domingo, 11 de diciembre de 2011

La sexualidad desenfrenada de la antigua Grecia

Un joven desnudo toca el aulos en un banquete. Copa ática, 460-450 a. C.

El hombre de la antigua Grecia consideraba el amor hacia las mujeres algo vulgar, una pasión vacía, propia de los animales. Este concepto del amor, lógicamente favoreció la escasa valoración social de las mujeres, a las que se veía como seres inferiores física e intelectualmente.

El amor entre hombres era más respetado por la sociedad griega. Se consideraba un privilegio de los hombres cultos. Generalmente, solía existir una importante diferencia de edad entre los amantes.


En este fresco de una tumba griega vemos al erómeno con su erastés.

En Atenas, el hombre mayor se llamaba erastés y su joven amante, erómeno. El primero debía educar, proteger y dar buen ejemplo a su amado. El jovencito ofrecía a cambio su lealtad y su belleza física. Sólo el primero debía sentir placer sexual en sus relaciones.





Escena de cortejo pederasta recogida en una vasija del siglo IV a. C.


Al parecer, muchos jóvenes griegos  se prostituían a cambio de dinero, perros de caza u otros caprichos. Otros, eran vendidos por sus propios padres para que ejerciesen la prostitución.


Hombre pagando a un joven prostituto


Incluso jovencitos adinerados, de buena familia, podían entregarse a hombres mayores  a veces, simplemente, por experimentar nuevas experiencias sexuales. Este fue el caso de Timarcos, que, según nos cuenta Esquines, su inmensa fortuna no le impidió vender su cuerpo desde los trece años y unirse después al pederasta Misgolas a cambio de dinero: 
Se llevó a su casa a Timarcos, que estaba bien rollizo, vicioso ya, y dispuesto a conceder a Misgolas cuanto éste deseara... Actuaba así porque era esclavo de sus pasiones más despreciables, los platos refinados, las mujeres flautistas, las prostitutas, los dados, todo lo que jamás debería seducir a un noble. Esquines: Contra Timarco
También se extendió en Grecia la moda de mantener sexo con eunucos, que podían ser de tres tipos: los castrati, a quienes se les había cortado todo; los spadones, no mutilados del todo; y los thlibiae, con los testículos aplastados.

A pesar de que socialmente se ensalzara el amor entre hombres, las mujeres nunca dejaron de ser fuente de deseo. Era frecuente que en los banquetes y en las fiestas se contratase a bellas prostitutas para que "amenizasen" la velada.


En Grecia, las alcahuetas recogían niñas abandonadas para dedicarlas después a la prostitución. Muchos padres poco adinerados, cuando nacían sus hijos, sobre todo si eran niñas, los colocaban dentro de un macetero (para protegerlos de los perros) en una esquina de una calle. Los traficantes recogían a estos niños para venderlos, antes de la adolescencia, como esclavos o prostitutos.

Según Zenón, una pequeña niña, como había que educarla, sólo valía 50 dracmas, pero las adolescentes prostituidas podían costar hasta 300 dracmas.

Luciano, en su Diálogo de las cortesanas, nos explica cómo una madre comenzó a prostituir a su propia hija, que sólo tenía diez años:

- Saldrás a conocer hombres jóvenes, beberás y te acostarás con ellos a cambio de dinero.
- ¿Cómo Lira, la hija de Dafnis?
- Sí.
- Pero ¡si es una prostituta!
- ¡Eso no es tan terrible! Te harás rica y tendrás numerosos amantes. ¿Por qué lloras? Las prostitutas son numerosas y codiciadas. ¡Ganan mucho dinero! ¡He visto a la hija de Dafnis cubierta de harapos cuando era niña, y la veo ahora con sus joyas, sus vestidos de colores y sus cuatro criadas!
La sexualidad del varón era mucho más libre y desinhibida que la de su mujer legítima. Mientras que ella sólo podía tener relaciones sexuales con su marido, con el fin de la procreación, éste podía buscaba el placer con diferentes amantes, como concubinas, esclavas domésticas o prostitutas.

Entre las prostitutas destacaba, por su refinameinto y belleza, la hetaira, que no sólo era objeto de placer sino también signo externo de riqueza. Por ese motivo, era exhibidas por su protector en los juegos, en debates políticos, excursiones o banquetes.


En los banquetes, el anfitrión solía ofrecer a sus invitados espectáculos excitantes, con juegos, números de circo y bailarinas y flautistas prostituidas. Sin duda, estas fiestas terminaban en orgías, en las que las prostitutas competían por demostrar su capacidad e imaginación.


Una joven música, que ha tocado la lira en un banquete, se viste de nuevo bajo la mirada de su cliente. Copa ática, c.490 a. C., Museo Británico.


Las hetairas vivían con mucho lujo y algunas eran tan caras que eran alquiladas por dos hombres a la vez. Sin embargo, todas temían la vejez. Y es que todas las prostitutas, incluso las más bellas e influyentes, podían acabar mál con el paso del tiempo. Epícrates nos habla del trágico declive de la cortesana Lais, célebre en su época:

Lais es perezosa y está siempre borracha... Cuando era joven y lozana, se mostraba indomable a causa de sus riquezas, y resultaba más fácil obtener una entrevista con el sátrapa Farnabazos que con ella. Pero desde que han transcurrido los años y ha perdido la armonía de su cuerpo, ¡resulta más fácil verla que escupir! Ahora se pasea por todas partes. Lo mismo le dan una moneda de oro que tres óbolos; recibe a jóvenes lo mismo que a viejos. Se ha domesticado tanto que viene a comer de tu mano. Epícrato: Anti-Lais.

Obras consultadas: Vanoyeke, V, La prostitución en Grecia y Roma, Madrid, 1991; Faraone, C. A. (ed.), Prostitutes and Courtesans in the Ancient World, London, 2006.

Enlaces: Wikipedia, radiomiami, grupoatenealaplata.

22 comentarios:

  1. Lo contrario de Lilith en el libro cain, su marido era el domesticado, me lo descargue en pdf y lo ley como en 2 dias, recomendado.

    ResponderEliminar
  2. El libro de Lilith es ficción...

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué se habla de pederastia cuando las relaciones no eran forzadas, sino consentidas? Que en nuestra cultura y en nuestro tiempo se considere pederastia tener relaciones con personas menores de cierta edad no significa que en el pasado tuviera que ser así, igual que no es así en muchas otras culturas también de nuestro tiempo. Interpretar la historia de este modo es tergiversarla. También podríamos interpretar que no es que en aquel entonces hubiera una sexualidad desenfrenada, sino que hoy día sufrimos una represión exagerada.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien Roberto, será cuestión de violar niños por la calle para no ser tan reprimidos.

    El/la niño/a no está preparado para el sexo ni emocional ni físicamente, porque no decide ni sabe decidir hasta bien entrada la adolescencia.

    Los niños no son tontos pero tampoco son adultos.

    ResponderEliminar
  5. La prostitución infantil por desgracia ha existido a lo largo de toda la historia. Lo único es si era más o menos políticamente correcto

    ResponderEliminar
  6. Claro, supongo que las relaciones con niños eran consentidas y la esclavitud tambien era de mutuo acuerdo. Seguro que tanto el niño forzado sexualmente, como el esclavo, como los eunucos, estaban encantados con su situacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda no estarían encantados. Igual una aclaración: en la denominada pederastia griega las relaciones eran entre un hombre en su treintena y un joven ya entrado en la adolescencia, de entre 15 y 18 años. No se trataba de relaciones entre un hombre y un niño.

      Eliminar
  7. Al margen de las discusiones que pueden suscitar las diferencias culturales, me encantan los informes que hacen realmente no tienen desperdicio. Y volviendo a las diferencias culturales, más allá de las religiones, más allá de las costumbres, más allá de la cultura, y si bien nadie tiene la verdad, espero que algún día se terminen tanto las "relaciones consentidas" entre niños y adultos, como muchas otras cosas... Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Tengamos en cuenta un detalle, respecto al tema de la pederastia en la antigua Grecia:

    En la antiguedad, con 13 años ya no se era un niño para nada. Con 13 años entraban a trabajar de aprendices, marchaban a la guerra, se casaban etcétera.

    Hoy en día las cosas han cambiado (en el mundo desarrollado), pero en el pasado remoto era totalmente normal estar casado y tener hijos con 16 años, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  9. La gente no se entera de que sí, que un niño a los 13 años ya era un semiadulto en Grecia en aquella época....

    Pero a parte de todo ésto de la pederastía que no viene a cuento, quiero mencionar la isla de Lesbos, que también existían las mujeres con relaciones homosexuales. Y se lo pasaban bien. Jeje

    ResponderEliminar
  10. La niñez es la tapa en que aún no hemos alcanzado, desde el punto de vista biológico, la capacidad de reproducirnos; o sea, es el periodo comprendido hasta los 13 años. A partir de los trece viene la adolescencia, etapa en la que si bien no se ha alcanzado la madurez (mental, ya que le física se alcanza recién hacia los 28 años), sí se está biológicamente capacitados para el sexo y la reproducción. De esta forma, un pedófilo es quien se siente atraído sexual y/o románticamente hacia un niño (menor de 13), y un pederasta es quién mantiene relaciones, consentidas o no, con uno. Desde un punto legal sólo se trata al pederasta, pero entendiendo por niño a un menor de 18: una definición legal no tiene que coincidir necesariamente con una científica, aunque es importante usar la correcta en el momento correcto.

    A los griegos les interesaban mucho más los adolescentes (mayores de 13) que los niños propiamente dichos. En esa época no existía la idea de adolescencia, así que a partir de los 13 se era prácticamente un adulto. A su vez, la practica sexual con menores de 13 no estaba permitida. Desde el punto de vista de ellos todas las relaciones con niños quedaban prohibidas y sólo se consentían entre adultos. Si en el futuro se define niño como un menor de 25 (cosa que puede ocurrir si la expectativa de vida de la especie aumenta lo suficiente), entonces nosotros también seremos considerados pederastas y sexualmente desenfrenados. Cabe aclarar también que desde un punto de vista biológico no hay ningún motivo para que a un adulto no le interese un adolescente (ser sexualmente capacitado y perfectamente reproducible). Obviamente no estoy diciendo con esto que sea moralmente correcta su práctica (lo biológico no es lo único que cuenta: somos seres sociales e inteligentes que buscamos más en la vida que comer y reproducirnos), sólo que no es tan extraño de que se haya ejercido durante casi toda la historia, ni que si alguien está atraído hacia un adolescente es, necesariamente, un enfermo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo no creo que fuesen más desenfrenados que nosotros. Simplemente cambió la edad a la que solemos iniciarnos en la sexualidad, pero, como bien habeis dicho, la consideración de lo que es un adulto también, de modo que pdoemos decir que 13 años equivalen a los 18 de ahora.

    Y, sobre nuestra sociedad, yo creo que somos mucho menos reprimidos que en otras épocas históricas en que el cristianismo lo juzgaba todo. Sobre todo en lo tocante a la sexualidad femenina el avance es impresionante.

    ResponderEliminar
  12. Juzgar una cultura separada de nosotros más de 2000 años con nuestra moralidad actual es ridículo.

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que se tiende a trasladar conceptos jurídicos actuales al pasado cuando históricamente tenían otro contenido.

    En Grecia, mantener relaciones con niños era delito. Sin embargo, se permitía la relación pederástica entre un adulto y un adolescente. La edad de éste es algo controvertido. Algunos autores consideran que las relaciones eran legítimas si el jovencito tenía 12 años, como mínimo. La edad máxima del adolescente tampoco está muy clara. Más que a una edad exacta, la relación pederástica terminaba con la aparición en el joven de los caracteres sexuales secundarios, como vello facial y corporal y el cambio de voz (rondaría los 17 años).

    Tampoco cualquiera podía ser erastés (o erasta): debía tener, como mínimo, 25 años y, se supone, que debía dejar la relación cuando tuviera unos 30, pero lo cierto es que muchos griegos la practicaron muchos años después o, incluso, toda la vida. Además, se excluía a los esclavos, los prostitutos, los enfermos, los locos y los borrachos. Esta exclusión se debía a que estas personas no eran dignas de ser buenos maestros de sus jóvenes amantes.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  14. Muy interesante el artículo, y también las opiniones. Lo único que añadiría es que, el concepto de "Infancia" tal y como lo entendemos hoy es un concepto muy moderno, el cual nunca hemos compartido anteriormente con otras culturas (al menos occidentales) en la historia. Este concepto se ha ido formulando a través de los años y ha necesitado de la psicología, de la pedagogía, de la biología, de la sociología y la cultura para concretarse hasta lo que conocemos en nuestros días. Por lo que, un griego de hace 2000 años nunca vería a un niño como lo vemos nosotros.
    Supongo pues que esta concepción, desafortunadamente, también influiría a la hora de las relaciones sexuales en la cultura griega de entonces,tal y como relata este artículo.

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo contigo, Anónimo, no podemos trasladar al pasado nuestros conceptos éticos y jurídicos. Lo que en unas épocas resulta escandaloso, en otras está plenamente aceptado social y jurídicamente. Pero, indudablemente, no podemos obviar nuestra forma de pensar, propia de nuestros tiempos. Por ese motivo, algunas prácticas sexuales de los griegos nos producen rechazo.

    Muchas gracias por tu aportación. Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Y ahora nos sorprendemos por cualquier cosa. Hay que ver como cambia la humanidad a lo largo de los años. Muy interesante el articulo :D

    ResponderEliminar
  17. Como es posible tanto cambio y tan brusco de unas generaciones a otras...
    No me entra en la cabeza.


    Manipulador de Alimentos

    ResponderEliminar
  18. Hoy en dia, los niños y niñas se prostituyen en las calles, no por amor, s ino por dinero, por sobrevivir, muchos de ellos llevan dinero para sus familias, sinembargo el estado es permisivo, pues no existe una política al respecto, así este escrita, en lo real no se aplica, solo asistan a los parques o al centro de la ciudad, para que lo vean.

    ResponderEliminar
  19. Rome: Sex & Freedom
    http://www.nybooks.com/articles/archives/2013/dec/19/rome-sex-freedom/

    Quizas este articulo y el libro en el recensionado podrian ayudar a entender el origen y causa de la diferencia de costumbres y moral entre una y otra epoca.

    Hay que considerar que cuando evocamos la Grecia clasica y la Roma imperial, lo hacemos en tanto que referentes fundamentales de nuestra cultura, tanto en lo politico, economico y lo propiamente cultural.

    Asi que les aplicamos categorias modernas y de nuestro contexto que no les corresponden y distorsionan lo que en realidad fueron.

    Por ejemplo era corriente casar a una niña a los 13 años, o bien el pater familias podia vender a su hijo para pagar deudas o por lo que fuera y tal potestad la conservaba hasta el dia de la muerte.

    Cabe concluir pues que en lo moral, politico y economico cabria considerar que la Grecia clasica y la Roma imperial cabria compararlos con un pais subdesarrollado de nuestra epoca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, las costumbres de una época hay que enmarcarlas en un contexto histórico determinado y el historiador no puede trasladar su ideología, sus "prejuicios", cuando estudia una etapa del pasado. Muchas gracias por tu interesante aportación.

      Saludos.

      Eliminar
  20. Bueno... no desarrollé bien lo que queria.

    Pretendia decir que asumimos actos o sucesos que descritos con las mismas palabras tienen un significado muy distinto al que tienen en nuestro momento y no caemos en la cuenta de que eran barbaridades. Por ejemplo era comun torturar a los esclavos para hacerles confesar lo que sea, incluso para divertirse. Que ello fuera comun en ese momento y se considerase normal no significa que ello dejara de ser una criminalada. En cambio casar a niñas de 13 años en un contexto de una esperanza de vida no mucho mas allá de los 30 años, quizas adquiera otro sentido.

    Tengamos en cuenta que la historia e historias o sea batallitas y anecdotas del pasado que conocemos son las que nos han legado quienes estaban en disposicion de contarlas, con lo cual nos transmiten su perspectiva y sobre todo la cabroneria normal, la que para ellos era normal.

    Esto ultimo es particularmente significativo en lo que respecta a actos e instituciones de explotacion, robo y expolio ejercidos bajo la etica del ganador, del detentador del poder y la gloria. Así, la guerra de conquista es una historia particularmente pervertida por ese punto de vista del narrador y de su clase, desde la que narra y para la cual lo narra.

    La guerra de conquista no se diferencia de una razzia de un grupo de bandoleros que en vez de usar cuchillos llevan espadas y se organizan en cohortes y falanges macedonias, pues el dialogo que se establece es: largate, lo tuyo es ahora mio y me calificaré como conquistador, emperador, luchador, valiente, victorioso, el grande, el poderoso... en fin toda esa basura que todavia hoy contamina el modo como narramos las relaciones y fricciones entre clases sociales y entre paises, grupos o etnias.

    Respecto a la pederastia... en realidad, sospecho yo, eso es algo que siempre ha tenido que estar mal visto o sea que no era precisamente algo honorable y ello por que no podia ser de otro modo en un contexto en el que la condicion femenina padecia demerito y subordinacion. Asi pues, tratar a otro hombre, sea un niño o un efebo, asi como consentir recibir el tratamiento erotico propio del dedicado a la mujer, no podia en modo alguno tener buena prensa, por lo menos no entre la gente normal, o sea la gran mayoria, la carente de poder y recursos para esclavizar o comprar servicios sexuales, pues en tal caso podia pasar a ser signo de poder, de ostentacion: lo hago porque puedo y haciendolo me pavoneo y manifiesto mi estatus, aunque claro tambien se precisa tener motu proprio una disposicion.


    ResponderEliminar