sábado, 10 de julio de 2010

Besos y demencia tras la misma lente




En los años 30, el fotógrafo Alfred Eisenstaedt realizó para la revista LIFE numerosas fotografías de enfermos mentales en distintos psiquiátricos norteamericanos.

Alfred Eisenstaedt  -autor de la célebre fotografía, The Kiss,  en la que un marinero besa a una enfermera para celebrar la rendición de Japón en la II Guerra Mundial- recogió con su cámara imágenes realistas y muy impactantes acerca de cómo era la vida cotidiana de estos enfermos. Estas personas, hacinadas en grandes edificaciones, eran sometidas contra su voluntad a las terapias de moda de aquella época (lobotomías, coma insulínico...) y, aunque algunas mejoraban (por ejemplo, el electroshock era eficaz en ciertos casos), muchas sufrían daños profundos e irreparables.





1936. Enfermos mentales del Pilgrim State Hospital. Fotografías de Alfred Eisenstaedt

Uno de los psiquiátricos que visitó Eisenstaedt fue el Pilgrim State Hospital, construido de 1930 a 1941. Fue creado para albergar a 12.500 pacientes pero, durante algún tiempo, su población ascendió a 16.000, y llegó a convertirse en el asilo para dementes más grande del mundo.


1936. Pilgrim State Hospital. Fotografía de Alfred Eisenstaedt


Entre los tratamientos que se empleaban en Pilgrim State Hospital se encontraban peligrosas terapias de choque, que podían tener cierto grado de eficacia pero que suponían un enorme riesgo para la salud e, incluso, la vida del paciente. Por ejemplo, se empleaba la terapia del coma insulínico o cura de Sakel (descubierto por Manfred Sakel fortuitamente en 1933). Consistía en administrar insulina hasta lograr el coma hipoglucémico. Los pacientes debían permanecer en este coma de 15 a 60 minutos. Esta terapia, que solía durar unos sesenta días, generalmente se empleaba para el tratamiento de la esquizofrenia. El coma insulínico se introdujo en el hospital Pilgrim a partir de 1936.



Enfermo con camisa de fuerza en el Insane Asylum Brentwood. Fotografía de Alfred Eisenstaedt

También se aplicaba la tonoclonoterapia cardiozólica para la esquizofrenia. Consistía en inyectar un medicamento llamado Cardiazol, que ocasionaba terribles convulsiones.



Enferma en el Insane Asylum Brentwood. Fotografía de Alfred Eisenstaedt



Impactante imagen de una joven con una camisa de fuerza

Con el tiempo, el electroshock reemplazó al cardiozol. Las corrientes eléctricas fueron utilizadas sobre todo para tratar  a los esquizofrénicos con delirios o alucinaciones y a los enfermos con depresiones muy graves. A partir de 1940 el hospital comenzó a emplear este tratamiento, que en aquellos tiempos se realizaba sin anestesia.

Desde el año 1946 empezaron también a practicarse lobotomías, que fueron muy numerosas en la década de los 50. Miles de personas fueron objeto de esta terrible intervención quirúrgica en el Pilgrim State Hospital.


1936. Preparándose para una intervención quirúrgica en el Pilgrim State Hospital. Fotografía de Alfred Eisenstaedt

Otro angustioso tratamiento era la hidroterapia, que comenzó a utilizarse en los hospitales psiquiátricos a partir del 1900. La técnica consistía en sumergir en una bañera llena de agua al paciente para lograr que se relajase si estaba agitado o para aliviarle alguna dolencia física. El enfermo podía pasar allí desde unas pocas horas hasta toda la noche.

 

1936. Enfermas mentales sometidas a hidroterapia en el Pilgrim State Hospital. Fotografías de Alfred Eisenstaedt



El paciente se colocaba dentro de la bañera con agua tibia o caliente. El agua constantemente estaba circulando, entraba por los lados de la bañera y salía por el desagüe. La temperatura era regulada por una enfermera, que también atendía las necesidades que tuviese el enfermo. Unas lonas cubrían completamente la parte superior de la bañera, salvo una pequeña abertura, por la que sobresalía la cabeza del paciente.




1936. Enfermas del Pilgrim State Hospital siendo alimentadas por enfermeras

Las lonas tenían diferentes finalidades: servían para mantener constante la temperatura del agua, como superficie para depositar las bandejas con los alimentos y como modo de controlar a los pacientes violentos (evitándose así el uso de la camisa de fuerza).




A algunos enfermos les permitían sacar los brazos y comer por sí mismos y a otros no

A medida que fue incrementándose el número de pacientes en los psiquiátricos, este tipo de tratamiento, que requería numeroso personal capacitado, fue cayendo en desuso. Muchas salas de hidroterapia dejaron de utilizarse durante los años 40 y 50.

El electroshock se sigue practicando en el siglo XXI. En 2005, la Organización Mundial de la Salud estableció que sólo podría administrase tras obtener el consentimiento del paciente. No obstante, en algunos países, como Estados Unidos, una orden judicial, tras una audiencia formal, permite que un paciente pueda ser obligado a someterse a electroshock.


Enlaces: opacity 1 y 2, Life 1 y 2, psicofarmacología, psychiatry.es, forumclinic, wikipedia.

40 comentarios:

  1. [...] Besos y demencia tras la misma lente www.ovejaselectricas.es/?p=1787  por likiniano hace 1 segundos [...]

    ResponderEliminar
  2. Besos y demencia tras la misma lente...

    En los años 30, el fotógrafo Alfred Eisenstaedt realizó para la revista LIFE numerosas fotografías de enfermos mentales en distintos psiquiátricos norteamericanos. Alfred Eisenstaedt -autor de la célebre fotografía, The Kiss, en la que un marinero besa...

    ResponderEliminar
  3. [...] This post was mentioned on Twitter by Diana. Diana said: Besos y demencia tras la misma lente http://shar.es/mFI2G [...]

    ResponderEliminar
  4. Espeluznante la forma de tratar a estos enfermos.

    Aunque para la época seguro que pensaban que los trataban humanitariamente. Lo que me hace plantearme es, dentro de 50 años como nos mirarán y pensarán de la forma de tratar a nuestros enfermos, administrándole la batería de medicamentos que se usa hoy día, con la multitud de efectos secundarios que tienen.

    La medicina siempre ha sido más ensayo y error que otra cosa, con el inconveniente de que se trata con seres humanos.

    Hoy en día todavía se hacen verdaderas burradas en ciertos aspectos de la medicina. En algunos aspectos hemos avanzado mucho, pero en otros.... Y no dejo de reconocer que la mayoría estamos vivos gracias a la medicina moderna, con una simple apendicitis antes te morías.

    En fin, un buen artículo y una mirada retrospectiva a nuestro oscuro pasado. Y por supuesto, una selección de fotos buenísimas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Las fotos son realmente impactantes; las miradas, las actitudes frente a la cámara de "enfermos", y "cuerdos", denotan distintas maneras de entender el mundo.Eisenstaedt pudo captar momentos increíbles.
    Excelente página, la visito cada vez que se actualiza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Impresionantes fotos, aunque dejen un mal cuerpo que....

    Enhorabuena por la entrada!!!

    ResponderEliminar
  7. Es verdad, Inquisidor, en aquella época se creía que estos procedimientos eran beneficiosos. Es terrible que la medicina avance de este modo.

    La Bochermiel a mí me ha impresionado mucho la foto de la chica joven con la camisa de fuerza detrás del ventanal con rejas. Me pregunto qué estaría pensando la pobre.

    Es verdad, Bovolo, las imágenes no te dejan indiferente. Es muy duro ver a los pacientes inmovilizados con las camisas de fuerza o en la bañera y con esa mirada de resignación.

    Muchas gracias a todos. Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Como siempre, muy interesante la entrada. Los psiquiátricos me dan escalofríos y más aún éste. ¡Dios mío, 16.000 personas! Seguro que muchas tenían enfermedades cerebrales, pero otras seguramente estaban allí por otros motivos... De la cordura a la locura hay un paso y a veces las experiencias vividas dejan a la gente muy mal... Lo que menos te hace falta en esos casos es que te encierren en un edificio en esas condiciones.
    Siempre me sorprenden los temas que tratas y me pregunto cómo se te ha ocurrido hablar de esto :-)
    Saludos,
    Tanakil.

    ResponderEliminar
  9. articulo interesante :3
    ese hospital me da escalofrios al solo imaginar la entrada, por cierto, ¿has visto el documental "psiquiatria: industria de la muerte"? tambien es interesante sobre el negocio de las farmaceuticas con los psiquiatras.

    ResponderEliminar
  10. Tanakil, debía ser muy dura la vida de los que estuviesen ingresados en un psiquiátrico en esa época, pero si encima no estaban realmente perturbados no puedo ni imaginar lo terrible que debía ser.

    Muchas gracias, Tanakil, y un abrazo :)

    Cataliz, no he visto ese documental pero por el título parece interesante. De todos modos, creo que hoy en día la psiquiatría ha evolucionado mucho y ayuda de verdad a mucha gente. Aunque psiquiatras hay buenos y malos, claro.

    Cataliz, gracias por tu aportación. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Interesantísimo artículo, enhorabuena. Las fotos la verdad es que sobrecogen, y sólo pensar en las intervenciones para hacer lobotomías se me ponen los pelos de punta.

    ResponderEliminar
  12. Unos tratamientos muy violentos para unos enfermos que no eran conscientes de sus dolencias.
    Las fotos dicen mucho, son realmente impactantes.

    ResponderEliminar
  13. interesante y t deja pensando, no puedo evitar ver las fotos y querer saber la historia de cada uno, por qué están ahi... tristemente aún hay tratos inhumanos en algunos hospitales psiquiatricos, verdaderas historias de terror

    ResponderEliminar
  14. Gwen, también a mí me interesaría saber qué motivos justificaron el ingreso en el psiquiátrico de algunas de las personas que aparecen en las fotografías de Eisenstaedt.

    Correnbalde, Jelens, Gwen, muchas gracias por vuestros comentarios. Me alegro de que os haya resultado interesante el post.

    Por cierto, Jelens, aunque con retraso, muchas felicidades por tu cumpleaños :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. [...] Besos y demencia tras la misma lente [ www.ovejaselectricas.es ] [...]

    ResponderEliminar
  16. Turbadoras imágenes. Solemos mirar para otro lado cuando nos enfrentamos con el entorno de la salud mental grave. Somos sensibles a la miseria, las guerras, la hambruna, pero el submundo de los hospitales psiquiátricos es algo tabú. Y más en la época de las tremendas fotos que mostráis. Increíble artículo, habéis removido conciencias.

    Al leer esta gran entrada he recordado la escena final de la película "Amadeus" de Milos Forman cuando Salieri pasea por un psiquiátrico de la época. No es un hecho histórico, pero está muy bien en el cine:
    http://www.youtube.com/watch?v=Yx3d71jXA7I

    Como sabemos todos, la realidad supera a la ficción.

    Gracias por compartir.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Cada vez que me dejo caer por vuestro blog inevitablemente toco las teclas con más cuidado, como el que va abrir un libro antiguo. Me gusta muchísimo este sitio. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  18. Una entrada muy buena, Indira...Hubo un tiempo en el que los psiquiatricos me interesaban mucho y leí sobre ellos. La verdad es que aún se sigue tratando a los enfermos mentales con métodos ancestrales, que realmente no hacen más que dañarlos aún más...y ni que decir tiene, cuando...en aquella época se llamaba "enfermedad mental" a un tipo de comportamiento. Cuantas personas se las trataba de enfermas sin estarlo!!! Increible y espeluznante!!
    Leíste "Los renglones torcidos de Dios"?? Yo hace mucho y aunque es menos espeluznante que esto que nos cuentas (mucho menos), me lo ha recordado.

    De todos modos, hoy día...hay ausencia de psiquiátricos...y creo que deberían de existir, dado que por culpa de la vida acual, las drogas, y etc...sería necesario crear más residencias donde poder derivar a personas así. En mi trabajo, a veces lo echamos en falta.

    Qué bien leerte!! Me gustan mucho tus entradas. Siento que nos parecemos en algunas cosas, mucho. Por cierto, qué tal va ese viaje a Londres?? Estoy deseando que me cuentes...además creo que llevas pekes?? Puede ser??? Bueno ya me contarás...

    Un abrazo y un placer pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  19. Dani, impresionante el final de Amadeus, qué bien refleja ese mundo espeluznante de los psiquiátricos, en este caso del siglo XVIII.

    Lorenzo, eres muy amable, es estupendo encontrar personas que disfruten con los temas que a nosotros nos interesan.

    María, como siempre, una alegría verte por aquí. El libro que mencionas no he tenido ocasión de leerlo pero me gustaría: es un libro que me recomendaron hace mucho tiempo.

    A Londres nos vamos en agosto con los "peques" (tengo dos), ya te contaré :)

    Muchas gracias por vuestros comentarios, es estupendo tener lectores así.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  20. De nuevo una actualización espléndida. Aunque las fotografías muestren una realidad poco agradable, parece que el ojo (y objetivo) del fotógrafo las haya dotado de una inusual ternura, quizá efecto del siempre estético blanco y negro.
    Muchas gracias por compartir esta historia con nosotros, la verdad es que si no fuera por el trasfondo que sabemos hay detrás de las instantáneas, son de una belleza que sobrecoge.

    ResponderEliminar
  21. alguien voló sobre el nido del cuco...

    ResponderEliminar
  22. La verdad me gustó mucho, no he dejado de leer ninguna de las historias, de hecho, no había notado la actualización, pero al leerla, me di cuenta que valió la pena la espera.

    Sigan así y esperamos muchas mas historias como estas.

    Salu2‼...

    ResponderEliminar
  23. www.blogger.com/profile/16120101619844515565


    salu2

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, Finduriel. Yo también creo que el fotógrafo trató de reflejar el lado humano de unas personas que, por distintas circunstancias, se vieron obligadas a convertirse en prisioneras de esos asilos.

    Muchas gracias a todos por los nuevos comentarios.

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Al igual que inquisidor, yo pienso que en el futuro se nos mirará de manera extraña por nuestros actos para con estas personas (al igual que hoy lo hacemos nosotros mismos), pero... Por desgracia, al ser tan poca gente, no nos va a importar un pimiento lo que se les haga (no, no es una critica, es la verdad, o acaso alguien se preocupa día a día de lo que les pueda pasar?).

    Así que mientras los "humanos civilizados" tenemos buenos tratamientos médicos y demases, no hay que olvidarse de ellos, los "repudiados" de la sociedad, que son los que realmente se tragan la mayoría de nuestros males.

    P.S.(Por cierto, me ha gustado mucho el blog y, parece mentira que lo haya conocido simplemente por un fallo en google).

    ResponderEliminar
  26. Como inquilino de diferentes 'hotelitos psicotrópicos' en Madrid, yo te saludo y te doy la enhorabuena por tu trabajo. Me ha gustado.

    See you.

    ResponderEliminar
  27. Un post buenísimo con impresionantes fotos...

    Sinceramente, me parece que todavía éste era un hospital buenísimo... no queráis saber las barbaridades que se hacían en otros con los enfermos mentales...

    Muchas gracias, siempre es un placer leerte ^____^

    ResponderEliminar
  28. Ethereal, José Luis, Esther, muchas gracias, sois muy amables.

    Lamento que, una vez más, el trabajo me impida actualizar el blog e, incluso, contestar con más rapidez vuestros comentarios.

    Os agradezco mucho el interés y la paciencia.

    Un afectuoso saludo!

    ResponderEliminar
  29. Realmente terrible, como unapelicula de horror

    ResponderEliminar
  30. He llegado por casualidad a este blog y desde ese primer momento no he podido parar de curiosear entre sus distintas historias. Estoy asombrada de la forma que tenéis de relatarlas, ya que no me he aburrido con ninguna de ellas (aunque todavía me quedan bastantes por mirar)

    Bueno, que tenéis una nueva seguidora y que espero con impaciencia la siguiente actualización.

    ResponderEliminar
  31. saisoto, muchas gracias por tu comentario y bienvenida.

    A ver si nuestro trabajo se despeja un poquito y nos permite actualizar el blog.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  32. [...] como él: Enfermos mentales del Pilgrim State Hospital.Descubrí estas fotos en un post de Ovejas Eléctricas y me llamaron la atención sobre todo porque las fotos que conozco de Eisenstaedt responden a un [...]

    ResponderEliminar
  33. Magnífico artículo. Me gustaría poder hacer un reportaje como éste en España, pero no se siquiera si es posible.


    Por cierto, a ver si actualizáis el blog con más sabrosas y suculentas historias (si el trabajo os lo permite, claro).

    :-)

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias, pepeltenso. Espero que te resulte interesante el nuevo post, que trata también del mismo tema, pero en los años 40.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  35. No me puedo creer que no habéis escrito nada desde Noviembre.

    Este post, quizá el mejor de todos (junto al de las envenenadoras húngaras)

    ResponderEliminar
  36. Acabo de descubrir vuestro blog y me tiene totalmente "enganchada". Lo he recomendado a mis amigos, me parece extraordinario.
    En cuanto al tema de los prisquiátricos, deciros que mi padre fue enfermero en varios de ellos durante los años 50, en España. Cuenta cosas que ahora nos parecen tremendas pero, también, habla con cariño de los pacientes. No todos tenían la misma patología y abarcaban desde los melancólicos o depresivos, que eran inofensivos hasta las esquizofrenias delirantes, con los que había que guardar ciertas precauciones. Mi padre cuenta, y es escalofriante, cómo hasta en los casos más recalcitrantes, el enfermo tenía instantes de lucidez, de terrible y dolorosa lucidez, en que era consciente de lo que estaba pasando y de dónde estaba.
    Mi padre estaba especializado en atender a los pacientes con ataques graves, que les dejnban rígidos los músculos y a los que en ocasiones se les descolocaba la mandíbula o corrían el peligro de tragarse la lengua. MI padre, que era fuerte y entendía de huesos y músculos, evitaba que se hicieran daño.
    Bueno, no me explayo más, que habría demasiado que contar y el blog es vuestro.

    ResponderEliminar
  37. Muy interesante como todo en este blog, a mi me deja pensando también en las enfermeras, que nervios se necesitarán para desempeñar un trabajo como ese? que habrán sentido al convivir día a día con la gente enferma, cuidarlos y alimentarlos, espero que sin deshumanizarse?

    ResponderEliminar
  38. No sé, Juno, quizás creyesen que esas terapias eran apropiadas e incluso beneficiosas para el paciente. Muchas gracias por la opinión que tienes del blog. Saludos!

    ResponderEliminar
  39. muy buenas maneras de tratar al paciente, sobre todo la del hidroterapia, me imagino que es una de las mas relajantes para un paciente mental, y lastima que se fue desgastando el uso de eso, pero en si las imagenes son buenisimas, buen fotografo y muy buen diseño del arquitecto de este hospital.

    ResponderEliminar