. Esta asociación estuvo encabezada por Will H. Hays, un influyente abogado republicano.En 1927 Hays compiló una lista de temas que, a su juicio, los estudios de Hollywood debían evitar. En 1930, Hays creó el Studio Relations Committee (SRC) para aplicar sus normas de censura, pero el SRC carecía de verdadera capacidad para que dichos preceptos se cumpliesen. De modo que, de hecho, las películas seguían sin ajustarse a las directrices de Hays.

Posteriormente, se contrató a un jesuita y Profesor de la Catholic St. Louis University, el padre Daniel Lord, para que, basándose en la moralidad católica, se completasen las pautas establecidas por Hays. Este sacerdote, junto a Martin Quigley, un respetado laico católico, que desde tiempo atrás luchaba por conseguir la decencia en las películas, fueron los principales artífices del Código de censura cinematográfica.

El 31 de marzo de 1930, el consejo de la Motion Pictures Producers and Distributors Association aprobó el Código, que pasó a ser conocido como el Código Hays.

Algunos de los principios básicos de este Código eran los siguientes:
  • Los desnudos y los bailes provocativos estaban prohibidos. Los bailes no podían sugerir comportamientos sexuales o indecentes pasiones.

  • No podía ridiculizarse la religión o a los ministros de la religión. Éstos no podían ser villanos en las películas.

  • Estaba prohibido emplear blasfemias. No podían utilizarse las palabras Dios, Señor, Jesús, Cristo (a menos que se empleasen reverentemente), infierno, maldito o cualquier otra expresión profana o vulgar.

  • Se prohibía cualquier referencia a "perversiones sexuales", como la homosexualidad, o a las enfermedades venéreas, así como representaciones del parto.

  • Las escenas de asesinatos debían filmarse de modo que se desalentase al espectador, para evitar las imitaciones en la vida real.

  • Debía reconocerse la santidad del matrimonio y del hogar. Las relaciones sexuales sólo estaban permitidas dentro del matrimonio. Aunque el adulterio o el sexo ilícito pudieran plantearse en la trama, nunca debían mostrarse como una opción atractiva, ni de forma demasiado explícita.

  • Se prohibía mostrar relaciones sexuales entre blancos y negros (en el terreno práctico, incluso se censuraba la existencia de cierta camaradería o amistad).

  • Se prohibían las escenas de pasión, a no ser que fuesen inevitables en la trama. En este caso, no debían existir excesos. Se prohibían los besos y los abrazos lujuriosos, posturas sugerentes y todas las escenas que pudieran resultar demasiado excitantes.

  • Se prohibía la obscenidad en las palabras, en los gestos, en canciones, bromas (incluso aunque sólo pudieran ser entendidas por parte de la audiencia).

Sin embargo, el Código no se acató de inmediato. No existía un órgano eficaz que se encargase de su cumplimiento, de modo que los estudios cinematográficos siguieron actuando con libertad. La depresión económica y el cambio de costumbres sociales impidieron también que la estricta moralidad católica tuviese su reflejo en el cine. Los estudios simplemente no podía resistirse a la tentación de producir películas desinhibidas que pudiesen atraer a los espectadores a las salas de cine vacías. Esta época se conoció en EEUU como "la era del pre-Código".

En esta etapa, se hicieron películas que después se consideraría escandalosas. Por ejemplo, la película de la Warner Brothers, Baby Face (protagonizada por Barbara Stanwyck) y la de la Paramount Pictures, No soy un ángel (protagonizada y escrita por Mae West).




No soy un ángel (1933)



Baby Face (1933)

En Baby Face, la protagonista, una mujer prostituida por su padre, prospera en la vida usando su sexualidad. Además, mantiene una relación de estrecha amistad con una afroamericana.

La segunda película tiene como protagonista a Mae West, que interpreta a una mujer con un pasado escandaloso que, sin embargo, consigue lo que se propone y logra un marido rico y guapo. No obstante, en esta película, la censura de Hays logró algunos cambios. Por ejemplo, el título de una canción: "No lo hace igual que un hombre de Dallas" fue cambiado por "Nadie me ama igual que un hombre de Dallas", mucho más conservador. Pero se mantuvo, sin embargo, la célebre frase de Mae West:
Cuando soy buena, soy buena; cuando soy mala, soy mucho mejor

Otra interesante película de la época del pre-Código fue Red Dust (1932). Esta película causó un gran revuelo en EEUU por el acalorado triángulo amoroso que se establecía entre una adúltera mojigata, interpretada por Mary Astor, Clark Gable y Jean Harlow, una simpática y seductora prostituta. Una de las escenas de mayor carga erótica fue el desnudo de Jean Harlow, que se bañaba dentro de un barril. Tiempo después, se realizaría un remake de esta película: Mogambo (1953), dirigida por John Ford, con Ava Gardner, Grace Kelly y, una vez más, Clark Gable.



Red Dust (1932)

Pero los censores ayudados por la Iglesia Católica y algunos financieros de Wall Street ejercieron una fuerte presión en los estudios de Hollywood. Se creó la Legión Católica de Decencia (fundada en 1934 por un consejo de obispos católicos de América) y pronto aparecieron listas negras de películas en todo el país. Una enmienda al Código, aprobada el 13 de junio de 1934, exigió que todas las películas realizadas a partir del 1 de julio de 1934 obtuviesen un certificado de aprobación antes de poder ser estrenadas.

Los treinta años posteriores a esa fecha, prácticamente todas las películas producidas en los Estados Unidos tuvieron que adherirse a las pautas establecidas en este código.

El primer gran ejemplo de censura realizada según las disposiciones del Código lo encontramos en la película Tarzán y su compañera (1934). Tuvieron que eliminarse las bellas escenas de desnudos que protagonizaba la doble de la actriz Maureen O'Sullivan (la nadadora olímpica Josephine McKim). Sin embargo, afortunadamente, se editaron fuera de la película y, actualmente, han vuelto a introducirse dentro de la película (a este tema ya dedicamos un post anterior: El desnudo censurado de Jane).



La censura permitió, sin embargo, la atrevida la ropa que llevó Maureen O'Sullivan en esta película. El escándalo que provocó su atuendo hizo que en las siguientes películas, Jane apareciese más "tapada".

Inexplicablemente, algunas películas pudieron estrenarse a pesar de contravenir de forma rotunda lo dispuesto en el Código. Por ejemplo, Child Bride (1938), que incluyó una inconcebible escena de la actriz Shirley Mills desnuda, a pesar de que sólo era una niña de 12 años de edad.

Enlaces: wikipedia, artsreformation, filmsite, classicmovies.

20 comentarios:

  1. El Código Hays...

    [c&p] Pero las imágenes provocativas tenían los días contados en el cine norteamericano porque pronto comenzaría a aplicarse con rigidez el llamado Código Hays, basado en una rígida moral católica (participó activamente en su redacción el ...

    ResponderEliminar
  2. joder que gran artículo. Voy a pillarme pero ya, algunas de las películas que referís. Ya las he visto, pero hace muchos años. A ver si venden por ahí.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, pepeltenso :)

    Son muchas las películas interesantes de la época pre-Código. En http://www.filmsite.org/sexinfilms5.html mencionan algunos buenos ejemplos.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante de nuevo!
    Dos en una semana!

    Que mala es la censura moral de EEUU... Y sin embargo es el mayor productor de cine pornográfico del mundo...

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Jracing :)

    Se hicieron verdaderas barbaridades en el cine con esta rígida censura. En las películas, la gente sencilla, de la calle, no podía utilizar palabras malsonantes, ni siquiera podía emplearse la palabra "maldito". La verdad es que esto quitaría mucho realismo a los diálogos. Y se trataba al espectador como si fuese un niño al que había que educar: el sexo ilícito (fuera del matrimonio) o el crimen no podían resultar atractivos para que no se imitasen esas conductas.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto ¿alguien sabe dónde puedo conseguir Baby Face en formato europeo?

    ResponderEliminar
  7. Se que en alguna parte se pueden conseguir películas antiguas cuyos derechos ya han expirado, como acorazado potemkin, el golem o metropolis. Pero no se que pasa con los derechos de las películas americanas, seguro tienen alguna manera de mantenerlas con copyrigth.

    ResponderEliminar
  8. Me recuerda el post "Ensayo de Modernidad" donde explicabas como durante los años 20 el mundo fue liberal y avanzado y como despues de la decada de los 30 y en especial despues de la II WW se volvió conservador y aburrido....

    ResponderEliminar
  9. Ah!, a proposito del tema racial, creo que el primer beso interrracial ocurrio en "The Omega Man" protagonizada por el gran Charlton Heston en 1971, es decir decadas despues de la segregación!

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, Chem, es curioso que en los años 20 se viviese de una manera más moderna y desinhibida.

    Como ya mencionamos en ese post ( http://www.ovejaselectricas.es//?p=912 ), existían clubes nocturnos en los que los blancos y los afroamericanos bailaban y comían juntos y el cine aceptaba las relaciones interraciales con más naturalidad. También se aceptaba el desnudo (algunas actrices, como Louise Brooks, posaban desnudas para los fotógrafos) y se trataba el tema de la homosexualidad con más tolerancia. Pero con la caída de la bolsa y el inicio de la Gran Depresión todo cambió.

    Muchas gracias, Chem, por seguirnos y por tus comentarios. Eres uno de nuestros lectores más antiguos :)

    ResponderEliminar
  11. Hola. Sí, yo también creo que los años 20 fueron superiores en casi todo a cualquier época posterior. Nombres como Stravinsky, Proust, Joyce o Picasso ya dan la pista de que no es una época cualquiera, pero lo que mucha gente no conoce es que incluso en ciencia fue una época impresionante, con avances cualitativos en matemáticas, química, física y biología. Los años 20 y el período inmediatamente anterior (lo que se suele denominar en Europa la Belle Epoque) vieron muchas conquistas sociales, como los derechos sindicales o el voto femenino

    Desde el punto de vista de la moral nunca había analizado los años 20, así que agradezco especialmente el artículo, me ha dado ideas y ha reforzado mi tesis. Imponer un sistema de control moral sobre el cine representa una derrota de la razón y de la libertad, al menos desde mi punto de vista. Durante los años 20 los seres humanos quizás fueran más pobres, pero creo que más libres que ahora... ¿Será verdad que vivimos en el mejor momento de la historia, o no es más que una mentira que necesitamos creer?

    ResponderEliminar
  12. Es verdad, los años 20 fueron muy interesantes. Pero yo creo que, pese a la fascinación que se pueda sentir por la estética de otras épocas, en la actualidad disfrutamos de grandes avances sociales, médicos, tecnológicos... que hacen que este momento, al menos para mí, sea mejor que ningún otro, aunque haya mucho que avanzar todavía, sobre todo en los países menos desarrollados.

    Muchas gracias, Dob por tu aportación :)

    ResponderEliminar
  13. Interesante artículo, desconocía este hecho del Código Hays, la verdad es que siempre pensé que el cine, desde sus comienzos, era muy conservador y cerrado... pero veo que no, que empezó con cierta libertad, y luego lo fueron apretando.

    Genial artículo, para no variar ^_^

    ResponderEliminar
  14. Excelente, como siempre!
    Un compañero de trabajo de unos 65 años, fanatico del cine, recordaba que había peliculas que se estrenaban y ya se sabía que al otro día las iban a censurar. Había que verlas ese día o nunca mas (bueno, 40 años despues, por internet). Qué desesperación que le agarraba...
    Córdoba, Argentina
    http://atrapaalmas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  15. Maravilloso post, excelente blog. Yo soy el que viene cada cierto tiempo y te pide una edicion mas print friendly. Soy re fan de imprimir los blogs que me gustan e imprimirlos. Gracias en todo caso por la excelente calidad del blog.

    ResponderEliminar
  16. Perno, intentaremos investigar ese tema pero no te puedo decir cuándo estará resuelto. La falta de tiempo nos impide avanzar en ese sentido.

    Muchas gracias a todos.

    ResponderEliminar
  17. Muy bueno, sí señor.
    sabéis si la tendencia conservadora del cines tuvo alguna relación con la ley seca?

    ResponderEliminar
  18. Todos los grandes clásicos del primer terror sonoro son de este periodo: King Kong, Dracula, Frankenstein, Freaks Parade...
    Y hay otras joyas menos conocidas como Islando of Lost Souls, Matahari, The Most Dangerous Game, The Mummy, White Zombie...
    Es un cine que es una pasada..
    Hay un libro reciente muy recomendable sobre el tema: http://www.amazon.com/Pre-Code-Hollywood-Immorality-Insurrection-1930-1934/dp/0231110952/ref=pd_bbs_sr_1/105-6321504-1882815?ie=UTF8&s=books&qid=1193773741&sr=8-1

    La señal de la Cruz (1932) la desconocía. Va a ir sin falta en la próxima tanda de bajadas. Gracias :)

    ResponderEliminar
  19. Me gustaría responder a Chem que comentaba que el primer beso interracial sucedía en Omega Man. Sin embargo, creo recordar, que Kirk en la serie de Star Trek fue donde ocurrio el primer beso interracial.

    ResponderEliminar
  20. "en la actualidad disfrutamos de grandes avances sociales, medicos, tecnologicos que hacen que este momento sea mejor que ningun otro"

    socialmente, por lo menos donde yo vivo, cada vez hay mas decadencia: delincuencia, infidelidad en el matrimonio, lenguaje sucio, vida estresante, materialismo... y muchas cosas mas
    el sistema educativo es de bajo nivel, y las mismas autoridades reconocen la gran desigualdad entre la educacion de pobres y ricos
    (yo mismo soy una víctima de este bajo nivel... por ejemplo, no se escribir correctamente)

    en cuanto a Medicina vemos cosas como "la pildora del dia despues" (algunas casi niñas pueden tener sexo con cualquiera sin preocuparse demasiado del embarazo y a sus madres no les interesa nada mientras no queden embarazadas)

    y en cuanto a lo Tecnologico, las armas nucleares son un maravilla que quizas algun dia te caera encima
    ¿cuantas personas mueren o quedan mutiladas en accidentes de transito, aviones, etc?
    que peligros existen debido a la radiación, electromagnetismo...?

    yo lo veo asi, este es el peor de los tiempos, dificilmente el humano cambiara su esencia, tendran que transcurrir miles de años para que lo humano se sobreponga a lo instintivo o superficial

    respecto a la Censura, yo digo que: un ser humano frente al televisor, sintiendo placer y desesperacion por ver destruccion, muerte, insultos, no es normal sino que una señal de que no avanzamos nunca

    NO importa cuando digas que hemos progresado, yo te recuerdo que en cualquier momento puedes ser asesinado

    En ningun lugar del planeta existe avances, solo retroceso o estancamiento

    adiós Indira

    ResponderEliminar