sábado, 11 de octubre de 2008

William Marwood: el verdugo "compasivo"


Detesto la ociosidad. Mi tiempo libre lo dedico a mis negocios y a trabajar en mi zapatería. Así vivo día tras día hasta el momento en que soy requerido para alguna ejecución. Habría sido mejor para los ejecutados que hubiesen preferido el trabajo a la ociosidad

El famoso verdugo William Marwood (imagen superior) explicaba con esta palabras cómo transcurría su vida y qué opinaba de las personas que tenía que ajusticiar.

En Inglaterra, desde mediados del siglo XIX, el puesto de verdugo se convirtió en un oficio muy codiciado, que se mantuvo hasta que la pena capital fue abolida en 1964. Cada vez que quedaba una vacante surgía un gran número de solicitantes, incluyendo mujeres.

¿Qué alicientes podía tener desempeñar un oficio así? El aspecto económico jugaba un papel importante, pero algunos verdugos, como Henry Pierrepoint, mencionaron la gran ventaja que suponía poder viajar con todos los gastos pagados y poder así conocer lugares desconocidos, en los que se realizaban las ejecuciones. Otros, sin embargo, se sentían culpables y admitían que su trabajo era muy duro y desagradable. El verdugo John Ellis no pudo soportarlo y se suicidó.

Uno de los verdugos más célebres fue William Marwood (1820-1883), de Horncastle, Lincolnshire, Inglaterra. Durante gran parte de su vida fue un sencillo zapatero, como había sido su padre, pero siempre mostró un gran interés por la anatomía y por lo que él consideraba el "arte" del ahorcamiento y estimó que éste se podía mejorar.

Aunque nunca había ahorcado a nadie ni asistido a una ejecución, cuando tenía 54 años, consiguió persuadir a las autoridades de la prisión de Lincoln para ejecutar a William Frederick Horry, el 1 de abril 1872. El condenado murió con rapidez y sin sufrimiento, y esto dejó muy impresionado al gobernador de esa cárcel.



Tumba de William Frederick Horry, la primera persona que ejecutó Marwood

Marwood aplicó una técnica de su invención, que fue conocida como la "larga caída", que garantizaba una muerte más rápida y digna a los condenados. El verdugo colocaba el nudo de la soga bajo la oreja izquierda y calculaba con precisión, según el peso del condenado, la longitud de la caída para que quedase inconsciente de forma inmediata y muriese poco después (en dos minutos). Marwood comprobó que, por ejemplo, una persona de unos 50 kg. requería una caída de unos 3,43 m. Con esta nueva técnica, el ejecutado no tenía que sufrir la larga agonía y asfixia de otros tiempos.



En la imagen superior aparece una carta que William Marwood dirigió al gobernador de la cárcel del condado de Dundee, pidiéndole que considerase la posibilidad de utilizar sus servicios para una próxima ejecución en Dundee.

Aunque el método de este verdugo, sin duda, era más humano que los que se empleaban antes, no está claro que este individuo se preocupase tanto de los condenados como de impresionar a las autoridades con lo que él consideraba un "arte" que dominaba a la perfección.

Las personas que lo conocieron decían que era un hombre amable y educado, pero que asumía con naturalidad y cierto orgullo su oficio. No se sentía culpable por ejecutar a tantas personas y decía que, por las noches, dormía igual que un niño. Incluso, tenía tarjetas de visita en las que mencionaba su ocupación. El texto de las mismas, en concreto, decía lo siguiente:
William Marwood
Verdugo Público
Horncastle, Lincolnshire


Casa de William Marwood

Marwood consideraba que alguien tenía que hacer aquel trabajo y que él, al menos, sabía hacerlo bien. Su celebridad lo convirtió en el verdugo oficial de la Policía de Londres y de Middlesex. Por sus servicios recibió un salario anual de 20 libras, otras 10 por cada ejecución y, aunque resulte realmente macabro, la ropa de las personas que ahorcaba.



William Marwood

Viajó por toda Inglaterra e Irlanda para llevar a cabo ejecuciones y fue, incluso, mencionado en canciones populares y rimas de la época. Una de las más populares era la siguiente:
If Pa killed Ma
Who'd kill Pa?
Marwood

Trabajó como verdugo durante once años, hasta que falleció como consecuencia de una enfermedad pulmonar en septiembre de 1883. Siempre simultaneó el oficio de verdugo con el de zapatero, en el que prosperó notablemente: muchas personas querían tener zapatos del célebre verdugo, de manera que él fue aumentando los precios de su calzado.

Marwood colgó a 181 personas, nueve de las cuales fueron mujeres. Entre las personas ajusticiadas por este verdugo se encontraba Charles Peace, un famoso ladrón y asesino, que horrorizó a la sociedad victoriana y, al mismo tiempo, despertó gran interés por sus famosas huidas de la cárcel, su manejo de las armas y sus habilidades para tocar el violín o crear distintos inventos. También acabó con la vida de Kate Webster, una chica irlandesa que asesinó a su amante con un hacha. Ejecutó a miembros de los llamados Invencibles, nacionalistas irlandeses condenados por asesinato. Incluso ahorcó a una anciana que había matado a su nieto.



Charles Peace

Con los ajusticiados se relacionaba con corrección, los saludaba y después se arrodillaba con ellos pidiendo a Dios que todo saliese bien.

Fue enterrado en la Holy Trinity Church, pero actualmente se encuentra en una tumba anónima para evitar que gran número de personas rompieran partes de la lápida para conservarlas como recuerdo.

Enlaces: horncastlecivic, wikipedia, capitalpunishmentuk, arthurlloyd, brizzle born and bred, billgreenwell, dundeecity.

20 comentarios:

  1. William Marwood: el verdugo “compasivo”...

    Aunque nunca había ahorcado a nadie ni asistido a una ejecución, cuando tenía 54 años, consiguió persuadir a las autoridades de la prisión de Lincoln para ejecutar a William Frederick Horry, el 1 de abril 1872. El condenado murió con rapidez y s...

    ResponderEliminar
  2. Como siempre un artículo muy interesante y muy bien documentado.

    Pocas entradas pero buenas, muy buenas.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, enric :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué cosas! Yo no sé si sería capaz de dedicarme a algo así y luego dormir tan tranquilo.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las anécdotas victorianas!!! Claro que vale la pena esperar por tus historias. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Hanita. Me gustaría que las entradas fuesen más frecuentes pero no siempre es posible. Gracias por vuestra paciencia e interés :)

    ResponderEliminar
  7. Interesante com siempre.
    Gracias

    ResponderEliminar
  8. Es muy bueno el blog, no hay la posibilidad de actualizarlo con más frecuencia??

    Ok, saludos

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por los nuevos comentarios.

    Lo siento, Juan José, hay épocas en las que el trabajo es bastante absorbente e impide actualizar el blog como me gustaría. Gracias por tu interés.

    ResponderEliminar
  10. www.imdb.com/title/tt0057643/

    hablando de verdugos...

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante como siempre! Nunca había leído nada sobre verdugos.

    ResponderEliminar
  12. Muy buen articulo! m gusta tu blog :)

    ResponderEliminar
  13. Excelente, como siempre. Están tambien los que se especializan en que la muerte sea lo mas dolorosa posible: en algun lado vi la imágen de alguien colgado cabeza abajo y lo serruchaban al medio por entre las piernas. parece que en esa posición tardaban mucho en morir, mas o menos a la altura del pecho. Igualmente, la mas terrible debe ser la del empalamiento.

    ResponderEliminar
  14. Interesante, muy interesante, permite conocer información, pero además nos conduce a consultar sobre otras que no teníamos ni la más remota idea. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  15. EXCELENTE TU BLOG, INDIRA. NO HAY NADA MAS EMOCIONANTE QUE CONOCER UN POCO DE LO DESCONOCIDO. GRACIAS

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, sois muy amables. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  17. creo que me quedaron algunos vacios me gustaria saber como fue lo de la anciana que mato al nieto muy buen articulo me gustaria complementarlo con peuqños detalles

    ResponderEliminar
  18. Toda la gnte que has matado, accidentalmente, premeditadamente, en tiempos de guerra, o verdugueando, te están esperando del otro lado ¿para qué? tú sabrás..

    ResponderEliminar
  19. Ovejaselectricas...

    [...] something about ovejaselectricas[...]...

    ResponderEliminar