lunes, 24 de diciembre de 2012

Santa Claus y sus ilustradores

Ilustración de  Habdon Sundblom. 1964

A Santa Claus yo siempre me lo he imaginado como el pintor Habdon Sundblom lo dibujó para unos anuncios que la empresa Coca-Cola le encargó a partir del año 1931: un bonachón anciano, regordete, con larga barba y vestido de rojo y blanco. Sin embargo, es interesante comprobar cómo la apariencia del mito fue variando a lo largo del tiempo.

En este post, además del hablar de cómo se fue originando la leyenda de Santa Claus, nos detendremos en algunos de sus más famosos ilustradores, como F.O.C. Darley, Thomas Nast, Frank Arthur Nankivell o, por supuesto, Habdon Sundblom.

En el origen de este mito, aparecen entremezclados diversos personajes, unos históricos y otros legendarios, como el obispo cristiano Nicolás de Bari y el dios Odín.

Nicolás de Bari fue un obispo cristiano, que vivió en el siglo IV en Anatolia (en la actual Turquía). En su época, fue muy apreciado por su generosidad.


Representación de Nicolás de Bari del siglo XIII

Se decía de él que se preocupó por una familia humilde que no tenía dinero para proporcionarle una dote a sus tres hijas, de modo que estaban destinadas a permanecer solteras. En aquellos tiempos, el matrimonio era la mejor opción para una mujer, puesto que, si no tenía ningún varón que la amparase, podía acabar en la miseria o, incluso, en la prostitución. Al ser consciente del problema, cuando las jóvenes tuvieron edad de casarse, les entregó  una bolsa llena de monedas de oro a cada una.  Según la leyenda, lo hizo en secreto, entrando por una ventana y colocando las bolsas dentro de los calcetines de las jovencitas, que colgaban sobre la chimenea para que se secaran.

En Holanda, Nicolás de Bari, llamado Sinterklaas, originó una nueva leyenda. Según la tradición, San Nicolás procedía de España, y todas las Navidades llega a las costas holandesas en un barco de vapor.



Sinterklaas con su ayudante

Después de desembarcar, se monta en un caballo blanco, llamado Amerigo, y, acompañado por sus ayudantes de raza negra, conocidos como Zwarte Pieten, lanzan galletitas y dulces, que recoge la gente.

Lo interesante del mito holandés es que se basa esencialmente en el personaje cristiano de Nicolás de Bari pero recoge también elementos paganos, puesto que Sinterklaas, del mismo modo que el dios Odín, monta un caballo blanco con el que vuela por el cielo.


Ilustración de W.G. Collingwood, 1908, incluida en una edición de la llamada Edda poética

En Islandia, en el siglo XIII, se escribieron dos obras (la Edda poética y la Edda prosaica) que recogían leyendas sobre Odín, en las que el dios germánico mantenía bastante parecido con Santa Claus. Por ejemplo, en la Edda prosaica , escrita por Snorri Sturluson, se describe a Odín como un personaje que montaba un caballo de ocho patas, llamado Sleipnir, con el que recorría enormes distancias (como Santa Claus con sus renos).


Ilustración de Odín, incluida en una edición de la Edda Prosaica. Siglo XVIII

Además, según tradiciones germánicas, los niños colocaban sus botas cerca de la chimenea y las rellenaban de zanahorias, paja o azúcar para que el caballo volador de Odín, Sleipnir, pudiese alimentarse. Odín, al que se representaba como un hombre de larga barba, recompensaba a los niños reemplazando los alimentos que tomaba Sleipnir con regalos o dulces.

Los escandinavos también desarrollaron una figura similar a la de Santa Claus, que repartía regalos en Navidad. Este personaje procedía de uno más antiguo: la llamada cabra Yule, cuyas características fueron cambiando con el tiempo. En algunas épocas, en Suecia se creía que era un espíritu protector que aparecía poco antes de las fiestas de Yule, para que todos los preparativos se hiciesen correctamente.

Durante el siglo XIX, la cabra de Yule en toda Escandinavia se convirtió en un personaje que daba regalos de Navidad: uno de los hombres de la familia se vestía de cabra y sorprendía a los niños con regalos y golosinas. Comenzaron, por tanto, a fusionarse las tradiciones paganas de Escandinavia y las cristianas de San Nicolás y Santa Claus. La cabra fue reemplazada por el Jultomte o Julenisse (Santa Claus ) a finales de siglo, a pesar de que todavía se llama Cabra Yule (Joulupukki ) en Finlandia. Jultomte también fue caracterizado como un hombre de baja estatura, con barba, que vestía ropa gris y un sombrero rojo.


Representación de Santa Claus subido en una cabra. Una versión del Jultomte escandinavo

En el siglo XVII, el Sinterklaas holandés comenzó a conocerse en Estados Unidos y a convertirse en un personaje popular. Esto se debe fundamentalmente a que, alrededor del año 1624, inmigrantes holandeses se trasladaron a Norteamérica y fundaron la ciudad de Nueva Ámsterdam, que después será conocida como Nueva York. Como es lógico, estos holandeses conservaron sus viejas tradiciones, entre las que se encontraba la festividad de Sinterklaas, que en Holanda tiene lugar entre el 5 y el 6 de diciembre.

En el siglo XIX, el escritor Washington Irving, escribió una obra titulada Historia de Nueva York desde el Comienzo del Mundo hasta el final de la Dinastía Holandesa, en la que el nombre del personaje holandés fue adaptado al idioma inglés, llamándolo Santa Claus.

Posteriormente, el poeta Clement Clarke Moore, en 1823, basándose en la obra de Irving, siguió perfilando la figura de Santa Claus en un poema (A visit from Saint Nicholas) en el que lo describía como un duendecillo regordete, que fumaba una pipa, se transportaba en un trineo tirado por ocho renos y regalaba juguetes a los niños en Navidad.


Ilustración de T. C. Boyd, para una edición del poema A visit from Saint Nicholas, en la que  San Nicolás (Santa Claus) es representado como un pequeño duende. 1848


 Ilustración de F.O.C. Darley, para una nueva edición del poema de Clarke Moore, en la que San Nicolás continúa siendo caracterizado como un duendecillo que fuma en pipa. 1862

Darley (1822-1888), ilustrador y pintor de acuerela, realizó preciosas y cuidadas ilustraciones para las obras de muchos otros autores del siglo XIX, como Charles Dickens o Washington Irving.


Ilustración de F.O.C. Darley, incluida en la edición del poema de Clarke Moore de 1862

Bonita ilustración de F.O.C. Darley, en la que unos niños cuelgan sus calcetines la víspera de Navidad, perteneciente también a la edición del poema de Clarke Moore de 1862

Sin embargo, este enanito dio paso a un Santa Claus más grande y robusto hacia 1863, gracias al ilustrador Thomas Nast (1840-1902). Nast fue el más destacado caricaturista de la revista Harper's Weekly, que desde 1857 ofrecía noticias nacionales y extranjeras, relatos de ficción, ensayos, humor y variadas ilustraciones. En sus tiras navideñas para la revista, el ilustrador dibujó a Santa Claus como un simpático anciano, gordito y alegre, que vestía de rojo y blanco.



Ilustración de Thomas Nast. 1881


Curiosa imagen de Santa Claus en la que, vestido con  la bandera de Estados Unidos, visita a soldados de la Unión. En esta ilustración, Nast, centrado sobre todo en temas políticos, asoció la figura de Santa Claus con la guerra, en concreto, la Guerra de Secesión. Harper's Weekly, 3 de enero de 1863


Bonita ilustración navideña de Nast. 1863


Ilustración de Nast para el Harper's Weekly. En ella Santa Claus mantiene la tradicional pipa mencionada en el poema de Clement Clarke Moore. 1865


Ilustración de Thomas Nast. 1869


"La llegada de Santa Claus" por Thomas Nast 1872

La Lomen Company, empresa estadounidense que llegó a dominar el mercado de exportación de carne y cuero de reno en Estados Unidos en los años veinte, también colaboró en la difusión de este mito. En la Navidad de 1926, en colaboración con los almacenes Macy's, los hermanos Lomen elaboraron una campaña publicitaria para dar a conocer su empresa y el producto principal con el que comerciaban: la carne de reno. La campaña estuvo basada en las visitas a diferentes ciudades norteamericanas de un Santa Claus transportado en un trineo tirado por renos. Desde entonces, esta imagen de Santa Claus en su trineo se convirtió en una de las más típicas de las Navidades estadounidenses.

Como ya mencionamos, en 1931, la empresa Coca-Cola encargó al pintor Habdon Sundblom una nueva versión de Santa Claus, en la que resultara más cercano y entrañable.


Aunque Habdon Sundblom popularizó el tradicional traje de Santa Claus en rojo y blanco, no es cierto que él lo inventase, puesto que existen muchas ilustraciones anteriores en las que aparece vestido con una ropa muy similar. Por ejemplo, en las mencionadas ilustraciones de Thomas Nast o en las que se incluían en la revista Puck o en el St. Nicholas Magazine.

Puck fue la primera revista de humor que tuvo un gran éxito en Estados Unidos. Recogía dibujos animados de alegre colorido, caricaturas y sátiras políticas de los temas del momento. Se publicó desde 1871 hasta 1918. Su versión de Santa Claus resultaba divertida y provocadora.


Puck Christmas 1902. Curiosa ilustración de Frank Arthur Nankivell, en la que Santa Claus está muy bien acompañado :)


Frank Arthur Nankivell (1869–1959) fue un ilustrador y caricaturista político australiano. Sus originales ilustraciones llegaron a ser una gran influencia en el manga japonés de Rakuten Kitazawa, con el que tuvo contacto durante los años que vivió en Tokio, trabajando como dibujante. Pero, quizás, las ilustraciones que le hicieron más célebre fueron las que realizó para Puck.



Puck Christmas 1905. Ilustración de Carl Hassmann.


Mucho más tradicional era el Santa Claus de St. Nicholas Magazine, revista destinada a niños y jóvenes, en la que publicaron escritores célebres como Louisa May Alcott, Frances Hodgson Burnett o Mark Twain.


St. Nicholas Magazine. Ilustración de Carl Stetson Crawford. Diciembre, 1905.


St. Nicholas Magazine. Diciembre, 1906.


St. Nicholas Magazine. Ilustración de Willard Bonte. Enero, 1910.


St. Nicholas Magazine. Ilustración de Norman Price. Diciembre, 1916.


Norman Price (1877-1951) también fue un célebre artista en su época. Trabajó para diversas revistas americanas, como American Magazine, Cosmopolitan, Liberty y St. Nicholas, e ilustró numerosas obras literarias.



St. Nicholas Magazine. Ilustración de Norman Price. Diciembre, 1918.

Pero, sin duda, las ilustraciones más características y entrañables de Santa Claus y la Navidad nos las proporcionó Habdon Sundblom (1899-1976). Al parecer, este ilustrador, de origen sueco, empleó, como primer modelo de Santa Claus, a un anciano llamado Lou Prentice y, cuando éste falleció, se empleó a sí mismo. Incluso sus nietos posaron para él en aquellas ilustraciones en las que aparecían niños.




Habdon Sundblom, delante de algunos de sus trabajos para Coca-Cola


 Os dejo con algunas ilustraciones de Sundblom.
Ilustración de Habdon Sundblom. 1942


Ilustración de Habdon Sundblom. 1947


Ilustración de Habdon Sundblom. 1951


Ilustración de Habdon Sundblom. 1953


Quiero desearos unas estupendas fiestas navideñas. En casa nos encantan estos días, aunque no seamos religiosos. Puede resultar paradójico, pero creo que es una bonita época, en la que te reúnes con personas queridas, mantienes agradables conversaciones hasta tarde, disfrutas de comidas especiales y, sobre todo, de la magia de la Navidad a través de los inocentes ojos de tus hijos, que esperan ansiosos que Papá Noel les traiga regalos y golosinas.

Espero que disfrutéis de unos días maravillosos en compañía de vuestros seres queridos y que el próximo año 2013 os traiga mucha suerte en lo personal y en lo profesional. Saludos!!

Entradas relacionadas: Otras curiosas Navidades, Algunas curiosidades navideñasCharles Dickens y la Navidad.


13 comentarios:

  1. ¡Que alegría volver a leeros! ^^ Como siempre, una entrada muy interesante sobre la Navidad (aún recuerdo cuál fue la entrada del año pasado), la parte sobre la Cabra Yule me ha hecho mucha gracia. ¡Felices fiestas!^^

    PD;¿Haréis entradas más seguido?

    ResponderEliminar
  2. Felices fiestas para ti también, Sora. Me alegro de que te haya interesado este post navideño :)

    Intentaré publicar entradas más a menudo (aunque sé que siempre digo lo mismo y, luego, por culpa de la falta de tiempo, no es así).

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Feliz Navidad Indira...te deseo todo lo mejor...que disfrutes mucho de cada instante y me encanta saber que eres feliz en estas fechas, y le des tu toque personal.
    Espero que el 2013, nos siga trayendo muchos encuentros!!
    Gracias por tus palabras...son muy cálidas...ójala me pareciera a quien describes!! Tengo muchas oscuridades también.
    Un beso grande!! (Espero que Papá Noel os haya traido muchas historias preciosas)

    ResponderEliminar
  4. María, todos tenemos nuestras oscuridades. Es imposible estar siempre y en todo momento plenamente feliz y satisfecho. Las mudanzas alteran hasta al más centrado, eso te lo puedo asegurar por experiencia (he vivido más de las que hubiera deseado), pero, al final, volvemos a sentirnos en un hogar, con nuestros libros, películas, muebles y seres queridos a nuestro alrededor.

    Deseo que muy pronto te sientas así, tranquila, segura y feliz, disfrutando de esos exquisitos tés que hay en tu casa y de tus lecturas que, los que seguimos tu blog, tenemos la suerte de compartir a través de tus maravillosas reseñas.

    Papá Noel me ha traído algunas lecturas interesantes. Quizás la que más me apetece empezar es Ruth, de Elizabeth Gaskell, ¿lo has leído?

    Un beso muy grande también para ti!!

    ResponderEliminar
  5. Un poco tarde pero espero que la hayan pasado muy bien. Gracias por la historia tan interesante, acá en México no somos mucho de Santa pero es curioso cómo se fue adaptando el personaje. Un abrazo, espero leerlos pronto.

    ResponderEliminar
  6. Felices Fiestas Indira!
    Aunque publicas muy espaciadamente, siempre nos dejas con la boca abierta y es un placer volver a ver tus post.
    La vida es una locura!!!
    Espero que ya esten asentadita para pasar estas Fiestas.
    Saludetes

    ResponderEliminar
  7. ISC Hana Lara, gracias por seguir este blog, me alegro de que te haya gustado la entrada. Que pases muy bien estas fiestas y tengas un 2013 muy feliz. Saludos!!

    Jelens, muchas gracias por tu comentario. A mí también me gusta leerte. Eres una persona estupenda, que sabe disfrutar de la vida. Que tengas un 2013 repleto de buenos momentos y muchas cervecitas y pinchitos ;) Besos!

    ResponderEliminar
  8. ¡Feliz Ano Nuevo 2013, Indira!
    Gracias por pasarte por mi Laberinto :) Se echaban de menos tus entradas. Esta, como siempre, estupenda, llena de datos curiosos y bonitos imágenes.
    Un abrazo y nos seguimos leyendo en ese estupendo 13 ;)
    Noemí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Noemí. También a mí me gusta mucho lo que nos cuentas en tu blog y las tertulias que organizas (ya me gustaría a mí poder asistir a alguna!!)

      Feliz Año para ti también (y que lo pases de maravilla en Nochevieja)

      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. hola! muy buena como siempre sus historias :) cuando publicaran su proxima entrada?? son realmente magnificas!

    ResponderEliminar
  10. Preciosas, preciosas ilustraciones y una historia muy bien relatada. Las Navidades tienen un encanto especial.

    ResponderEliminar
  11. Que pena que no actualicéis el blog. Me parece muy entretenido e interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa, muchas gracias por la opinión que tienes del blog. También a mí me gustaría actualizarlo, pero resulta difícil encontrar el tiempo. Un abrazo :)

      Eliminar