miércoles, 4 de mayo de 2011

Algunos relatos de "Horror gótico"



... de pronto, escuchó una risa, una conmoción extraña arriba. Se oían pasos ir y venir por la habitación donde estaba el cuerpo colgado; entonces la puerta se abrió, aunque él recordaba claramente que la había cerrado con llave. Después sintió pisadas en el rellano y le pareció ver el cuerpo asomado a la barandilla mirando hacia abajo, donde él se encontraba....  los pasos avanzaban por el pasillo hacia la puerta. Podía oír la mano que rozaba la pared con sumo cuidado, como si la «cosa» espantosa palpara el camino. Los sauces se sacudían y gemían al unísono, y un largo susurro del viento atravesó las colinas; la llama de la vela bailaba. Y apareció el cuerpo de Janet «la torcida», con su vestido de lana y su capucha negra, con la cabeza colgando sobre el hombro y una mueca todavía visible en el rostro —viva, se podría decir... muerta, como bien sabía el reverendo Soulis —, en el umbral de la casa...

Janet "La Torcida" (1887), de Robert Louis Stevenson

Durante los siglos XVIII y XIX, especialmente en Inglaterra, surgió un gran interés por las historias tenebrosas y macabras. Frente al racionalismo del siglo XVIII, se desarrolló un nuevo movimiento intelectual, el romanticismo, que sostenía que la razón no podía explicar todos los comportamientos humanos: era necesario adentrarse en las profundidades de la psicología del ser humano, en sus pasiones y sus terrores ancestrales. Así nació la narrativa gótica, que buscaba crear belleza despertando el miedo y la angustia en el lector.

Entre los elementos característicos de este género literario se incluían los ambientes nocturnos, la atmósfera de misterio y suspense, acontecimientos inexplicables, tétricos cementerios, criptas y castillos misteriosos, fuerzas demoníacas, fantasmas, monstruos, vampiros, tormentas y tempestades.

Inspirándose en los clásicos de este género literario, se escribieron obras tan inquietantes como La caída de la Casa Usher (1839), de Edgar Allan Poe; El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886) o Janet "La Torcida" (1887), de Robert Louis Stevenson; El retrato de Dorian Gray (1891), de Oscar Wilde;  Drácula (1897), de Bram Stoker; o Otra vuelta de tuerca (1898), de Henry James.

Vamos a conocer algunas de las obras más turbadoras del terror gótico.

Horace Walpole suele ser considerado el escritor que inició la novela gótica con El castillo de Otranto (1764), una obra mediocre comparada con otras posteriores, pero repleta de elementos góticos como ruinas, castillos con pasadizos secretos, fuerzas sobrenaturales como la imagen que se sale del lienzo, puertas que se abren inexplicablemente, sonidos misteriosos y un yelmo que cae, como por obra de magia, sobre el hijo del malvado príncipe usurpador:
Impresionado con estos sonidos lamentables, y temiendo no sabía qué, avanzó a toda prisa... vio a su hijo hecho pedazos, y casi enterrado bajo un yelmo enorme, cien veces más grande que cualquier yelmo que jamás se haya hecho para un ser humano, y bajo una cantidad proporcional de plumas negras.



Strawberry Hill, mansión de Walpole que, obsesionado con la arquitectura gótica medieval,  construyó de ese estilo su propia vivienda .

Aunque la novela de Walpole resulta bastante ingenua y previsible tiene, sin duda, el mérito de captar el cambio que se estaba operando en la mentalidad de la época y abrió las puertas a otros escritores que deseaban indagar acerca de los sentimientos del miedo y la angustia de unos personajes que vivían situaciones exageradas en escenarios exóticos y tenebrosos.



Ilustración de Los misterios de Udolfo

Los misterios de Udolfo (1794), novela escrita por Ann Radcliffe, es el romance gótico por excelencia. Está lleno de ingredientes básicos de la narrativa gótica: un cruel villano, una joven bella y virtuosa perseguida, escenarios exóticos, un tenebroso castillo y muchos elementos misteriosos e inexplicables.



Ann Radcliffe

La historia tiene como heroína en apuros a Emily, que, cuando el padre fallece, se ve obligada a vivir con su tía, Madame Cheron. La tía se casa con Montoni. Este personaje, prototipo de villano gótico, egoísta y cruel, amenazará violentamente a su esposa para que le ceda sus propiedades en Toulouse, que a su muerte heredaría Emily. Sin embargo, Madame Cheron muere sin renunciar a sus bienes. Emily vive aterrada dentro del castillo de Montoni, en donde tienen lugar muchos acontecimientos misteriosos y aparentemente sobrenaturales. Finalmente, conseguirá escapar y convertirse en una rica heredera que se unirá a su verdadero amor, un joven llamado Valancourt.


... Pudo distinguir algo parecido a una forma humana que avanzaba a largo de la muralla, hacia la ventana, el silencio con el que se movía la convenció de que no era un centinela. A medida que se acercaba, ella dudó en retirarse pero la emoción y la curiosidad la incitaban a quedarse... la aparición llegó frente a su ventana y se paró...

La novela fue parodiada, con humor, en La abadía de Northanger (1798, publicada póstumamente en 1818) de Jane Austen, cuya heroína, Catherine, después de leer la obra de Radcliffe, espera que su estancia en la abadía esté repleta de misterio sobrenatural, asesinatos y romance. Conociendo su carácter y sus gustos literarios, Henry, hijo del propietario de la abadía, intenta asustarla describiéndole los tenebrosos acontecimientos que la esperan en la vieja mansión familiar:
... deberá usted preparase para soportar los horrores que, según las novelas, suelen rodear este tipo de  edificios... debe usted tener en cuenta que cuando una señorita visita por primera vez una vivienda como ésta suele ser alojada lejos del resto de la familia. Mientras los miembros de ésta se retiran a descansar a estancias recogidas y cómodas, la invitada, conducida por una anciana ama de llaves, se dirige hacia una escalera distinta y, a través de lóbregos pasillos, hacia un aposento que lleva veinte años sin que mortal alguno lo habite, probablemente desde que murió en él algún antepasado...



Ilustración de La abadía de Northanger

Profundamente sugestionada, Catherine, empieza a desconfiar de sus amigos y conocidos, a los que no puede evitar ver como personajes góticos, pero, finalmente descubrirá que "cualquier cosa, por incomprensible que nos parezca, tiene explicación si se indagan las causas que la originan".

Inspirándose en la literatura gótica, muchos célebres autores victorianos escribieron cuentos y novelas que incluían elementos característicos del género.


Ilustración de Alice B. Woodward. Prose Tales of Edgar Allan Poe, New York: Grosset y Dunlap (1903)

La mayoría de los escritores victorianos de novelas de terror no podían sustraerse a ciertas convenciones sociales y literarias, como por ejemplo, el final feliz, el triunfo de la bondad y la virtud y la aceptación de los valores morales de la época. No fue así Edgar Allan Poe, que supo relatar los acontecimientos de manera aséptica, impersonal, sin importarle que sus historias no se adaptasen a los convencionalismos sociales. Un buen número de elementos góticos contiene La caída de la Casa Usher, que Poe publicó en 1839. Verdaderamente espeluznante es el final de esta obra, en el que Roderick confiesa a su amigo que enterró viva a su hermana, enferma de catalepsia:
-¿No lo oyes? Sí, yo lo oigo y lo he oído. Mucho, mucho, mucho tiempo... muchos minutos, muchas horas, muchos días lo he oído, pero no me atrevía... ¡Ah, compadéceme, mísero de mí, desventurado! ¡No me atrevía... no me atrevía a hablar! ¡La encerramos viva en la tumba! ¿No dije que mis sentidos eran agudos? Ahora te digo que oí sus primeros movimientos, débiles, en el fondo del ataúd. Los oí hace muchos, muchos días, y no me atreví, ¡no me atrevía hablar! ¡Y ahora, esta noche, Ethelred, ja, ja! ¡La puerta rota del eremita, y el grito de muerte del dragón, y el estruendo del escudo!... ¡Di, mejor, el ruido del ataúd al rajarse, y el chirriar de los férreos goznes de su prisión, y sus luchas dentro de la cripta, por el pasillo abovedado, revestido de cobre! ¡Oh! ¿Adónde huiré? ¿No estará aquí pronto? ¿No se precipita a reprocharme mi prisa? ¿No he oído sus pasos en la escalera? ¿No distingo el pesado y horrible latido de su corazón? ¡Insensato! -y aquí, furioso, de un salto, se puso de pie y gritó estas palabras, como si en ese esfuerzo entregara su alma-: ¡Insensato! ¡Te digo que está del otro lado de la puerta!
Como si la sobrehumana energía de su voz tuviera la fuerza de un sortilegio, los enormes y antiguos batientes que Usher señalaba abrieron lentamente, en ese momento, sus pesadas mandíbulas de ébano. Era obra de la violenta ráfaga, pero allí, del otro lado de la puerta, estaba la alta y amortajada figura de Madeline Usher. Había sangre en sus ropas blancas, y huellas de acerba lucha en cada parte de su descarnada persona. Por un momento permaneció temblorosa, tambaleándose en el umbral; luego, con un lamento sofocado, cayó pesadamente hacia adentro, sobre el cuerpo de su hermano, y en su violenta agonía final lo arrastró al suelo, muerto, víctima de los terrores que había anticipado.



Ilustración de Frankenstein o el moderno Prometeo de Theodor von Holst para la edición de 1831

También incluía elementos góticos, Frankenstein, la famosa novela de Mary Wollstonecraft Shelley, que escribió casi por casualidad. Durante el lluvioso verano de 1816, Mary Shelley y su marido, Percy Bysshe Shelley, visitaron Suiza y se reunieron con su amigo Lord Byron, que entonces residía allí. Para evitar el aburrimiento, leyeron unos volúmenes de historias alemanas de fantasmas y Byron retó a los Shelley y a su médico personal, John Polidori, a que escribiesen una historia de terror. Cuando Mary, que sólo contaba con dieciocho años, se fue a dormir pensó una idea que a ella misma llegó a horrorizar:
Vi -con los ojos cerrados, pero a través de una aguda visión mental-, vi al pálido estudiante de artes diabólicas arrodillado al lado de aquella cosa que había conseguido juntar. Vi el horrendo fantasma de un hombre yacente, y entonces, bajo el poder de una enorme fuerza, aquello dio señales de vida y se agitó con un torpe, casi vital, movimiento. Era espantoso...

Esa idea fue perfeccionándose hasta que la autora publicó, dos años más tarde, su célebre novela, de terror gótico y ciencia-ficción. Su protagonista, el científico Víctor Frankenstein, explicaba de este modo en la obra cómo su criatura cobraba al fin vida:
En una horrible noche de noviembre concluí mi labor. Con una ansiedad que casi lindaba en la agonía reuní a mi alrededor los instrumentos de la vida para poder infundir el soplo de la existencia en la cosa inanimada que yacía a mis pies. Era casi la una de la madrugada; la lluvia golpeaba lúgubremente contra los vidrios y mi vela casi se había consumido cuando, al resplandor de la luz casi extinguida, vi que se abría el opaco ojo amarillento de la criatura; respiró con esfuerzo y un movimiento convulsivo agitó sus miembros...

Ya en el siglo XX, Howard Phillips Lovecraft logra sintetizar la belleza gótica y la ciencia ficción en unas obras que recogen el horror ancestral y las fuerzas cósmicas que dominan todo lo creado por el demiurgo.


Lovecraft "In the Vault". Ilustración de Frederic Volante

En el relato titulado In the Vault -En la cripta- (1925), Lovecraft narra la historia de un avaro y amoral sepulturero, George Birch, que se apropiaba de los terciopelos que adornaban el interior de los ataúdes y no respetaba la dignidad de los difuntos adaptando "los miembros no visibles de sus inquilinos sin vida a unos recipientes no siempre calculados con exactitud".
Cuando accidentalmente se queda encerrado dentro de una cripta, los muertos estafados le recordarán que no han olvidado los agravios, incluso después de fallecer:
Mientras ascendía por los astillados ataúdes sintió con intensidad su peso, especialmente cuando, tras llegar al de más arriba, escuchó ese agravado crujir que presagiaba la fractura total de la madera. Al parecer, había planificado en vano elegir el más sólido de los ataúdes para la plataforma, ya que, apenas apoyó todo su peso de nuevo sobre esa pútrida tapa, ésta cedió, hundiéndole medio metro sobre algo que no quería ni imaginar... Asiendo los bordes de la abertura, trataba de auparse cuando notó un extraño impedimento en forma de una especie de tirón en sus dos tobillos. Enseguida sintió miedo por primera vez en la noche, ya que, aunque pugnaba, no conseguía librarse del desconocido agarrón que hacía presa de sus tobillos en entorpecedora cautividad. Horribles dolores, como de salvajes heridas, le laceraron las pantorrillas, y en su mente se produjo un remolino de espanto...

Enlaces: wikipedia 1, 2, 3, 4, 5, scribd, goodreads, gutenberg, ticer-swim, leergratis, ciudadseva, fantasymundo, elespejogotico, 666-dark, virtualsalt.

25 comentarios:

  1. [...] Algunos relatos de “Horror gótico” Subido por Milhaud hace 2 segundos www.ovejaselectricas.es/?p=2027  [...]

    ResponderEliminar
  2. [...] Algunos relatos de “Horror gótico” www.ovejaselectricas.es/?p=2027  por Milhaud hace 3 segundos [...]

    ResponderEliminar
  3. Un artículo buenísimo, felicidades :)

    Dentro de los muchos escritores que se comentan en la entrada, mis dos favoritos son Poe y Lovecraft. Pero si tengo que elegir a mi favorito dentro del género del "horror gótico", me quedo sin ninguna duda con Poe. Cierto es que Lovecraft se puede encuadrar dentro del género, pero tiene muchos elementos diferentes (terror cósmico, que se le suele llamar). En vez de fantasmas o maldiciones, Lovecraft presenta monstruos marinos, alienígenas... Por el contrario, Edgar Allan Poe es el perfecto representante del horror gótico: Los escenarios, la ambientación, los sucesos sobrenaturales (fantasmas, fallecidos que se comunican con los vivos...), la angustia y la psicología de los personajes, etc. En mi opinión, Poe es el mejor representante de este tipo de literatura.

    Ah, y yo también incluiría a nuestro compatriota Gustavo Adolfo Bécquer. Es curioso ver cómo mezcla el horror gótico más puro (con fantasmas, brujería...) con las tradiciones españolas (si te fijas bien en sus leyendas, te encuentras un montón de elementos y tradiciones típicas de su tierra, y los escenarios en los que transcurren las obras muchas veces son un típico pueblecito castellano). Mi leyenda favorita: "El monte de las ánimas".

    También viene bien recordar a Oscar Wilde y su obra "El fantasma de Canterville", la cual es prácticamente una burla/parodia con cierto toque humorístico del horror gótico ;)

    De nuevo, felicidades por el artículo, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  4. Me encantó el artículo, de niña me gustaban mucho (bueno, aún me gustan) las historias de Poe y Lovecraft me daban miedo pero aún así las seguía leyendo también un cuento que me gustó mucho fue el de El Horla de Maupassant.

    Me gustarían que añadieran en su página alguna integración con facebook para poder compartir sus publicaciones con mis amigos.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Cendrero, muchas gracias por tu interesante aportación. Aunque algunos relatos de Lovecraft son muy buenos, yo también prefiero a Edgar Allan Poe. Me parece que es único a la hora de crear atmósferas de misterio y de inquietud.

    La verdad es que he dejado a muchos magníficos escritores sin incluir en el post. Entre ellos a Bécquer, por supuesto, y también a Charlotte Brontë, en su Jane Eyre, a Charles Dickens, que introdujo muchos elementos góticos en sus relatos, etc.
    He escogido a algunos de los autores que me parecían más representativos de la literatura anglosajona.

    Hanita, yo también leía a Poe de niña. Me daba mucho miedo pero también me encantaba :)

    Se lo comentaré a Chandra lo del facebook. Muchas gracias por tu interés.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  6. Estupendo artículo. Aun recuerdo la ansiedad que me provocaban relatos como "Berenice" de Poe o "No despertéis a los muertos" de Ludwig Tieck y "el vampiro" de Pollidori (eso si que es un vampiro y no los pusilanimes de "Crepusculo" XD)

    ResponderEliminar
  7. Como siempre una entrada genial, siempre me han gustado esas noches frías y lluviosas en las que la lluvia crea una perfecta atmósfera para reflexionar sobre tus cosas, y por que no leer una novela de terror.

    Un saludo ^__^

    ResponderEliminar
  8. TucO, "El vampiro" de Polidori no lo he leído pero estoy segura de que el protagonista debe ser mucho más tenebroso e inquietante que los personajes de Crepúsculo.

    Rouber, también a mí me gustan las novelas góticas en las noches lluviosas y si hay tormenta, mejor :D

    Muchas gracias a los dos. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Fanatico de Lovecraft ... es hora de Poe.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Indira, qué articulo tan bueno!! Me encanta como nos llevas de un escritor a otro dentro de un mismo género. Nos has regalado un viaje por la novela gótica. Y qué de trabajo de investigación!! Pensé que no conocería a nadie, y mientras ibas nombrando las novelas góticas, al menos conozco alguna más de la que creía: Los misterios de Udolfo, Frankistein, y la irónica Abadía de Northanger.

    Te felicito por esta entrada tan buena. La he disfrutado muchísimo.
    Por cierto...en casa tengo otro libro de la época victoriana de Elizabeth Gaskell llamado Cuentos Góticos, que aún tengo pendiente leer y que me han entrado ganas de al menos, leer alguno de sus cuentos.
    Qué tengas un precioso fin de semana!!
    Un abrazo, Indira!!

    ResponderEliminar
  11. celeblung, seguro que Poe no te va a defraudar. Muchas gracias por tu comentario. Saludos

    María, me alegro de que te haya gustado la entrada. Los Cuentos góticos de Elizabeth Gaskell no los he leído. Tomo nota.

    Que tú también pases un estupendo fin de semana. Nosotros nos vamos de excursión con los niños y unos amigos. Hay que aprovechar este tiempo tan bueno. Un gran abrazo, María :)

    ResponderEliminar
  12. estupenda entrada,cuando la he visto en el blogroll de marí me lanze de cabeza, ya que estas fueron parte de mis lecturas de adolescencia. y si bien admiro muchisimo a la mayoria de los autores que mencionas, tengo en special estima a walpole y su castillo de Otranto, mas alla de sus calidades literarias. un abrazo

    ResponderEliminar
  13. ¡Ooooh, qué entrada más buena! A ver si acabo la traducción con la que estoy en estos momentos y me paso a leerla con más detenimiento.
    Siempre, estupenda, Indira :-)
    Un abrazo,
    Noemí.

    ResponderEliminar
  14. Walpole debió de ser alguien muy original. También a mí me gusta, aunque no sea de mis escritores preferidos. Muchas gracias por tu comentario, julio e. :)

    Noemí, me alegro mucho de que te gustase el post. Suerte con tu nueva traducción. Un gran abrazo también para ti.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Indira. Llevo horas leyendo tu post y estoy fascinada. Escuchar historias pasadas me permite vivir mil vidas en una. Mis favoritas, el Salto Angel y los pecios hundidos en Aruba. Tantos héroes desconocidos y arduas empresas fallidas tan pronto olvidadas... Hermoso homenaje.
    Desde Madrid, muchas gracias y ten por seguro que ya no te pierdo la pista.

    ResponderEliminar
  16. MereGlass, muchísimas gracias por tus palabras y bienvenida al blog.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
  17. Una novela gótica digna de mención es "Carmilla", de Joseph Sheridan Le Fanu. Se trata de una historia de vampiros que precede al "Drácula" de Bram Stoker. La vampira, Carmilla, mantiene una relación de sesgos lésbicos con su anfitriona, una joven tan hermosa como ella. Tan sólo el hecho de tratarse de una historia de fantasía, liberó a la novela de la censura impuesta por la moral victoriana.

    El género gótico daría para mucho, podríais hacer una segunda entrega sobre el tema pero concentrándoos en novelas actuales, mostrar la bibliografía existente acerca de los nuevos góticos. Sería muy interesante y daría mucho de sí.

    Enhorabuena por el blog, tiene una gran calidad. Saludos

    ResponderEliminar
  18. Hola! Aquí de nuevo enviando un afectuoso saludo.
    Fantástico post, recordé mi infancia.. tuve un profesor al que le gustaba leernos las historias de Lovecraft, incluso tapaba las ventanas con cartones obscuros para darle suspenso a la narración, esas experiencias me hacían temblar por las noches.
    Leyendo los comentarios me quede reflexionando sobre este tema de "Crepusculo". Hace tiempo leí "El vampiro" de Polidori, es un antecedente cercano a lo que sería Dracula años después, el personaje de la obra de Polidori es la figura fiel del chupasangre enigmático, o al menos eso pienso yo, que "Crepuesculo" ni que nada! :D
    Sin mas que decir me retiro, esperando leerles pronto, genial blog! Suerte y buen día o noche.

    ResponderEliminar
  19. Serafín, tengo ganas de leer algún relato de fantasmas de Sheridan Le Fanu y esta novela que mencionas debe ser muy interesante. He leído que le influyó mucho a Bram Stoker.

    Minerva, qué profesor tan original, seguro que no os aburríais en clase.

    Muchas gracias por la opinión que tenéis del blog. Saludos!

    ResponderEliminar
  20. Excelente. Qué grandes recuerdos vienen a mi mente Jekyl Mr. Hyde, Dracula, El Silencio de los inocentes....

    Mil Gracias por tu artículo. A Recomendar!

    ResponderEliminar
  21. Set your own life time more simple get the loans and all you need.

    ResponderEliminar
  22. oohhh esos relatos si que dan miedo.. de hecho hasta las imagenes dan miedo ...

    ResponderEliminar
  23. Eii muy buena página! no la abandonen!!

    ResponderEliminar