martes, 20 de diciembre de 2011

Otras curiosas Navidades

Aunque las fiestas navideñas, como consecuencia de la influencia anglosajona, son cada vez más parecidas en todo el mundo, eso no significa que muchos países no mantengan parte de sus viejas tradiciones. En este post vamos a conocer algunas curiosas costumbres de las Navidades en Suecia, Japón, China y Alemania.
 La Navidad en Suecia.


En Suecia, las familias intentan conservar las tradiciones autóctonas, aunque, en la actualidad, su Navidad es una mezcla de costumbres nacionales y extranjeras.

La celebración de Santa Lucía, el 13 de diciembre, es una parte fundamental de la Navidad. Por la mañana, la hija mayor de cada familia, arreglada con un vestido blanco y una corona con siete velas encendidas sobre su cabeza, lleva café, bollos y vino caliente con especias a sus padres y familiares.




El origen de esta fiesta puede deberse o bien a la santa cristiana mártir, que murió en Sicilia en el 304, o bien a la primera mujer de Adán, que abandonó el paraíso y engendró numerosos hijos con los demonios. El nombre de Lucía se relaciona con lux (luz, en latín) pero también con Lucifer. Por tanto, es difícil conocer con exactitud el origen de "la Lucía" sueca, que simboliza una mezcla de tradiciones.



La mártir cristiana Lucía de Siracusa



Lilith, considerada la primera esposa de Adán en la mitología mesopotámica y hebrea

En el antiguo calendario, la noche de Santa Lucía era la más larga del año. Para celebrarla, las gentes del campo debían haber finalizado las matanzas y la trilla y tener los hórreos llenos. Era una noche mágica y peligrosa, en la que aparecían seres sobrenaturales y en la que los animales podían hablar. A la mañana siguiente, los campesinos tenían la costumbre de dar a su animales una ración extra de pienso. También las personas debían alimentarse más de lo habitual, por lo que tomaban de siete a nueve desayunos.

En esa larga y misteriosa noche del oscuro invierno sueco, "Lucía" siempre ha sido considerada símbolo de la luz y representa el regreso de días más luminosos.

Muchas escuelas y empresas eligen a su propia "Lucía", que, vestida como hemos indicado, sale por las calles en procesión. Esta procesión es muy popular en Suecia: a "Lucía" le siguen sus damas de honor, también vestidas con el traje blanco, y, detrás de ellas, desfilan los llamados "chicos estrella", niños también ataviados con largas túnicas blancas y gorros adornados con estrellas doradas. Cerrando la procesión van unos niños disfrazados de duendecillos.

Resulta muy emocionante escuchar a estos niños cantar villancicos tradicionales en la completa oscuridad de la noche y ver después acercarse paulatinamente la luz de sus velas. "Lucía" y sus doncellas reparten entre la muchedumbre que encuentran a su paso bollos de azafrán y galletas de jengibre.



En las iglesias, cantan la canción tradicional "Santa Lucía", que describe cómo la santa venció a la oscuridad para encontrar la luz. Existen muchas variantes, pero todas se refieren a este mismo tema:

La noche avanza con pasos pesados
alrededor de granjas y huertos.
Alrededor de tierras, que el sol dejó,
las sombras traman.
Entonces en nuestra casa oscura
sube con velas encendidas
Santa Lucía, Santa Lucía.


Desde tiempos muy antiguos, las fiestas navideñas han constituido la celebración más importante del año. Se comían los mejores manjares, por ejemplo, el jamón de Navidad, arenques, queso de cerdo, salchichas, gachas y bacalao macerado en sosa. Después de la cena, los alimentos no se retiraban de la mesa, para que durante la noche los difuntos pudieran también disfrutarlos.

En la década de 1880, siguiendo el ejemplo alemán, se extendió la costumbre de colocar un árbol de Navidad. Actualmente, un día antes de la Nochebuena, los suecos intentan encontrar el árbol de Navidad más perfecto en algún punto de venta. El abeto es el símbolo mismo de la Navidad y tienen que conseguir lo mejor: un ejemplar  homogéneamente tupido y recto. Los habitantes de las ciudades compran el árbol en la plaza y los que viven en el campo suelen cortarlo personalmente en sus propias tierras.

En cuanto a los regalos, en un principio, el aguinaldo se entregaba de forma anónima, llamando a la puerta de algún desconocido y arrojando en el interior de la casa algún objeto. Sin embargo, esta costumbre dejó paso a un nuevo personaje, el Jultomten, un gnomo que vive bajo la casa de cada familia sueca y que en Nochebuena, siguiendo el modelo de Santa Claus, reparte regalos en los hogares. A diferencia del trineo, utiliza su cabra Julbocker. La cabra hace referencia al dios escandinavo Thor, cuyo carro era tirado por dos cabras.


El gnomo Jultomten

Tradicionalmente, después de la Misa del Gallo del día de Navidad, se hacían carreras con los trineos para ver quién llegaba antes a su casa.


El día 13 de enero es la fiesta de Knut. El origen de esta tradicional celebración se remonta al siglo XI, durante el reinado del Rey Knut II, que estableció que en Suecia la Navidad duraría una semana más dentro del nuevo año. Por ese motivo, el 13 de enero se denomina el día Knut, que constituye el verdadero final de la Navidad para los suecos. Se trata de una divertida fiesta en la que, actualmente, los niños invitan a sus amigos a casa a jugar y a beber zumos y comer los smällkarameller (decoración navideña con trozos de dulces escondidos), cañas dulces y galletas de jengibre.


La Navidad en Japón


Iluminación navideña en Tokio

La Navidad fue introducida en Japón por misioneros cristianos. Concretamente, la primera Navidad se celebró el año 1552, cuando un religioso jesuita y un misionero español invitaron a japoneses a su misa. Durante muchos años, las únicas personas que la celebraron fueron los que se convirtieron al cristianismo. Sin embargo, actualmente, la Navidad es fundamentalmente fomentada por los comercios y los medios de comunicación, que intentan inculcar en las gentes el espíritu navideño propio de los países occidentales. Durante varias semanas antes de las fiestas, las tiendas se adornan con todos los elementos navideños occidentales: árboles de navidad, luces, guirnaldas, etc. y muestran los regalos navideños adecuados para hombres, mujeres y, sobre todo, niños.


Lugar romántico para celebrar en pareja la Nochebuena

La Nochebuena se considera una noche romántica y no un acontecimiento religioso. Algunas parejas, con un mes de antelación, reservan los restaurantes y hoteles con más encanto para celebrar esta noche. Al parecer, los hoteles multiplican sus precios por cinco.

Sin embargo, en realidad, no son tantos los jóvenes que celebran este día en pareja. Según una encuesta del 2008, el 25% pasaron la Nochebuena junto a su pareja, el 23% solos en casa porque no tenían novio/a o porque sus amigos trabajaban (el día de Navidad no es un día festivo en Japón) y el 31% estuvieron con su familia. La encuesta también indicaba que la mitad de los japoneses no le daban gran importancia a estas fiestas.

Entre los personas que celebran estos días, destaca la tradición de comer pollo o pavo y la tarta de Navidad. En las pastelerías japonesas se pueden ver pasteles hechos especialmente para esta celebración, que suelen regalarse entre amigos o parejas.



Tarta de Navidad

Hay un anticuado dicho japonés que compara a las chicas de más de 25 años con "un pastel navideño que no se ha vendido", en el sentido de que el pastel de Navidad, después del 25 (de diciembre), deja de ser bonito, se estropea (la verdad es que no me gusta a mí nada este dicho :D).

También es importante el intercambio de regalos: de padres a hijos, entre amigos y entre parejas. Sin embargo, no es frecuente regalar a otros miembros de la familia, como sucede en los países occidentales.

Para los que no tienen novio/a, la Nochebuena puede ser algo triste y solitaria porque los medios de comunicación recuerdan constantemente que es un día para celebrarlo en pareja. Por eso, en las fechas navideñas tiene mucho éxito una comunidad online que se llama Hi-mote NSN (No tener éxito con las mujeres/hombres), en la que los solteros se animan entre sí y se cuentan sus fracasos amorosos. Esta comunidad tiene mucho éxito en Navidades.

Pero, sin duda, los que más disfrutan de estas fiestas son los niños, que, como en occidente, reciben estupendos regalos. En Japón hay un dios o sacerdote conocido como Hoteiosho, que se parece bastante a Santa Claus. Está representado como un anciano bondadoso que se echa un enorme saco sobre su espalda. Según cuenta la leyenda, Hoteiosho tiene ojos en la nuca para vigilar a todos los niños y comprobar si se han portado bien. En el caso de que hayan sido buenos, les dejará un regalo de los muchos que lleva en su saco.



Hoteiosho

El Año Nuevo es la fecha más importante de todo el calendario en Japón. Este día las familias se reúnen para brindar con sake y desearse omedetô gozaimasu (felicidades).


La Navidad en China




Celebración del Año Nuevo chino

Como sucede en Japón, en China poco a poco se han ido haciendo más populares estas fiestas que, en un principio, sólo eran propias de la minoría cristiana. Los chinos celebran la Navidad mezclando sus tradiciones autóctonas con las occidentales.

Tienen la costumbre de adornar sus casas con linternas de papel y decorar sus árboles de Navidad, que ellos llaman "Árboles de la Luz", con adornos de papel (flores, cadenas y farolillos). Los niños chinos cuelgan calcetines y esperan la visita de Santa Claus, a quien llaman Dun Che Lao Ren, que significa "Hombre de Navidad Antiguo".



Dun Che Lao Ren

Una de sus costumbres más extendidas, es el festival taoísta Ta Chiu. Se celebra el 27 de diciembre y el objetivo de la fiesta es atraer la buena suerte para el año nuevo. Después de una ceremonia de meditación, el sacerdote taoísta lee en voz alta los nombres de todas las personas allí reunidas. Cada uno de los nombres se escribe en un caballito de papel y, a continuación, éste se quema. Este ritual simboliza la comunión de la persona con el cielo, y, por tanto, con la propia existencia.

Como la mayoría del pueblo chino no es cristiano, la fiesta principal del invierno es el Año Nuevo, que se celebra a finales de enero. En Año Nuevo los niños reciben juguetes y ropa, se elaboran comidas más sofisticadas y se tiran petardos. También tiene una gran importancia en esta celebración el culto a los antepasados, de modo que, para recordarlos, se cuelgan en la sala principal de las casas retratos y pinturas de familiares fallecidos.


La Navidad en Alemania


En Alemania, aproximadamente la mitad de la población es católica y la otra mitad luterana, pero la celebración de la Navidad es muy parecida en todos los hogares.

Según una leyenda alemana, en la víspera de Navidad ocurren muchos hechos asombrosos como que los animales puedan hablar entre sí y que las campanas de las iglesias se oigan en el fondo del mar, pero sólo los puros de corazón puede ser testigos de esta magia navideña. Las demás personas deben contentarse con la celebración tradicional de las fiestas.

La Navidad comienza muy pronto: el 6 de diciembre, día de San Nicolás.



La noche del 5 diciembre, los niños reciben la visita de este santo. Los pequeños dejan un zapato o una bota junto a la chimenea. San Nicolás, recorre los hogares alemanes con un libro en el que todas las travesuras de los niños están recogidas por escrito. Si han sido buenos, el día 6 descubrirán en sus zapatos deliciosos dulces pero, en caso contrario, sólo encontrarán un montón de ramas.

Sin embargo, Santa Claus, San Nicolás, Papá Noel o Saint Nicklaus no tiene la importancia que en otros países puesto que su protagonismo termina, como hemos visto, el día 6 de diciembre. El resto de las fiestas se celebran otras cosas: el nacimiento del hijo de Dios, la despedida del Año Viejo y el recibimiento del Año Nuevo.

El 21 de diciembre es el llamado el día de San Tomás. En algunos lugares existe la costumbre de darle el título de "Tomás burro" a quienes se despierten tarde o lleguen tarde al trabajo. Se les regala un burro de cartón y son objeto de algunas inocentes burlas durante todo el día. Pero, al final, se les recompensa con un delicioso pan redondo llamado "Thomasplitzchen".

En estas fechas tiene un gran protagonismo el árbol de Navidad. De hecho, la costumbre de adornar un árbol se originó en Alemania.


Un típico árbol de Navidad alemán

Muchas familias, ya el 1 de diciembre decoran su árbol navideño. Sin embargo,  otras prefieren respetar la costumbre de adornarlo el mismo día de Nochebuena. Los objetos que se colocan en el árbol son muy variados: no sólo figuritas de madera, porcelana o cristal sino también de chocolate, de azúcar y de mazapán. Para que las figuritas comestibles se puedan colgar se compran unos hilos metálicos flexibles que se enredan a ellas.

También se colocan en las ramas del árbol auténticas velas. Para fijarlas, se emplea una especie de candelabro pequeño con pinzas y, para encenderlas o apagarlas, se utilizan unos tubos extensibles que tienen un adaptador para colocar la vela encendida y otro adaptador para apagarla.


Adornos del árbol de Navidad comestibles


En Alemania se celebran los días 24, 25 y 26 de diciembre. En Nochebuena, las familias colocan los regalos debajo del árbol. Cuando la cena está preparada, se apagan las luces y se encienden las velas del árbol y otras velas situadas en las mesas del comedor. Una vez que todo está listo se toca una campanilla como señal para que los niños entren en esta sala. Se cantan villancicos, a veces se encienden bengalas y se abren los regalos. Después de vivir en familia este momento tan especial, se disfruta de una abundante cena.

Existe una tradición que afirma que aquellos que no coman mucho en la víspera de Navidad serán perseguidos por demonios durante la noche. Así que, como en otros países, las familias alemanas ponen esa noche en sus mesas abundante comida, como el cochinillo, el reisbrei (un dulce de canela), salchichas con patatas o ensalada de macarrones.

También el 25 y el 26 se disfrutan comidas y cenas especiales. El día 25 se suele tomar el pavo asado y el Christstollen, un pan dulce relleno de nueces, almendras, pasas y otros frutos secos. Su forma alargada recuerda la de un recién nacido envuelto en pañales, por este motivo se aconseja cubrirlo de azúcar.


Christstollen

Las bebidas típicas de estas fiestas son el Feuerzangenbowle, un ponche que se bebe caliente, puesto que se quema el alcohol; el Glühwein, una bebida que lleva vino caliente con especias y un aguardiente de cerezas, llamado kirsch.

No podemos terminar de hablar de las Navidades alemanas sin referirnos a sus preciosos mercados navideños, en los que destaca el gran gusto estético presente en la decoración y en la elección de los productos que se venden (coronas de adviento, vinos, comidas, artesanías, juguetes y velas). Son muy conocidos los de Nuremberg, Munich, Hamburgo, Dresde y Colonia.



Para que el paseo por estos mercadillos sea aún más agradable, hay puestos en los que te sirven apetitosos platos típicos con un vaso de vino caliente aromatizado con especias.


Que paséis tod@s unas estupendas fiestas y que el 2012 os traiga mucha suerte en lo personal y en lo profesional. Saludos :)


Artículos relacionados: Algunas curiosidades navideñas, Charles Dickens y la Navidad.

Enlaces: sweden.se, absolutsuecia.com, visitsweden.com, livingviajes, the-north-pole.com, navidad.es, perrechico, viajeajapon, coolerbecky, curiosite.es, suite101.net, espanolaenmunich.com.

15 comentarios:

  1. Justo ayer estuve hablando con unos amigos que me contaron un poco de la Navidad de Alemania. Es curioso cómo cambian las culturas... Y cómo se han "unificado" en algunas cosas con la globalización.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, Troyana, parece que el Santa Claus vestido de rojo se ha impuesto en todas partes, pero algunos pueblos, como el alemán o el sueco, están orgullosos de conservar algunas tradiciones navideñas propias.

    Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
  3. Yo no soy muy navideña, pero me ha gustado mucho conocer las diferentes formas de celebrar estas fechas.

    Un saludo y felices fiestas.

    Ana

    ResponderEliminar
  4. Qué maravilla!! Qué recorrido navideño acabo de hacer gracias a vuestro blog!! Indira, me ha gustado mucho. He viajado a las tradiciones japonesas, más similares a un romántico san Valentín, y a una suecia iluminada. Sabía algo de Santa Lucía en Suecia...pero desde luego, no tenía tanta información. Celebrar la Navidad en distintos países del mundo sería maravilloso...aún así, me quedo en casa, celebrando las distintas navidades que tiempo, las personas y la vida, estén dispuestas a ofrecerme este año.
    Os deseo una muy feliz Navidad...celebrada desde la sencillez...que suele ser la que más huella deja.
    Un abrazo grande!! (no tenía actualizado vuestro blog, por eso he estado ausente...no sabía que había más entradas...)

    ResponderEliminar
  5. Ana, me alegro de que te haya interesado este post. Muchas gracias por tu comentario y felices fiestas para ti también :)

    María, aunque estos días son muy hogareños y se está muy a gusto en casa con la gente que quieres, también a mí me encantaría vivir alguna Navidad en otro país, descubriendo sus tradiciones navideñas. De momento, sólo he viajado en Navidad a Nueva York y te puedo asegurar que merece la pena. Allí se viven estas fechas con muchísima ilusión.

    Espero que pases un estupenda Nochebuena y que Papá Noel te traiga, entre otras cosas, libros interesantes, que después nos comentes en tu magnífico blog :)

    Un abrazo muy grande también para ti

    ResponderEliminar
  6. Jo, hacéis unas entradas de lo más interesantes, sobre la Navidad en Japón ya estaba entrada, pero no sabía nada de como es la Navidad en Alemania, me ha llamado mucho la atención, sobre todo la parte en la que le persiguen los demonios si la persona no come durante la Navidad, y en si los niños se portan mal en vez de recibir carbón ¡reciben ramas!

    Me encanta la cultura de los diferentes países, sus tradiciones y demás ^^

    Os deseo una Feliz Navidad :D

    ResponderEliminar
  7. Sora, a mí también me pareció muy curioso lo de las ramas en los zapatos. Muchas gracias por tu comentario y Feliz Navidad para ti también :)

    ResponderEliminar
  8. Magnifico reportaje.

    A finales de Septiembre, visitamos Alemania y puedo afirmar, que ya había ambiente pre navideño.

    Es un pueblo donde los simbolismos, tienen mucha fuerza y quizás por este sea el motivo de su poderío. Si no la Merkel.

    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  9. Hola,
    Conocía las tradiciones de Suecia y Alemania, pero me ha hecho ilusión recordarlas :)
    ¡Felices fiestas, Indira!
    Noemí.

    ResponderEliminar
  10. PEDROHUELVA, yo visité Alemania hace años y me gustó mucho. Supongo que en Navidad serán aún más bonito, con sus mercadillos y su fantástico ambiente navideño. Feliz Navidad!

    Me alegro de que te haya gustado el post, felices fiestas para ti también, Noemí :)

    ResponderEliminar
  11. Vivo en Múnich, y en cuanto al árbol, podría decirse también lo mismo que los suecos, cortan sus arbolitos los que viven a las afueras y la búsqueda de un hermoso ejemplar de árbol es importantísimo. Los mercadillos, sobre todo en el sur, son una gozada y allí se respiar un verdadero espíritu navideño de encuentro y de disfrute de esta fría estación.
    El pasado diciembre, hubo un movimiento conservador católico que protestaba con la intromisión de Santa Claus y la preservación de St. Nikolaus, un poco más delgado y santo heredado de los rusos que es quien tradicionalmente traía (o trae) los regalos a los niños alemanes.
    Un post muy interesante.
    Saludos y feliz 2012

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Claudia, por tu interesante aportación.

      Que el 2012 sea también un año estupendo para ti. Saludos!

      Eliminar
  12. He llegado por casualidad aquí y me ha encantado el post y el blog en general. ¡Enhorabuena! ¡Qué gran trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Domadora de Elefantes. Enhorabuena a ti por tus poemas. Acabo de leer algunos en tu blog "El vals de los elefantes". La verdad es que yo leo más novela que poesía pero, sinceramente, creo que tus poemas son muy buenos e interesantes. Saludos!

      Eliminar
  13. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat19@hotmail.com
    besoss
    Catherine

    ResponderEliminar